U.S. markets open in 1 hour 26 minutes
  • F S&P 500

    4,026.25
    -6.25 (-0.15%)
     
  • F Dow Jones

    33,663.00
    -122.00 (-0.36%)
     
  • F Nasdaq

    11,935.75
    -32.25 (-0.27%)
     
  • RTY=F

    1,893.10
    -0.40 (-0.02%)
     
  • Petróleo

    77.15
    -0.75 (-0.96%)
     
  • Oro

    1,921.80
    -17.40 (-0.90%)
     
  • Plata

    23.25
    -0.48 (-2.01%)
     
  • dólar/euro

    1.0833
    -0.0024 (-0.22%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5510
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    20.31
    +1.80 (+9.72%)
     
  • dólar/libra

    1.2304
    -0.0050 (-0.40%)
     
  • yen/dólar

    130.3990
    +0.0410 (+0.03%)
     
  • BTC-USD

    22,916.92
    -165.12 (-0.72%)
     
  • CMC Crypto 200

    519.81
    -18.06 (-3.36%)
     
  • FTSE 100

    7,731.64
    -53.23 (-0.68%)
     
  • Nikkei 225

    27,327.11
    -106.29 (-0.39%)
     

Confusión en torno al COVID en China, mientras las autoridades retiran restricciones

Trabajadores de prevención de pandemias con trajes de protección caminan por una calle en Pekín

Por Ryan Woo y Bernard Orr

BEIJING, 5 dic (Reuters) - La flexibilización de las restricciones más estrictas del mundo sobre el COVID-19 sembró el lunes la confusión en China, lo que hace esperar una mayor claridad al respecto, en un momento en que las autoridades están cambiando el tono sobre los peligros que plantea el coronavirus a raíz de las protestas sin precedentes del mes pasado.

Tras tres años de pandemia, las medidas de tolerancia cero de China, desde el cierre de sus fronteras hasta sus asfixiantes cuarentenas, suponen un marcado contraste con el resto del mundo, que se ha abierto en gran medida en sus esfuerzos por convivir con el virus.

La estricta política ha hecho mella en la segunda economía del mundo, afectando a la salud mental a cientos de millones de personas, y el mes pasado provocó la mayor muestra de descontento público en la China continental desde que el presidente Xi Jinping asumió el poder en 2012.

Aunque las protestas se disiparon en gran medida ante la fuerte presencia policial en las principales ciudades, a raíz de ellas numerosas autoridades regionales han anunciado algunas relajaciones de los cierres, las normas de cuarentena y los requisitos de las pruebas.

Los registros diarios de nuevos contagios de COVID también han disminuido en algunas regiones, a medida que se reduce el número de pruebas.

"La información en esta etapa será un poco caótica", dijo el domingo el columnista Hu Xijin, exeditor en jefe del tabloide controlado por el Estado Global Times, en el microblog Weibo, similar a Twitter, señalando el riesgo de que un menor número de pruebas podría sesgar las cifras de infección.

China está a punto de anunciar una flexibilización de los requisitos de las pruebas en todo el país, además de permitir que los casos positivos y los contactos cercanos se aíslen en casa bajo ciertas condiciones, según dijeron a Reuters fuentes familiarizadas con el asunto la semana pasada.

Pero hasta entonces, la falta de claridad ha hecho que algunos teman quedar atrapados en el lado equivocado de las cambiantes normas.

CAMBIO DE MENSAJE

Junto con la relajación de las restricciones locales, el vice primer ministro Sun Chunlan, que supervisa los esfuerzos del COVID, dijo la semana pasada que la capacidad del virus para causar dolencias grave se estaba debilitando.

Este cambio de mensaje coincide con la postura adoptada por muchas autoridades sanitarias de todo el mundo desde hace más de un año.

A medida que el virus se debilita, las condiciones están mejorando para que China reduzca la gestión del COVID-19 como una enfermedad contagiosa grave, dijo el medio de comunicación estatal Yicai a última hora del domingo, en uno de los primeros comentarios que expresa la idea.

Desde enero de 2020, China ha clasificado el COVID-19 como una enfermedad infecciosa de categoría B, pero la ha gestionado bajo los protocolos de categoría A, dando a las autoridades el poder de poner a los pacientes y sus contactos cercanos en regiones de cuarentena y confinamiento.

En los últimos días, las principales ciudades de China han seguido flexibilizando las medidas más severas.

La capital, Pekín, ha suprimido las pruebas para el transporte público, pero la entrada a muchos edificios de oficinas sigue requiriendo pruebas negativas, lo que confunde a los trabajadores.

La supresión de la norma de presentar pruebas negativas para comprar medicamentos para el resfriado y la fiebre en varias ciudades, una medida destinada a disuadir a la gente de utilizar los medicamentos para disimular los síntomas, ha propiciado la compra masiva, según algunos medios estatales.

SIMPLEMENTE ENOJADO

Aunque el calor de las protestas de la semana pasada parece haberse apaciguado mientras muchos esperan que se aclare el futuro de la gestión de COVID, sigue habiendo algunos casos de frustración continua.

En la ciudad central de Wuhan, donde el virus surgió por primera vez a finales de 2019, personas que se encontraban confinadas en una instalación industrial de la confección rompieron el sábado la cuarentena de COVID empujando las barreras, según mostraron vídeos publicados en Twitter.

Reuters pudo comprobar que el incidente ocurrió en Wuhan.

El domingo, empapados por la lluvia, decenas de estudiantes se concentraron en una universidad de la ciudad para protestar por las políticas de COVID, según vídeos ampliamente compartidos en Twitter.

Los estudiantes, que llevaban paraguas, coreaban pidiendo "transparencia" en la información por parte de los responsables de la universidad, según mostraban las imágenes.

(Informes de Ryan Woo, Bernard Orr y Martin Pollard en Pekín; redacción de John Geddie; edición de Clarence Fernandez, editado en español por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)