Anuncios
U.S. markets close in 4 hours 5 minutes
  • S&P 500

    5,062.38
    +80.58 (+1.62%)
     
  • Dow Jones

    38,869.17
    +256.93 (+0.67%)
     
  • Nasdaq

    15,944.80
    +363.94 (+2.34%)
     
  • Russell 2000

    2,009.55
    +14.81 (+0.74%)
     
  • Petróleo

    78.51
    +0.60 (+0.77%)
     
  • Oro

    2,031.10
    -3.20 (-0.16%)
     
  • Plata

    22.78
    -0.09 (-0.39%)
     
  • dólar/euro

    1.0815
    -0.0007 (-0.06%)
     
  • Bono a 10 años

    4.3230
    -0.0020 (-0.05%)
     
  • dólar/libra

    1.2646
    +0.0008 (+0.06%)
     
  • yen/dólar

    150.6270
    +0.3190 (+0.21%)
     
  • Bitcoin USD

    51,429.57
    +26.51 (+0.05%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,684.49
    +21.98 (+0.29%)
     
  • Nikkei 225

    39,098.68
    +836.52 (+2.19%)
     

Cómo un cártel mexicano se alimentó de armas con esta ciudad industrial de Estados Unidos

Un empleado muestra un rifle semiautomático Barrett M107A1 de calibre .50 a Reuters en una tienda de armas en Racine, Wisconsin, Estados Unidos, el 26 de junio de 2023.  REUTERS/Brian Snyder
Un empleado muestra un rifle semiautomático Barrett M107A1 de calibre .50 a Reuters en una tienda de armas en Racine, Wisconsin, Estados Unidos, el 26 de junio de 2023. REUTERS/Brian Snyder (Brian Snyder / reuters)

Por Sarah Kinosian

CIUDAD DE MÉXICO, 9 dic (Reuters) - Racine, en el estado Wisconsin, es mejor conocida por sus fábricas, su agricultura y una extravagante celebración de graduación televisada.

Pero en 2018, la expansión suburbana de Racine en el borde del lago Míchigan se convirtió en una fuente de armas de alto calibre para uno de los principales grupos del crimen organizado de México, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), alegan investigadores federales de tráfico de armas de Estados Unidos.

El cártel aprovechó las permisivas reglas de control de armamento a nivel federal y estatal para comprar algunas de las armas más poderosas disponibles para los civiles estadounidenses, según dos exagentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) de Estados Unidos y otras dos fuentes, todos con conocimiento de la investigación.

Miembros de una familia local, que trabajaban con un primo en México, reclutaron a amigos y parientes que compraron armas a su nombre en Racine y las transportaron a California y al sur a través de la frontera, según una acusación del Tribunal del Distrito Este de Wisconsin revelada en febrero.

Entre sus clientes se encontraba un escuadrón de sicarios que dependía del líder del CJNG, Nemesio Oseguera, conocido como "El Mencho", según Chris Demlein, uno de los exagentes de la ATF.

El caso Racine desbloqueó "la red de tráfico de armas de fuego del CJNG más prolífica jamás descubierta", dijo Demlein, quien hasta 2021 se desempeñó como agente especial de la ATF y supervisó un proyecto de tráfico de armas de varias agencias que coordinó docenas de investigaciones.

Los traficantes en Racine y las células conectadas en otros dos lugares compraron más de 600,000 dólares en armas de fuego de estilo militar de alta gama en menos de un año, alegan documentos internos de la ATF revisados por Reuters.

Parecía una compra compulsiva sin precedentes, dijo Tim Sloan, el otro exinvestigador de la ATF. Sloan fue el primero en rastrear un arma del CJNG hasta Racine.

Este relato de la red de tráfico de armas del CJNG se basa en una revisión de documentos policiales estadounidenses y mexicanos y en entrevistas con dos personas que presuntamente habían adquirido armas para el cártel, así como con ocho funcionarios actuales y anteriores de Estados Unidos y México.

Un empleado de un centro de tiro muestra un rifle semi-automático a Reuters en Racine, Wisconsin, Estados Unidos. (Reuters)
Un empleado de un centro de tiro muestra un rifle semi-automático a Reuters en Racine, Wisconsin, Estados Unidos. (Reuters)

Reuters pudo hacer una crónica del alcance de la operación descubierta por agentes de la ATF mientras seguían el rastro de armas de estilo militar desde Estados Unidos hasta el estado mexicano Jalisco, a casi 3,200 kilómetros de distancia.

Racine fue sólo la punta del iceberg. La ciudad era una parte clave de una red de armas de fuego del CJNG que compró cientos de armas de más de una docena de estados estadounidenses, especializándose en rifles semiautomáticos calibre .50 y fusiles de asalto FN Scar, diseñados para las fuerzas especiales de Estados Unidos, alegan informes internos de la ATF obtenidos por Reuters.

La ATF denominó el caso de Wisconsin "Grin y Barrett", en honor a Barrett, un fabricante de armas con sede en Tennessee cuyas poderosas armas de fuego calibre .50 se encontraban entre las traficadas por la red. Barrett, que ahora es una unidad del Grupo NIOA de Australia, no respondió a solicitudes detalladas de comentarios para este reportaje.

La portavoz de la ATF, Kristina Mastropasqua, se negó a comentar sobre lo que describió como un caso abierto. Mastropasqua dijo que prevenir el tráfico transfronterizo de armas de fuego era una prioridad de la ATF y que nuevos poderes habían llevado a que 250 personas fueran acusadas desde el año pasado.

Al comentar sobre los hallazgos de esta historia, Alejandro Celorio, asesor legal de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, dijo que aquellos involucrados en el negocio de armas de fuego de Estados Unidos deberían tener más cuidado para "evitar que sus productos caigan en las manos equivocadas".

La Oficina del alcalde de Racine no respondió a una solicitud de comentarios. Reuters no pudo contactar a representantes del CJNG ni de Oseguera.

La red se adentró profundamente en EEUU

Desde Carolina del Norte hasta Oregón, la red del CJNG se adentró profundamente en Estados Unidos para encontrar y comprar armas de fuego más pesadas y raras, dijeron Sloan y Demlein. Lejos de las ciudades fronterizas que son las fuentes habituales de armas para los grupos criminales de México, una menor vigilancia puede hacer que esas armas sean más fáciles de comprar en cantidad, dijeron.

Una torre de agua se alza sobre la pequeña ciudad industrial de Racine, Wisconsin, Estados Unidos, en donde autoridades estadounidenses acusan a miembros de una familia Cobian de comprar, y hacer que otros compren, rifles de francotirador Barrett del calibre 50 que luego se pasaban de contrabando al Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) en México.   (REUTERS/Brian Snyder)

El mexicano Jesús Cisneros supervisaba gran parte de la red, según presentaciones internas de la ATF que citaban sus comunicaciones interceptadas con otros sospechosos sobre el traslado de calibres .50 y otras armas de fuego a México. La acusación de Wisconsin señaló a Cisneros y a un cómplice local, Víctor Cobian, de múltiples cargos relacionados con el tráfico de armas.

Una presentación interna de la ATF citó más de 28 acusaciones pendientes relacionadas con la red en general. Reuters no pudo corroborar de forma independiente el estado de los casos.

Un portavoz de la fiscalía del Distrito Este de Wisconsin dijo que sólo podían comentar sobre los registros judiciales públicos y agregó que estos sugerían que Cisneros era "el actor principal" en la conspiración de Wisconsin.

Se cree que Cisneros reside en México, dijo una de las fuentes con conocimiento de la investigación. La fuente solicitó el anonimato para hablar libremente.

Cobian dijo a Reuters en una entrevista que Cisneros era su primo y vivía en Jalisco. Cobian, quien se declaró inocente de los cargos de tráfico de armas, negó estar involucrado o tener conocimiento del presunto plan de tráfico. Reuters no pudo localizar ni contactar a Cisneros o sus representantes.

Las agencias mexicanas responsables del cumplimiento de la ley no respondieron a las preguntas sobre Cisneros, pero reconocieron que las autoridades mexicanas congelan automáticamente las cuentas de personas sancionadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Cisneros fue sancionado por el Tesoro estadounidense en febrero.

Un empleado muestra a Reuters un rifle semiautomático Barrett M107A1 calibre .50 en una armería de Racine, Wisconsin, Estados Unidos. REUTERS/Brian Snyder
Un empleado muestra a Reuters un rifle semiautomático Barrett M107A1 calibre .50 en una armería de Racine, Wisconsin, Estados Unidos. REUTERS/Brian Snyder (Brian Snyder / reuters)

La acusación formal señaló a Cisneros, Cobian y otros seis cómplices de delitos graves que van desde declaraciones falsas hasta tráfico y contrabando de armas sin licencia. Entre los presuntos cómplices se encontraban la hermana de Cobian y su prometido, quienes también se declararon inocentes. Se fijó un juicio con jurado para el 6 de mayo de 2024, según muestran los documentos judiciales.

Pistola treinta y uno

Es posible que la existencia de la red Cisneros más amplia y el papel de Wisconsin en ella nunca hubieran salido a la luz si no hubiera sido por un solo rifle Barrett calibre .50 recogido por la policía en una redada de 2018 en la segunda ciudad más grande de México, Guadalajara, la capital del estado Jalisco.

Sloan, agregado de la ATF en la embajada de Estados Unidos en Ciudad de México en ese momento, llamó al arma "la clave" del flujo del CJNG.

Con un peso de 13.6 kilos, los ejércitos de todo el mundo utilizan los Barrett M82 con balas calibre .50 por su capacidad para atravesar vehículos blindados a más de 1.6 kilómetros de distancia. Se encuentran entre las armas más poderosas que los civiles pueden comprar en Estados Unidos a través de distribuidores autorizados y se venden por alrededor de 9,000 dólares.

En México, son populares entre los grupos del crimen organizado. El CJNG utiliza calibre .50 para defender las rutas a través de las cuales, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, se envían miles de toneladas de fentanilo y metanfetamina a los consumidores estadounidenses.

Los escuadrones uniformados y altamente entrenados del cártel han utilizado las armas para derribar un helicóptero de la policía, matar a 13 policías en una emboscada y en un ataque fallido contra el entonces jefe policial de Ciudad de México, dicen las autoridades mexicanas y estadounidenses.

El 21 de mayo de 2018, un escuadrón de sicarios del CJNG conocido como Delta intentó matar a un secretario del gobierno de Jalisco, quien anteriormente se desempeñó como fiscal general del estado, en un ataque por la tarde afuera de un restaurante japonés cerca del centro de la ciudad.

Vista de un rifle semiautomático Barrett M107A1 calibre .50 en una armería de Racine, Wisconsin, Estados Unidos. (REUTERS/Brian Snyder)
Vista de un rifle semiautomático Barrett M107A1 calibre .50 en una armería de Racine, Wisconsin, Estados Unidos. (REUTERS/Brian Snyder) (Brian Snyder / reuters)

Unas semanas más tarde, el 9 de junio, un equipo de la extinta Policía Federal mexicana que investigaba el ataque se reunió antes del amanecer frente a un cementerio de Guadalajara, a pasos de un edificio de dos pisos utilizado por Delta, según registros detallados escritos a mano de la Policía Federal.

Delta depende directamente del jefe del CJNG, Oseguera, según un organigrama del cártel de la Guardia Nacional de México, visto por Reuters. En 2021, un tribunal mexicano condenó a los pistoleros de Delta por el ataque de Guadalajara.

Los agentes entraron sigilosamente a la casa de color naranja brillante a través del garaje. Al subir las escaleras, encontraron 36 armas, incluidos lanzagranadas y casi 8,000 cartuchos de munición, según los registros policiales.

Un informe del laboratorio de balística de Jalisco visto por Reuters mostró que 27 de las armas de fuego fueron rastreadas hasta Estados Unidos. No se estableció si las armas fueron utilizadas en el ataque.

Pero uno de ellos, un Barrett M82 registrado como arma número 31 en el informe, llevó a los investigadores a Wisconsin.

(Editado por Frank Jack Daniel y Diego Oré; Reportaje adicional por Dave Graham)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

"Obedecer y callar": poblados colombianos bajo el yugo de grupos armados