Mercados cerrados

Cómo puedes prepararte para afrontar la próxima crisis económica

Fuente: State Farm/Flickr

Este artículo se publicó originalmente en el blog “A Wealth of Common Sense”.

La semana pasada recibí un informe de Fundrise en el que se incluía una encuesta sobre la preparación de los millennials para afrontar la próxima crisis económica. La mayoría de los jóvenes no se mostraron muy seguros:

¿Crees que estás preparado para afrontar la siguiente crisis financiera? Fuente: Fundrise

También descubrieron que casi la mitad de los encuestados sentían que no podían hacer nada al respecto. Quizá algunos piensen que tienen las manos atadas, pero yo nunca me rindo, soy de los que prefieren jugar bien sus cartas.

Por eso, estos son algunos consejos que los millennials ( y cualquier otra generación) pueden ir poniendo en práctica para prepararse para la próxima recesión económica, cuando ocurra.

Elimina la inflación de tu estilo de vida. Es importante desarrollar buenos hábitos de gasto desde joven porque si comienzas a llevar un estilo de vida por encima de tus posibilidades, puede terminar convirtiéndose en un hábito muy difícil de erradicar y que acabe por arruinar tu economía. Una excelente estrategia para inmunizarte contra las caídas del ciclo económico consiste en mantener un nivel de vida relativamente estable. Si no gastas en exceso, más tarde no te verás obligado a recortar demasiado.

Evita contraer deudas impagables. Acumular deudas en la tarjeta de crédito es una excelente estrategia para comprender cómo funciona el interés compuesto, pero en el sentido inverso. Casi nunca tiene sentido arrastrar el saldo de la tarjeta de crédito ya que se paga una tasa de interés anual del 15-20%. Sin embargo, intentar sobrevivir a una crisis económica con deudas en la tarjeta de crédito significa meterse en problemas e incluso es probable que tus padres tengan que rescatarte.

Crea un plan de ahorro para emergencias. Ahorrar el equivalente a unos 6 o 12 meses de gastos es un excelente consejo para escribir en un artículo sobre finanzas personales, pero quizá es poco realista para la mayoría de los jóvenes. Quienes pueden ahorrar tal cantidad, probablemente no lo necesitan. Si no puedes tener un plan de ahorro de este tipo, aún tienes otras opciones: una cuenta individual de jubilación, conocidas como Roth IRA, una línea de crédito con garantía hipotecaria o las ofertas de tarjetas de crédito a 0% de interés, entre otras. La clave radica en tener una buena calificación crediticia.

Toma el mando de tu carrera. Recuerdo que en el verano de 2009 me reuní con un grupo de amigos de la universidad. En aquel momento aún no era evidente que lo peor de la crisis económica había pasado, por lo que discutimos sobre la severidad de la recesión. Comenté que se trataba de la peor crisis desde la Gran Depresión.

Algunos de mis amigos, quienes conservaron sus puestos de trabajo, no compartieron mi opinión; pero quienes no fueron tan afortunados estuvieron plenamente de acuerdo conmigo.

Concluimos que, si mantuviste tu empleo y fuiste capaz de invertir en el mercado de valores consiguiendo acciones a precios muy bajos, la recesión fue sólo un pequeño obstáculo. Sin embargo, si perdiste tu trabajo, a partir de ese punto las cosas solo siguieron empeorando ya que en aquel momento el mercado laboral no era exactamente muy tentador.

Todo indica que las recesiones son universales, pero su impacto es individual, dependiendo de la situación de cada cual. Quienes se convirtieron en personas indispensables para sus empleadores o clientes fueron capaces de superar mejor la tormenta.

Diversifica tus fuentes de ingresos. Los jóvenes están más capacitados para diversificar sus ingresos sacándole provecho a sus habilidades y conocimientos tecnológicos, los cuales pueden permitirles crear fuentes de ingresos más allá de su trabajo cotidiano.

Aunque la tecnología está afectando numerosos sectores, también les facilita el camino a las personas que están poniendo en marcha un negocio secundario. Crear múltiples fuentes de ingresos no es fácil, no le prestes atención a los consejos que ofrecen los “gurús de la vida” porque en verdad requiere mucho esfuerzo y trabajo, pero es posible si estás dispuesto a dedicarle tiempo y energía.

Te recomiendo leer el libro Your Move: The Underdog’s Guide to Building Your Business de Ramit Sethi, para que tengas una idea general sobre cómo abordar un negocio secundario, si bien es probable que en el futuro escriba más sobre este tema pues considero que es uno de los libros de negocios más útiles que he leído en los últimos tiempos.

Cuando ocurren las crisis, es fácil culpar al sistema ya que todo se escapa de tu control. Sin embargo, los jóvenes en particular deben evitar esa mentalidad puesto que en las próximas décadas tendrán que enfrentarse en varias ocasiones a nuevas recesiones, caídas del mercado y reveses económicos.

Una recesión no tiene que ser necesariamente negativa. Y no todas las crisis serán tan graves como la última. Pero los ciclos económicos se llaman “ciclos” por una razón, lo cual significa que seguirán produciéndose flujos, subidas y bajadas, expansiones y contracciones. Así funciona la maquinaria económica.

El truco está en centrar la energía en las cosas que puedes controlar puesto que nadie tiene el dominio sobre el ciclo económico.

Ben Carlson