U.S. Markets open in 4 hrs 51 mins

El drama de las trabajadoras de grandes marcas que son acosadas sexualmente

El 43.1 por ciento de las mujeres entrevistadas han sufrido algún tipo de violencia sexual. Getty Images.

Un estudio realizado en Vietnam ha revelado unos datos escalofriantes sobre abuso sexuales a las mujeres en las fábricas que producen productos textiles de marcas internacionales. Según el trabajo de investigación de las ONG’s Fair Wear Foundation y Care International, y publicado por The Observer, un 43.1 por ciento de las mujeres entrevistadas han sufrido algún tipo de violencia de género o acoso en su puesto de trabajo en el último año, una cifra que, sospechan, es menor que el número real de víctimas.

Los países como Vietnam o Camboya, cuyo pasado reciente ha estado protagonizado por conflictos bélicos y genocidios, tienen una población que sufre en silencio y que está acostumbrada a no compartir sus sentimientos. Una de las razones es por el miedo a represalias de gobiernos represores. En el caso de los abusos sexuales a mujeres, esa cultura del mutismo llega a límites insospechados por diversas razones.

“Es sorprendente que casi la mitad de las mujeres entrevistadas han experimentado alguna forma de violencia durante el último año y he estado trabajando en esta materia durante 30 años”, afirmó. “Hay una cultura del silencio alrededor de esto y los números seguramente sean mayores. Sabemos que muchas mujeres no contestan a las preguntas, quizás porque temen que sus respuestas vayan a volverse en su contra si llegan a sus jefes o maridos”, afirmó la doctora, Jane Pillinger, autora del estudio.

Las trabajadoras que más sufren con las menores de 25 años e inmigrantes. Getty Images.

En total, entrevistaron a 763 mujeres de las que casi la mitad han vivido situaciones que incluyen tocamientos, bofetadas, violaciones o amenazas de finalización de contrato, tal y como señala The Guardian. La preocupación es máxima cuando en algunas fábricas hay hasta 20 mil empleados.

Se trata del primer estudio que relaciona los abusos sexuales con la cultura de la “moda rápida”, que busca una producción masiva de ropa, zapatos y complementos para marcas de primera línea mundial que generalmente no son conocedoras de lo que sucede en las fábricas – aunque en algunos casos sea más fácil no estar interesados. Horas extras no remuneradas, salarios irrisorios, largas jornadas laborales y objetivos empresariales poco realistas son algunas de las imposiciones a los trabajadores según Annabel Meurs, una de las responsables de Fair Wear Foundation en Vietnam

Los casos más sensibles a los abusos sexuales en el sector textil del país asiático tienen que ver con la edad (hay más víctimas de menores de 25 años), con el estado migratorio (las trabajadoras extranjeras son más susceptibles), con el nivel de educación (las más cultivadas también sufren más), y con las trabajadoras que llevan en la empresa un año o menos.

Las mujeres que tienen más nivel de educación también sufren más. Getty Images.

“Nos impactó el efecto nocivo que estos abusos tienen”, agregó Meurs. “La violencia sexual afecta a la productividad, a la competitividad y a la reputación de la compañía, también a la integridad y salud de las mujeres. Suena simple, pero muchas de las marcas más importantes no son conscientes de cuánto tienen que ver en las condiciones de trabajo”, argumentó.

Y en ese punto reside el problema, en la inconsciencia de las grandes corporaciones sobre las consecuencias de la productividad masiva y la obsesión por los beneficios. En líneas generales, las grandes corporaciones se olvidan de sus trabajadores porque tienen otras prioridades. La idea de que cumplir con los objetivos es lo primordial es la tónica general cuando, como demuestran las teorías más recientes sobre liderazgo como las de Simon Sinek, lo verdaderamente fundamental es cuidar a los trabajadores. En la teoría es fácil, pero en la práctica no es la tendencia habitual, mucho menos en países menos desarrollados, donde la falta de empatía con los trabajadores superan, como demuestra el estudio, los límites esenciales de la moral.