U.S. markets close in 5 hours 4 minutes
  • S&P 500

    3,696.74
    +41.70 (+1.14%)
     
  • Dow Jones

    29,527.37
    +266.56 (+0.91%)
     
  • Nasdaq

    10,974.29
    +171.37 (+1.59%)
     
  • Russell 2000

    1,685.06
    +29.18 (+1.76%)
     
  • Petróleo

    78.91
    +2.20 (+2.87%)
     
  • Oro

    1,645.20
    +11.80 (+0.72%)
     
  • Plata

    18.75
    +0.27 (+1.43%)
     
  • EUR/USD

    0.9623
    +0.0011 (+0.12%)
     
  • Bono a 10 años

    3.9450
    +0.0670 (+1.73%)
     
  • GBP/USD

    1.0764
    +0.0081 (+0.76%)
     
  • USD/JPY

    144.7390
    +0.0590 (+0.04%)
     
  • BTC-USD

    20,211.34
    +1,062.19 (+5.55%)
     
  • CMC Crypto 200

    462.10
    +2.96 (+0.65%)
     
  • FTSE 100

    7,033.89
    +12.94 (+0.18%)
     
  • Nikkei 225

    26,571.87
    +140.32 (+0.53%)
     

Contra las cuerdas: Una grabación y documentos inéditos refuerzan la denuncia por fraude contra Trump

·15  min de lectura

En el corazón del Distrito Financiero de Nueva York se alza una esbelta torre con una base de piedra caliza y una corona de cobre, de color verde envejecido como la Estatua de la Libertad. Los inquilinos de los últimos pisos pueden contemplar la Dama de la Libertad y el resto del puerto de Nueva York. La entrada a nivel del suelo, a pocos pasos de otro icono americano, la Bolsa de Nueva York, da la bienvenida a los visitantes con grandes letras doradas que deletrean THE TRUMP BUILDING.

Es una propiedad impresionante, del tipo que la mayoría de los propietarios dejarían hablar por sí mismos. Pero ese no es el estilo de Trump. Desde que el magnate inmobiliario adquirió un contrato de arrendamiento a largo plazo sobre la propiedad en 1995, ha estado presumiendo del edificio, diciendo que es más grande, más alto y más valioso de lo que realmente es. 

El 11 de septiembre de 2001, el día en que la atrocidad convirtió el 40 de Wall Street en la segunda torre más alta del Bajo Manhattan, Trump salió infamemente en la televisión y proclamó: "Ahora es la más alta". A lo largo de los años, la Organización Trump ha presentado montones de información engañosa sobre el edificio al público, a los medios de comunicación y a los prestamistas de la empresa inmobiliaria.

Trump Tower, entre los edificios de lujo menos deseados de Nueva York -  Infobae
Trump Tower, entre los edificios de lujo menos deseados de Nueva York - Infobae

Ahora la propiedad está envuelta en una demanda de la fiscal general de Nueva York, Letitia James, que acusa a Trump y a sus negocios de incurrir en fraude financiero al mentir sobre el valor de los activos de la Organización Trump para hacerla parecer más solvente a las instituciones financieras.

Como parte de la investigación de la fiscal general, Donald Trump recibió el año pasado una citación judicial en la que se solicitaban ocho conjuntos de documentos. La mayoría de ellos entraban en las categorías que uno podría esperar ver en una citación diseñada para descubrir si alguien falsificó información financiera: balances, documentos de deuda, papeles de seguros, etc.

Pero los estatutos de fraude en el Estado de Nueva York exigen que los fiscales demuestren la intención. Un conjunto de materiales solicitados - "todos los documentos y comunicaciones con la revista Forbes"- parecía hecho a medida para hacer precisamente eso.

Trump Tower en Nueva York: 12 opiniones y 42 fotos
Trump Tower en Nueva York: 12 opiniones y 42 fotos

Durante décadas, Trump y sus lugartenientes mintieron a Forbes sobre sus finanzas, como hemos señalado debidamente a lo largo de los años en la edición anual de Forbes 400 que enumera a los estadounidenses más ricos.

En la edición inaugural de 1982, el vástago inmobiliario se presentó junto a su padre con un patrimonio neto combinado estimado en 200 millones de dólares, e incluso entonces insistió en una valoración más alta: "Donald afirma tener 500 millones de dólares", señalamos.

Para el año 2000, los alardes eran más audaces: "En el mundo de Donald, vale más de 5.000 millones de dólares; en la Tierra, vale bastante menos". Cuando se presentó a las elecciones, explicamos cómo su obsesión por el patrimonio neto "abre ventanas a Trump el empresario, el candidato y la persona".

Dos periodistas de Forbes recibieron el año pasado citaciones del fiscal del distrito de Manhattan y tuvieron que declarar ante un gran jurado para confirmar la información de dos artículos que detallaban los tejemanejes de Trump.

trump-venezuela-900x450
trump-venezuela-900x450

Las mentiras del ex presidente han cobrado repentinamente mayor importancia. Ahora constituyen una prueba potencial en múltiples investigaciones -el caso civil del fiscal general del estado y uno penal del fiscal del distrito de Manhattan- con el potencial de costarle a Trump millones de dólares y, quizás, otra oportunidad en la Casa Blanca. Él ha negado cualquier delito, calificando la investigación del fiscal general de "expedición de pesca vengativa e interesada". 

Los abogados de Trump, mientras tanto, han hecho todo lo posible para mantener los documentos fuera de las manos de las autoridades. Pero la oficina de Letitia James ha acumulado, no obstante, un tesoro de materiales y ha presentado cientos de documentos en los tribunales. Sin embargo, el gobierno todavía no tiene la imagen completa, en parte porque Donald Trump vive como un hombre que trata de evitar un rastro de papel: sin textos, sin correos electrónicos. Forbes, sin embargo, tiene registros que los fiscales no tienen, incluyendo notas de entrevistas a lo largo de los años y una grabación de audio de 2015 que sitúa a Trump en el centro del supuesto engaño.

nueva york, broadway, wall street
nueva york, broadway, wall street

40 Wall Street (también conocido como Trump Building luego de que el empresario Donald Trump lo adquiriese en 1995) siempre ha atraído a personajes pintorescos. En 1799, el Banco de la Compañía de Manhattan de Aaron Burr se instaló en un edificio anterior del lugar, cinco años antes de que Burr matara a Alexander Hamilton.

En la década de 1980, Ferdinand Marcos, el antiguo hombre fuerte de Filipinas, adquirió una participación secreta en la propiedad. Cuando apareció Donald Trump, en 1995, el lugar estaba prácticamente vacío. Firmó un contrato de arrendamiento de 64 años sobre el edificio, que se asienta en un terreno controlado durante mucho tiempo por una familia naviera alemana (los Hinneberg), por una ganga de 1,3 millones de dólares, según él. A continuación, invirtió en él el dinero de otras personas.

El Deutsche Bank entregó a Trump 125 millones de dólares para renovar el lugar en 1998, mirando más allá de sus problemas en Atlantic City (Nueva Jersey), donde tres de sus casinos ya se habían declarado en quiebra, y centrándose en la posible rentabilidad en el Bajo Manhattan. "Miré las finanzas, y fue como, esto es una obviedad", dice Mike Offit, que ayudó a hacer el préstamo, dando el pistoletazo de salida a la relación de décadas de Trump con Deutsche. "Es decir, quería 125 millones de dólares. Yo dije: 'Es imposible que este edificio no valga 200 millones de dólares cuando haya terminado con él'".

Trump's 40 Wall Street Building in NYC Sees Revenue Fall
Trump's 40 Wall Street Building in NYC Sees Revenue Fall

Y así fue. Trump cargó el vestíbulo de mármol, añadió ascensores rápidos y ofreció un alquiler barato. En el año 2000, el lugar estaba ocupado en un 96%, con American Express como inquilino ancla. El negocio iba tan bien que, en 2008, alguien mostró a un periodista de Forbes una oferta de 525 millones de dólares por el edificio. Trump debería haberla aceptado. La economía mundial no tardó en derrumbarse y los inquilinos huyeron de 40 Wall Street, dejando más de un tercio de la propiedad vacía.

En agosto de 2009, Capital One, por entonces el prestamista del edificio, planteó supuestamente problemas de liquidez. Es fácil entender por qué. El banco había extendido una deuda de 160 millones de dólares. Suponiendo que Trump estuviera pagando el 5,7% (lo que posteriormente afirmó que era el tipo de interés del préstamo) sobre esa cantidad, en teoría habría debido 9 millones de dólares en 2009. Sin embargo, los registros fiscales sugieren que el edificio sólo produjo 8 millones de dólares de beneficios ese año. Según el fiscal general, Capital One se reunió con Trump, y Cushman & Wakefield vino a tasar el activo, determinando que valía 200 millones de dólares a partir del 1 de agosto de 2010.

donald-trump-tribuna
donald-trump-tribuna

Trump indicó su propia cifra en su balance de 2011. "El valor actual estimado de 524.700.000 dólares se basa en una renegociación exitosa del contrato de arrendamiento del terreno y en una evaluación realizada por el señor Trump junto con sus asociados y profesionales externos", explicaba el documento, según los documentos judiciales. Para respaldar una cifra tan elevada, la Organización Trump miró hacia un futuro halagüeño, utilizando los ingresos proyectados en lugar de los reales y, por tanto, exprimiendo los beneficios de menos de 10 millones de dólares a 26 millones de dólares.

Los esfuerzos por engañar a los bancos y a Forbes parecen haber procedido al unísono. "Trump infló su patrimonio neto en miles de millones, que trató de validar utilizando los medios de comunicación, incluyendo Forbes y otras publicaciones financieras", dice Michael Cohen, ex abogado de Trump, que participó en la artimaña antes de volverse contra su antiguo jefe. "En esencia, cada noticia o referencia a la valoración errónea se adjuntaba a su falsa declaración financiera personal como prueba de su exactitud".

40 Wall Street – The Trump Building
40 Wall Street – The Trump Building

Forbes escarbó en los archivos para ver hasta dónde estaba dispuesta a llegar la Organización Trump. En 2013, un reportero de Forbes señaló que había visto pruebas de que la Organización Trump estaba generando enormes beneficios en 40 Wall Street. "Allen" -supuestamente el director financiero Allen Weisselberg- "me mostró un alquiler total de 48,39 millones de dólares y unos gastos de 20,68 millones, con [un ingreso operativo neto] de 27,7128 millones de dólares", escribió el reportero en sus notas.

Otros documentos que Forbes tiene ahora, pero que no poseía en aquel momento, sugieren que los ingresos de explotación estaban más cerca de los 10 millones de dólares. "Hola", alguien llamado Jeff -probablemente el controlador de la Organización Trump, Jeffrey McConney- escribió al año siguiente. "Nuestros [ingresos netos de explotación] estabilizados para el 40 de Wall Street son de aproximadamente 24 millones de dólares". Los ingresos operativos netos reales de ese año fueron de 11 millones de dólares, según un prospecto de bonos.

No fuimos los únicos engañados. El Deutsche Bank, la compañía de seguros Zurich y otra institución financiera también se basaron en cifras infladas, según la oficina de Letitia James, que ahora está tratando de prohibir permanentemente que Weisselberg y McConney trabajen en funciones de control financiero en empresas de Nueva York. Capital One, a su favor, se mantuvo escéptico respecto a la Organización Trump.

La red social de Donald Trump
La red social de Donald Trump

El negocio tenía un pago de capital de 5 millones de dólares que vencía en noviembre de 2015. Cuando se acercaba la fecha, Weisselberg se acercó con una propuesta audaz: ¿Renunciaría Capital One a los 5 millones de dólares, ya que al 40 Wall Street le iba tan bien, habiendo alcanzado una valoración de 550 millones de dólares? Capital One, que había determinado que la propiedad valía 257 millones de dólares un par de meses antes, se negó.

La Organización Trump encontró un prestamista diferente. Weisselberg se puso en contacto con su hijo Jack, que trabajaba en Ladder Capital, un fideicomiso de inversión inmobiliaria que tanto posee propiedades como reparte dinero a otros propietarios. El director general de Ladder Capital, Brian Harris, dice que el menor de los Weisselberg trabaja en ventas y "tiene cero autoridad de compromiso de capital en mi empresa". 

El prestamista siguió adelante y emitió el préstamo, estructurándolo de forma que incluyera garantías. Trump puso 9,5 millones de dólares, ofreció una garantía personal y aceptó pagar una parte del capital con el tiempo. Para él, todo salió bien: El nuevo préstamo redujo el tipo de su hipoteca del 5,71% al 3,665%, lo que le permitió ahorrar unos 3 millones de dólares en gastos de intereses anuales. Como parte de la transacción, Cushman & Wakefield volvió a ocuparse de la propiedad, esta vez valorándola en unos sospechosos 540 millones de dólares, 320 millones más de lo que la firma había dicho que valía tres años antes. (Cushman declinó hacer comentarios.) Ladder empaquetó la deuda con otros préstamos y lo vendió todo a los inversores como valores respaldados por hipotecas comerciales, promocionando el 40 de Wall Street como una propiedad de 540 millones de dólares.

EEUU mapa dólar
EEUU mapa dólar

Un par de meses después de asegurar el préstamo, Donald Trump se sentía bien, sentado en su escritorio en la Torre Trump, hablando abiertamente a Forbes sobre su búsqueda de años para subir en la lista de las personas más ricas de Estados Unidos. Una grabación de audio de esa conversación, que tuvo lugar el 21 de septiembre de 2015, deja claro que Trump no sólo estaba involucrado en el esfuerzo por desinformar al mundo sobre el valor de sus activos: estaba dispuesto a llevar la artimaña más lejos que nadie, e incluso admitir su motivación para hacerlo: "Era bueno para la financiación", dijo.

Aunque acababa de rehacer su hipoteca en el número 40 de Wall Street, Trump no pudo resistirse a otra oportunidad de presumir de ella. "Es un edificio de 78 pisos", dijo Trump, a pesar de que su empresa lo había comercializado anteriormente como un edificio de 72 pisos, y en realidad sólo tiene 63, según los documentos presentados ante la ciudad. "¿Va a arrojar, diría usted, 50 millones de dólares quizá este año?", preguntó, dirigiéndose a Allen Weisselberg. "Cincuenta millones por lo menos", concluyó Trump, más rápido de lo que su director financiero pudo sacar las palabras "sí, para finales de año".

Donald Trump
Donald Trump

Después de exagerar algunos de sus otros activos, Trump volvió a centrar su atención en su rascacielos del Distrito Financiero. "Si quisiera vender el 40 de Wall Street, me darían 750 [millones de dólares] por él mañana", dijo, con una cifra 15 millones de dólares más alta que los 735 millones de dólares que supuestamente figuran en su balance personal y 210 millones de dólares más que los 540 millones de dólares que Cushman & Wakefield determinó en su ya cuestionable tasación.

Un periodista de Forbes señaló que el edificio tenía 1,2 millones de pies cuadrados, redondeando por encima de su superficie real de 1.165.207. "En realidad es 1,3", dijo Trump. "Por cierto, es 1,3, para ser honesto con usted". El mismo reportero dijo entonces que Forbes estimaba sus ingresos operativos netos en 24 millones de dólares, la cifra inflada que "Jeff" -aparentemente McConney- había compartido el año anterior.

Donald Trump
Donald Trump

"¿De dónde has sacado eso? Vamos a ganar 64 millones de dólares netos, netos después del servicio de la deuda este año, por lo menos", declaró Trump, intuyendo una oportunidad para aumentar la cifra de 24 millones de dólares, así como la de 50 millones ofrecida minutos antes. Los documentos crediticios y fiscales sugieren que la verdadera cantidad que Trump ganó con el edificio ese año, después del servicio de la deuda, fue de alrededor de 1 millón de dólares.

"¿Todavía tienen la hipoteca de 160 millones de dólares?", preguntó el periodista. "Sí, tenemos la hipoteca", concedió Trump. "La hipoteca está pagando, ¿qué, el 2,5%?", dijo, dirigiéndose de nuevo a Weisselberg. "Sí, eso es lo que tenemos", respondió Weisselberg. El tipo de interés era en realidad del 3,665%, según los informes de los bonos y las declaraciones financieras. Trump volvió entonces a su rentabilidad, utilizando una cifra aún más alta. "Ese edificio va a ganar cerca de 70 millones de dólares este año", dijo, añadiendo de nuevo millones en minutos. "Recuerden que son 1,3 millones de pies cuadrados".

Trump.
Trump.

"Este es el tipo de cosas por las que es estupendo pasar", dijo otro reportero.

 

"Pero la cuestión es que estás muy lejos", contraatacó Trump, y añadió: "Vas a quedar mal". Y mira, todo lo que puedo decir es que Forbes es una revista en bancarrota que no sabe de lo que habla, ¿de acuerdo? Eso es todo lo que voy a decir. Porque es vergonzoso para mí".

Forty Wall Street nunca alcanzó las cifras en las que se basó el préstamo. Los ingresos netos anuales de explotación alcanzaron un máximo de 20,7 millones de dólares en 2018, un par de millones menos de lo que preveían los suscriptores. Entonces las cosas empezaron a ir a peor. La ocupación cayó al 89% en enero de 2020. A finales de año, con la ciudad de Nueva York cerrada, los beneficios de explotación de 40 Wall Street se redujeron a 14 millones de dólares.

New York Girl Scouts Look to Exit Lease at Trump's 40 Wall St. - Infobae
New York Girl Scouts Look to Exit Lease at Trump's 40 Wall St. - Infobae

El año siguiente empezó mal, con el motín del 6 de enero en el Capitolio. Dos inquilinos anunciaron públicamente que querían abandonar el edificio poco después. Los ingresos de explotación cayeron a 12,7 millones de dólares a finales de 2021, y los registros muestran que la ocupación cayó al 84% este año, lo que parece ser su nivel más bajo en una década.

Desde un punto de vista estrictamente financiero, Trump debería estar bien a corto plazo. El edificio está generando suficiente dinero para pagar los 10 millones de dólares de intereses y capital que debe en su préstamo cada año, aunque después de cubrir los gastos de capital, probablemente no quede mucho. Aun así, el ex presidente está rebosante de efectivo, ya que ha recibido unos 162 millones de dólares de la refinanciación de un edificio en San Francisco y otros 135 millones más o menos de la venta de su hotel en Washington, D.C.

Estados Unidos
Estados Unidos

A largo plazo, sin embargo, Trump puede tener problemas. Actualmente paga 2,3 millones de dólares de alquiler anual a los propietarios del terreno sobre el que se asienta el 40 de Wall Street, según un prospecto de bonos. Pero en 2033 está previsto que ese alquiler se reajuste. Cushman & Wakefield, al valorar el edificio en nombre de Capital One, estimó que el alquiler del terreno se dispararía a más de 15,5 millones de dólares en ese momento, según los registros judiciales. Por alguna razón, los tasadores supuestamente cambiaron la forma de contabilizar el alquiler del suelo cuando aumentaron la valoración en 2015. Suponiendo que el alquiler del terreno aumente a 15,5 millones de dólares en 2033, aplastará los beneficios de Trump, dejándole quizá sin nada.

Dadas esas complicaciones, era difícil imaginar, incluso antes de que la fiscal general anunciara su demanda, que el ex presidente pudiera conseguir otro préstamo a 10 años cuando el de Ladder expire en 2025. Ahora la fiscal general pretende prohibir a Trump que solicite préstamos a instituciones registradas en el Departamento de Servicios Financieros de Nueva York durante cinco años.

Donald Trump, en las instalaciones de la Trump Tower.
Donald Trump, en las instalaciones de la Trump Tower.

Sin embargo, Trump ha demostrado ser notablemente hábil para librarse de situaciones espinosas. Mazars, la empresa de contabilidad que durante años ayudó a Trump a recopilar su documentación financiera, cortó sus vínculos a principios de este año y renegó de 10 años de declaraciones anteriores.

Una firma de Texas llamada Whitley Penn ya ha retomado parte del trabajo, según los registros judiciales. Cushman & Wakefield decidió dejar de trabajar con Trump, pero varios de sus tasadores se han pasado a Newmark, que ayudó a la familia Trump a vender el hotel de Washington. Mientras tanto, la Organización Trump ha rehecho una deuda de 700 millones de dólares en el último año, a pesar de estar bajo acusación por fraude relacionado con un supuesto esquema de compensación. (Se ha declarado inocente).

Todo esto suscita una pregunta obvia: ¿Se enfrentará Donald Trump personalmente a alguna consecuencia por haber mentido durante años sobre el tamaño de su fortuna? El fiscal general de Nueva York ciertamente espera que así sea. "La gente corriente no puede mentir a un banco sobre cuánto dinero tiene para obtener un préstamo favorable para comprar una casa o para enviar a su hijo a la universidad", dijo en su conferencia de prensa del miércoles. "Y si lo hicieran, el gobierno les echaría la bronca. ¿Por qué debería ser esto diferente?".

Nota publicada en Forbes US.