U.S. Markets closed

Combatiendo el despilfarro: las apps que te permitirán comprar las sobras de los restaurantes

En junio de 2014 la cadena de supermercados francesa Intermarché lanzó una campaña de marketing impresionante. La iniciativa, titulada ‘Les fruits et légumes moches’ (‘Las frutas y verduras feas’), presentaba productos de agricultura que normalmente se descartarían debido a sus defectos superficiales y los ponía a la venta a un precio menor que sus equivalentes “bonitos”. A su vez, ofrecían muestras gratuitas de distintos productos elaborados a partir de estas frutas y verduras, para demostrar a los consumidores que saben igual de bien y son igual de seguras. La campaña fue alabada por su eficacia, su estilo estético y su éxito en concienciar a los consumidores.

Es un tema importante ya que, en Francia, se desecha anualmente un promedio de 20kg de comida por habitante, de la cual un 40% son frutas y verduras. A nivel global, el despilfarro de comida es bastante grave: según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), anualmente se superan los 1.600 millones de toneladas de productos agrícolas desechados en perfecto estado. Asimismo, estos desechos generan “3.300 millones de toneladas de equivalente de CO2 de gases de efecto invernadero liberados a la atmósfera por año”. Es un fenómeno que a EEUU le está costando 750 millones de dólares anuales. Al final, un tercio de los alimentos producidos terminan en la basura.

El despilfarro de comida es uno de los graves problemas de la sociedad actual. Foto: Getty Images.

Teniendo esto en cuenta, y sabiendo que el hambre en el mundo está lejos de ser erradicado, debemos preguntarnos qué podemos hacer para no contribuir a este problema. Pues podemos, por ejemplo, hacer como los franceses y seleccionar las frutas y verduras deformes, o evitar comprar de más y consumir los alimentos antes de que expiren.

Una opción que gana fuerza: comida de ‘segunda mano’

Pero ahora la tecnología nos ofrece otra opción más: comprar las sobras de los restaurantes. Se han desarrollado algunas aplicaciones para móviles que permiten al usuario comprar excedentes en perfecto estado, con el incentivo de un descuento que puede llegar hasta el 70%. Y no se limita sólo a restaurantes: bares, panaderías, supermercados y otros establecimientos también lo ofrecen. De hecho, más de 18.000 locales ya se han incorporado al servicio. En Francia, EEUU, Alemania y Finlandia, estas aplicaciones están experimentando un gran auge.

En España, hay al menos tres apps ya disponibles: We SAVEeat, Ni las Migas y Too Good To Go, Ésta última, por sí sola y a través de su uso en varios países, ha logrado evitar la emisión de 935.000 kg. de CO2 a la atmósfera desde su creación en 2016.

Iniciativas como éstas son un negocio emergente con mucho potencial. Al concienciar a la ciudadanía y ofrecer un servicio atractivo tanto para restaurantes como para consumidores que buscan comer barato, estas plataformas resultan muy atractivas.

Fobias, miedos, prejuicios…

Sin embargo, probablemente el desafío principal es atacar el prejuicio que existe contra este tipo de alimentación. Es evidente que a muchos les atrae la idea de comprar lo que los restaurantes preparen pero que no lleguen a vender, aunque tengan que esperar a la hora de antes del cierre del local, como muchas de estas apps requieren. Pero incluso aquellos sin misofobia, miedo patológico a la suciedad, la contaminación y los gérmenes, pueden sentir algo de desconfianza consumiendo comida que quizá no esté recién hecha o que esté cerca de su fecha de vencimiento.

Es justamente por este tipo de preocupaciones por lo que, a nivel legal, se limitan mucho los excedentes que los restaurantes pueden donar. A pesar de sus buenas intenciones, los establecimientos tienen que tener en consideración muchas regulaciones antes de entregar comida gratuitamente, aunque sea a asociaciones u ONG. Por su parte, las apps sostienen que sólo trabajan con restaurantes que cumplen con las regulaciones de sanidad, añadiendo la seguridad a la sostenibilidad. Iniciativas como esta aportan coherencia a este mundo. Desarrollar este tipo de acciones sólo puede impulsar que construyamos un mundo mejor.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Un invento innovador hace que tus frutas y vegetales duren mucho más

Un mundo de alimentos 100% orgánicos: ¿sería posible?

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias