U.S. markets open in 7 hours 55 minutes
  • F S&P 500

    4,090.50
    +9.25 (+0.23%)
     
  • F Dow Jones

    34,618.00
    +19.00 (+0.05%)
     
  • F Nasdaq

    12,066.75
    +24.50 (+0.20%)
     
  • RTY=F

    1,898.10
    +10.60 (+0.56%)
     
  • Petróleo

    80.04
    -0.51 (-0.63%)
     
  • Oro

    1,796.20
    +36.30 (+2.06%)
     
  • Plata

    22.57
    +0.78 (+3.60%)
     
  • dólar/euro

    1.0448
    +0.0040 (+0.39%)
     
  • Bono a 10 años

    3.7030
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    20.58
    -1.31 (-5.98%)
     
  • dólar/libra

    1.2101
    +0.0039 (+0.32%)
     
  • yen/dólar

    136.3980
    -1.6820 (-1.22%)
     
  • BTC-USD

    17,102.82
    +237.73 (+1.41%)
     
  • CMC Crypto 200

    405.26
    +4.57 (+1.14%)
     
  • FTSE 100

    7,573.05
    +61.05 (+0.81%)
     
  • Nikkei 225

    28,226.08
    +257.09 (+0.92%)
     

Conflicto sin tregua: los docentes estatales de Santa Fe llevan 17 días de paro en los últimos dos meses

La marcha en Rosario
El gremio Amsafé lidera la protesta luego de que el gobierno lograra un acuerdo con los maestros del sector privado - Créditos: @José Granata

ROSARIO.– ”La oferta es inalterable”. Con esa frase breve pero directa, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, puso un límite a la discusión salarial y tensó aún más el conflicto con los docentes estatales de la provincia, que realizaron 17 paros en los últimos dos meses, un conflicto que se transformó en el más extenso de por lo menos la última década.

El conflicto además tiene otro ingrediente que agudizó la posición de los docentes nucleados en Amsafé, el gremio estatal: la próxima semana a los maestros que hicieron huelga en agosto, que fueron la mayoría, les descontarán de sus haberes los 11 días que pararon, una cifra que en los salarios iniciales puede superar los 35.000 pesos. En setiembre, con la jornada de protesta de esta semana, completarán otros seis días de huelga.

El ocaso kirchnerista, entre espejos rotos y un Lula de cartón

Amsafé es el único gremio que no aceptó el aumento del 31% (en cuatro cuotas) que el gobierno santafesino ofreció como complemento al 46% que se acordó en la paritaria de marzo pasado. En 2022 la suba salarial totaliza un 77 por ciento. La queja de los docentes es que la paritaria debería haberse abierto antes y que no compensa la pérdida del poder adquisitivo por la inflación.

El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti
El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti - Créditos: @Twitter

La semana pasada, los gremios que nuclean a los docentes privados aceptaron la propuesta, pero el sindicato que agrupa a los maestros estatales rechazó la oferta que surgió en el marco de la paritaria y redobló la apuesta con un paro de 72 horas –entre martes y jueves– y una movilización en las principales ciudades de la provincia. La decisión de un nuevo plan de lucha se tomó, como es tradicional en el sindicato, luego de asambleas y la votación de los maestros.

La propuesta está entre las mejores del país, es muy buena, ojalá podamos llevarla a la instancia docente y retomar el esquema que deseamos, con los chicos y los maestros en las escuelas. El diálogo está abierto con todos los actores, aspiramos a poder una pronta resolución”, aseguró Perotti desde la ciudad de Rafaela, donde encabezó la licitación de 219 viviendas.

El gobernador santafesino confirmó que la “oferta es inalterable” y destacó que además del incremento salarial del 31% hasta diciembre, el acuerdo también incluye la cláusula de revisión que permite actualizar sueldos respecto a la inflación.

“Cuando decimos algo es porque lo cumplimos, en marzo nos comprometimos a reunirnos en septiembre y si el porcentaje de diciembre hay que revisarlo se tomara la misma decisión”, afirmó Perotti.

“En un momento como estos nadie puede decir que está de acuerdo con su sueldo, a todos les gustaría ganar más, pero tenemos que tener claro las posibilidades, tener y conservar el empleo en el sector privado y para los estatales, resguardar recursos para los pagos de sueldos y cosas como las de hoy, vinculadas a la obra pública, hospitales con insumos, comedores escolares y la asistencia en barrios se pueda seguir dando. El deseo es que podamos comprender que todos tenemos que poner el esfuerzo de manera equitativa”, agregó.

En medio del conflicto, el gobierno no convocó aún a los docentes de Amsafé a un nuevo encuentro paritario y se especula que pueda ocurrir a partir de los primeros días de octubre. Ahí entrará a jugar otro ingrediente, si Perotti cumple con el descuento de los días de paro, una medida que hasta ahora siempre sirvió como una amenaza para volver a sentarse a negociar pero nunca se concretó. Ahora todo hace suponer, según esgrimieron fuentes del Ministerio de Trabajo, que el descuento se aplicará, por lo menos si continúa el conflicto.

Docentes de Santa Fe marcharon ayer, en la capital provincial, en su cuarta jornada de paro
Docentes de Santa Fe durante una protesta

“En ese marco, la semana pasada le pedimos a Amsafé que suspenda las medidas de fuerza dispuestas para poder convocarlos. El gremio ratificó los paros para esta semana. En ese contexto es muy difícil llevar a cabo una convocatoria, no es el mejor escenario porque cualquier cuestión que se plantee está influida por las medidas de fuerza”, explicó el ministro de Trabajo, Juan Manuel Pusineri.

El titular de Amsafé Rosario, Juan Pablo Casiello, acusó al gobierno de realizar “recortes” en el presupuesto para el sector durante los últimos 10 años: “Desde 2015 la caída es en picada” dijo y calificó de “vergüenza” las asignaciones familiares, según publicó el sitio Redacción Rosario.

Suspensión de las PASO: un diputado de los “bloques del medio” ultima detalles del proyecto

“Un primer dato que viene de lejos: la caída brutal del presupuesto educativo de Santa Fe en los últimos 10 años, que bajó el 35,7 por ciento del total a apenas el 22,5 por ciento actual. Acá está una clave de la crisis de la educación”, explicó Casiello.

El dirigente gremial indicó que “otro dato emparentado (casi el 90 por ciento del presupuesto de educación es para cubrir salarios) es la baja de la participación de los salarios en los gastos corrientes del Estado provincial”, y agregó que “desde 2015 la caída es en picada”.