U.S. Markets closed

Consigue trabajo gracias a la campaña viral lanzada por su hijo

Hace unos meses, a principios de abril, la historia de Jordi Pascual, padre e hijo, se convirtió en todo un éxito en cuanto a alcance. A sus 59 años, con tres licenciaturas y varios másters, la necesidad de encontrar trabajo de este director financiero en paro desde 2010 se hizo viral. La campaña orquestada por su hijo, que incluía un vídeo y una página web, tuvo mucha repercusión y ha acabado dando sus frutos. Según publica La Vanguardia, en julio este barcelonés comienza en su nuevo trabajo.

Contrata a mi padre es como llamó Pascual hijo a la campaña. Un nombre claro, conciso y directo que dejaba claro cuál era el objetivo de la misma desde el primer minuto. Esta constaba de dos patas, por así decirlo. Una era un vídeo (sobre estas líneas) con un final realmente impactante en lo emocional que reflejaba la situación de frustración ya no solo de su padre, sino de todos aquellos mayores de 50 años que día tras día se enfrentan al muro insalvable de la edad a la hora de encontrar trabajo. La otra rama de la campaña fue una web en la que se ofrecía el currículum de Pascual padre de una forma muy distinta al tradicional formato de papel.

La redes sociales y los medios de comunicación hicieron que su búsqueda se propagase. Fue La Vanguardia quien primero se hizo eco de ella y después otros muchos medios que, como Yahoo, recogieron la historia de los Pascual. El alcance fue tal que durante varias semanas no dejaron de recibir correos electrónicos con ofertas de trabajo, más medios que querían contactar con ellos y de otras personas en la misma situación con “historias parecidas a la de mi padre e incluso mucho más duras”, como ha contado el artífice de todo esto al citado medio catalán.

De las ofertas acabaron seleccionando las que más se adecuaban a su perfil. Pero el aluvión fue tal que la presión y el estrés acabaron por pasar factura a su protagonista, que un día tuvo que acudir a urgencias tras resentirse de una hernia estomacal que tiene desde hace tiempo. Poco a poco fueron filtrando y quedándose con las que ofertaban un puesto como director financiero, que es lo que Pascual ha hecho toda su vida.

En total calculan que en estos dos meses y poco ha realizado unas 30 entrevistas para empresas de todo tipo y de sectores distintos. Tuvieron que crear un calendario online para organizarse. Hubo multinacionales y otras más pequeñas. “De estas 30 entrevistas, más o menos la mitad se concretaron en una oferta de trabajo en firme”, ha comentado Pascual hijo a La Vanguardia.

Jordi Pascual tiene tres carreras, varias diplomaturas y año de experiencia en el sector financiero, pero también tiene 59 años y por eso no encontraba trabajo. Hasta que su hijo le montó una campaña viral. (Foto: Captura de Youtube)

Y de todas ellas, este barcelonés de 59 años que llevaba casi una década en paro ha escogido la que más se ajustaba a su perfil y a sus necesidades. Dice su hijo que el lugar donde empezará a trabajar en julio es “una pequeña empresa de servicios, que incluso le ha ofrecido la posibilidad de convertirse en socio en poco tiempo”, que lo hará con un contrato indefinido y que una de las razones para elegirla fue “porque estamos seguros de que no lo quieren contratar para sacar un provecho mediático de la situación”. De hecho, el nombre no ha trascendido.

La repercusión de Contrata a mi padre ha sido tal que este especialista en posicionamiento reconoce que otras personas le han contactado para que lance una campaña similar para encontrarles trabajo. Algo que ha rechazado porque no es su campo. Sin embargo, explica que está pensando en crear “una plataforma en línea que ayude a encontrar trabajo a personas que estén en la misma situación que estaba mi padre. Que ayude a la reinserción laboral de personas que hace tiempo que no trabajan”.

Han sido 9 años de paro, dos meses muy intensos de entrevistas y ofertas y ahora llega el momento de volver al mercado y recuperar lo perdido durante todo el tiempo en el que Jordi Pascual no encontró su sitio. Su hijo asegura que de estar hundido y “con la autoestima por los suelos” ha pasado a “volver a sentirse útil”.