U.S. markets close in 5 hours 40 minutes
  • S&P 500

    3,965.52
    -33.32 (-0.83%)
     
  • Dow Jones

    33,804.27
    -142.83 (-0.42%)
     
  • Nasdaq

    11,090.53
    -149.41 (-1.33%)
     
  • Russell 2000

    1,828.89
    -11.33 (-0.62%)
     
  • Petróleo

    76.49
    -0.44 (-0.57%)
     
  • Oro

    1,784.20
    +2.90 (+0.16%)
     
  • Plata

    22.44
    +0.03 (+0.12%)
     
  • dólar/euro

    1.0494
    -0.0003 (-0.03%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5810
    -0.0180 (-0.50%)
     
  • dólar/libra

    1.2161
    -0.0033 (-0.27%)
     
  • yen/dólar

    136.6600
    -0.0250 (-0.02%)
     
  • BTC-USD

    16,980.54
    -108.16 (-0.63%)
     
  • CMC Crypto 200

    399.96
    -1.85 (-0.46%)
     
  • FTSE 100

    7,547.83
    -19.71 (-0.26%)
     
  • Nikkei 225

    27,885.87
    +65.47 (+0.24%)
     

Una ciudad de Texas de liderazgo demócrata intensifica el traslado de migrantes en autobús a Nueva York

Por Ted Hesson, Paul Ratje y Kristina Cooke

EL PASO, 6 oct (Reuters) - La ciudad fronteriza de El Paso, Texas, con alcalde demócrata, ha enviado más migrantes en autobuses a Nueva York y Chicago que una iniciativa del gobernador republicano de Texas, en un giro en la actual batalla partidista sobre la seguridad fronteriza de Estados Unidos.

El Paso, situada cruzando la frontera desde Ciudad Juárez, México, ha transportado en autobús a unos 7.000 inmigrantes a la ciudad de Nueva York desde finales de agosto y ha enviado a más de 1.800 a Chicago, cifras que superan con creces los desplazamientos ad hoc del pasado.

Las acciones de la ciudad en materia de transporte de migrantes en autobús han recibido menos atención que las de la campaña estatal del gobernador de Texas, Greg Abbott, que aspira a un tercer período en las elecciones de mitad de mandato del 8 de noviembre.

Abbott ha transportado en autobús a más de 3.000 inmigrantes a la ciudad de Nueva York y a más de 900 a Chicago en el marco de una campaña de alto nivel para poner de relieve el récord de cruces en la frontera entre Estados Unidos y México.

Texas y Arizona combinados también han transportado en autobús a más de 10.000 migrantes a Washington, D.C. En tanto, el gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, llevó recientemente a un grupo de unos 50 migrantes a Martha's Vineyard, Massachusetts, pero los que subieron a los aviones han dicho que fueron engañados.

Las iniciativas republicanas para alejar a los migrantes de la frontera, incluidos los que solicitan asilo, han llamado la atención sobre el tema a pocas semanas de las elecciones. Una reciente encuesta de Reuters/Ipsos mostró que los votantes estadounidenses prefieren a los republicanos en lugar de a los demócratas para abordar las cuestiones de inmigración.

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y los alcaldes demócratas que reciben a los migrantes han criticado a los gobernadores republicanos por crear confusión con las entregas sorpresivas y dicen que la campaña de transporte en autobús agota los recursos.

Pero los líderes demócratas de El Paso dicen que se están coordinando con las ciudades receptoras y que los migrantes toman sus autobuses fletados voluntariamente. Los funcionarios de la ciudad afirman que sus autobuses son necesarios porque están llegando hasta 2.000 migrantes al día, entre ellos venezolanos sin recursos que no tienen familia en Estados Unidos para pagar su viaje.

La coordinación entre las ciudades emisoras y receptoras es crucial, según Theresa Cardinal Brown, directora gerente del Bipartisan Policy Center, un centro de estudios con sede en Washington.

"Si no hay coordinación, básicamente se está dejando a personas sin dinero que no hablan el idioma en una ciudad desconocida y diciendo: 'valerse por sí mismos'", comentó.

Aun así, la coordinación de El Paso podría ser mejor, dijo la portavoz de la alcaldía de Nueva York, Kate Smart. El Paso informa a Nueva York cuando un autobús viaja a la ciudad, pero, añade, los funcionarios de ambos estados deberían discutir de antemano si el autobús tiene que ir realmente a Nueva York y cuántos migrantes van a bordo.

Muchos de los enviados a Nueva York son venezolanos, que han sido detenidos en la frontera en mayor número que nunca. Estados Unidos no puede expulsarlos a México en virtud de una orden de la época de la pandemia como puede hacer con otros migrantes.

El programa de El Paso no es nuevo: el año pasado, la ciudad contrató un puñado de autobuses chárter para transportar a los migrantes a ciudades cercanas, dijo un funcionario de la ciudad.

Pero cuando las desbordadas autoridades fronterizas estadounidenses comenzaron a liberar a cientos de migrantes a la vez en El Paso en agosto y septiembre, la ciudad comenzó a transportar en autobús a Nueva York y Chicago.

COMPLETAMENTE DIFERENTE

Los autobuses salen ahora de un almacén reconvertido en el noreste de El Paso que sirve de centro de procesamiento de migrantes. El lunes, varios centenares de migrantes esperaban los autobuses hacia Nueva York y Chicago, entre ellos Frederick Pinango, de 28 años, junto a su esposa y su hija de 3 años.

La familia venezolana atravesó el Tapón del Darién, un paso a menudo peligroso a través de la selva que separa a Colombia y Panamá. Se abrieron paso a través de Centroamérica y México limpiando baños, vaciando la basura y mendigando, según Pinango.

Tomaron un autobús a Nueva York porque no tenían contactos en Estados Unidos y era gratis.

"Tengo fe en que nos ayuden con algún refugio, para poder empezar a trabajar", dijo.

Edwin Rico, un venezolano de 28 años que abordó un autobús a Chicago el lunes, dijo que la comida que los funcionarios de El Paso proporcionaron para el viaje no fue suficiente, pero la racionó.

"No tengo dinero, así que estoy agradecido por la ayuda", dijo.

El alcalde de El Paso, el demócrata Oscar Leeser, dijo que el programa de la ciudad es "completamente diferente" a los otros esfuerzos de transporte en autobús y que buscan "tratar a la gente con respeto".

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, también demócrata, ha criticado a Abbott, el gobernador republicano, por su negativa a compartir información sobre la llegada de autobuses. Adams dijo en una rueda de prensa a mediados de septiembre que Leeser, a diferencia de Abbott, estaba dispuesto a reunirse y "encontrar una forma humana de coordinarse".

Funcionarios de la ciudad de Nueva York viajaron a El Paso el mes pasado para observar el proceso de primera mano. Durante la visita, hablaron de añadir paradas para que los inmigrantes bajen en las ciudades de camino a Nueva York, dijo Leeser.

El Paso se mantiene en contacto con el gobierno de Biden y está buscando el reembolso federal de los costos de transporte en autobús, dijo Leeser, y un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos confirmó la coordinación.

"Este es un asunto federal", dijo Leeser. "No vienen a El Paso, vienen a Estados Unidos".

(Reporte de Ted Hesson en Washington, Paul Ratje en El Paso, Texas, y Kristina Cooke en San Francisco; Editado en Español por Ricardo Figueroa)