U.S. markets open in 8 hours 24 minutes
  • F S&P 500

    4,081.00
    -9.00 (-0.22%)
     
  • F Dow Jones

    34,089.00
    -67.00 (-0.20%)
     
  • F Nasdaq

    12,111.25
    -40.75 (-0.34%)
     
  • RTY=F

    1,935.50
    -3.90 (-0.20%)
     
  • Petróleo

    79.12
    +0.25 (+0.32%)
     
  • Oro

    1,942.30
    -3.00 (-0.15%)
     
  • Plata

    23.81
    -0.03 (-0.11%)
     
  • dólar/euro

    1.0878
    +0.0012 (+0.11%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5290
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    19.40
    -0.54 (-2.71%)
     
  • dólar/libra

    1.2320
    +0.0003 (+0.03%)
     
  • yen/dólar

    130.1990
    +0.1310 (+0.10%)
     
  • BTC-USD

    23,125.19
    +329.54 (+1.45%)
     
  • CMC Crypto 200

    524.33
    +5.54 (+1.07%)
     
  • FTSE 100

    7,771.70
    -13.17 (-0.17%)
     
  • Nikkei 225

    27,349.63
    +22.52 (+0.08%)
     

Cocina una vez y come dos: consejos prácticos para ahorrar energía en la cocina

La clave para ahorrar la luz en la cocina está en actualizar los electrodomésticos, usar el microondas, la olla de presión y cocinar por lotes. (Getty Images)
La clave para ahorrar la luz en la cocina está en actualizar los electrodomésticos, usar el microondas, la olla de presión y cocinar por lotes. (Getty Images)

Vivimos momentos de escasez. La pandemia del coronavirus y la invasión de Rusia a Ucrania nos ha recordado de mala manera que es imperativo aprender a ahorrar energía y a usarla de manera más eficiente.

Es posible que las advertencias agoreras sobre los efectos del cambio climático sobre el planeta no fueran lo suficientemente contundentes como para modificar nuestros hábitos domésticos.

Pero ahora el conflicto geopolítico europeo nos afecta directamente los bolsillos con el alza del precio de la gasolina y los disparatados máximos históricos de la electricidad y el gas.

El precio por megavatio hora ha roto a diario sus máximos históricos en España, donde su pico superó los 700 euros por megavatio hora, es decir, que la luz en marzo de 2022 es 10 veces más cara que hace un año, cuando el precio máximo rondaba los 75 euros.

Eso no significa que hay que multiplicar por 10 para calcular en cuánto nos saldrá la próxima factura de energía, porque muchos hemos aprendido a cocinar y a lavar en las horas en que la electricidad es más barata. Pero siendo optimistas, las cuentas de gas y luz se duplicarán.

¿Cómo podemos gastar menos en la cocina?

A la hora de economizar, no es tan complicado cambiar las viejas bombillas por unas de mayor eficiencia energética como las LED, podemos reducir la duración de nuestras duchas y reducir el consumo de agua caliente, podemos enchufar todos los aparatos eléctricos en regletas y apagarlas metódicamente cuando no las estamos utilizando.

Pero el grado de dificultad aumenta cuando nos acercamos a la cocina, ese lugar fundamental en el que conservamos y preparamos los alimentos indispensables para nuestra subsistencia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
  • El ahorro energético comienza en el supermercado: Los expertos llevan años hablando de la necesidad de aprender a alimentarnos de una manera sostenible. Para eso debemos asegurarnos de que nuestra comida fue producida con un bajo impacto ambiental, respetando la biodiversidad. Al comprar cualquier alimento aplica el principio de proximidad y elige los insumos locales, si es posible producidos a unos 100 km de tu casa. Así estarás seguro de que en el traslado de la lechuga de tu ensalada no se gastó una importante cantidad de combustible.

  • Invierte en electrodomésticos eficientes: Si tu cocina, horno, refrigerador y lavadora tienen varias décadas debes plantearte reemplazarlos por artefactos “inteligentes” que están diseñados para consumir el mínimo de energía. Nosotros lo hicimos en casa. Compramos una nevera y una lavadora de fabricación reciente pero de segunda mano porque no teníamos suficiente dinero para adquirir un equipo completamente nuevo. Y logramos reducir el consumo de luz a la mitad. Así que te invito a sacar tus cuentas, porque recuperarás la inversión en los equipos con el ahorro en las facturas de electricidad. Recuerda que un aparato con una etiqueta de eficiencia energética A puede ahorrar hasta el 60% de la energía si lo comparas con uno clasificado con la etiqueta G.

  • Si no puedes despedirte de tu horno: Las recetas horneadas suelen ser sanas y deliciosas, pero nuestro amado horno es uno de los aparatos menos eficientes de la cocina. En estos momentos de altos precios, evita usarlo al máximo. Y si no puedes evitarlo, nunca lo abras cuando esté funcionado porque cada vez que lo hagas la temperatura de cocción se reducirá hasta 30 grados. Cuando enciendas el horno, cocina varios platos a la vez para aprovechar toda su capacidad. Usa un cronómetro y apaga el horno poco antes de que los alimentos estén en su punto de cocción para terminar de cocinarlos con el calor residual.

  • Dale el uso y el valor que se merece al microondas: Aún existe la falsa creencia de que el microondas no es un artefacto seguro para cocinar los alimentos. Yo misma reconozco que lo uso sólo para recalentar las comidas. Pero la Organización Mundial de la Salud asegura que el microondas no representa ningún peligro para la salud si está en buen estado y se usa de manera segura. La recomendación es que cocines los alimentos en envases de vidrio o cerámica para evitar la liberación de una sustancia química que tiene el plástico que se llama ftalatos, que pudiera ser perjudicial para la salud.

  • Piérdele el miedo a la olla de presión: Confieso que soy la primera en usar la olla de presión (o exprés) con aprehensión. Ocasionalmente se escuchan incidentes de explosiones garrafales por desperfectos o mal uso de estos artefactos de cocina, con graves consecuencias para los usuarios. Pero la realidad es que los modelos recientes han demostrado ser utensilios seguros y eficientes para cocinar tus alimentos. La olla de presión reduce el 70% del tiempo de cocción, necesita menos agua, conserva más los nutrientes y definitivamente te ayudarán a ahorrar en la factura del gas o la electricidad.

  • Cocina por lotes: Uno de los desafíos del alza de los precios de la luz es que sus picos ocurren entre las 7 y las 9 pm, justo en el momento en que estamos cocinando la cena. Así que lo recomendación es aprender a cocinar por lotes a primeras horas de la mañana o los fines de semana, para que sólo te toque recalentar y armar los platillos poco antes de servirlos. Uno aspecto clave de la cocina por lotes es la planificación. Necesitas saber con antelación qué deseas comer durante la semana entrante para que aproveches al máximo los ingredientes y los alimentos. Por ejemplo, el domingo puedes hacer un caldo de pollo o verduras, y con esa base hacer una crema de espárragos, otra de calabaza y una sopa de cebollas para tres días de la semana. O puedes cocinar de una vez suficientes lentejas para dos días. Comes esta semana una parte y refrigeras la otra para dentro de un par de semanas. Otra buena idea es cocinar suficiente cantidad de carne molida, que luego te sirva para hacer unos pimientos rellenos, carne a la boloñesa y un pastel de carne.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

10 Claves para evitar accidentes en la cocina