U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,585.62
    -54.85 (-1.51%)
     
  • Dow Jones

    28,725.51
    -500.09 (-1.71%)
     
  • Nasdaq

    10,575.62
    -161.88 (-1.51%)
     
  • Russell 2000

    1,664.72
    -10.21 (-0.61%)
     
  • Petróleo

    79.74
    -1.49 (-1.83%)
     
  • Oro

    1,668.30
    -0.30 (-0.02%)
     
  • Plata

    19.01
    +0.30 (+1.62%)
     
  • dólar/euro

    0.9842
    +0.0022 (+0.23%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8040
    +0.0570 (+1.52%)
     
  • dólar/libra

    1.1120
    -0.0003 (-0.03%)
     
  • yen/dólar

    144.4950
    +0.0520 (+0.04%)
     
  • BTC-USD

    19,197.75
    -96.88 (-0.50%)
     
  • CMC Crypto 200

    443.49
    +0.06 (+0.01%)
     
  • FTSE 100

    6,893.81
    +12.22 (+0.18%)
     
  • Nikkei 225

    25,937.21
    -484.89 (-1.84%)
     

Comida infantil hecha en casa tiene tantos metales dañinos como la industrial

·2  min de lectura

Nueva York, 11 ago (EFE).- Los alimentos infantiles preparados en casa en Estados Unidos tienen una proporción de metales tóxicos -plomo, arsénico y cadmio- muy alta, similar a la de los alimentos industriales para bebés hechos a base de verduras y cereales, según un estudio dado a conocer hoy.

El estudio de la organización Healthy Babies Bright Future (Niños sanos, futuro brillante) señala que en ambos casos se han encontrado "niveles peligrosos" de metales pesados: en un 94 % de purés y otros alimentos cocinados en casa (conclusión llegada tras analizar más de 7.000 muestras de alientos) y la misma proporción de 94 % en los alimentos industriales, cifra esta última procedente de un estudio anterior.

El arroz parece ser el ingrediente más peligroso, pues en muchas de sus variantes hay presencia alta o muy alta de metales pesados: el caso más grave es el de las galletas de arroz y el arroz inflado, con altos niveles de arsénico inorgánico, el más tóxico.

Arroz blanco o integral, palitos de arroz para chupar, hojaldre de arroz, barras de granola con pasas y cereales de avena están también entre los diez alimentos más contaminados, y les siguen algunas verduras como zanahorias y patatas dulces.

Según el estudio, estos datos ponen en cuestión la pertinencia de costumbres arraigadas en Estados Unidos, como ofrecer a los niños fruta en conserva (en lugar de la fresca) o barritas de arroz para aliviar los dolores de encías durante la dentición de los bebés.

El estudio señala además que no hay gran diferencia entre las variedades más comerciales y las llamadas "orgánicas", pues la contaminación procede del mismo suelo y no de los fertilizantes.

No todo es catastrofista, pues existen alternativas más saludables, como puede ser optar por fruta fresca como bananas, naranjas, manzanas y sandías, carne de cordero y de cerdo, huevos o carnes elegidas específicamente para marcas infantiles.

(c) Agencia EFE