Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,431.60
    -2.14 (-0.04%)
     
  • Dow Jones

    38,589.16
    -57.94 (-0.15%)
     
  • Nasdaq

    17,688.88
    +21.32 (+0.12%)
     
  • Russell 2000

    2,006.16
    -32.75 (-1.61%)
     
  • Petróleo

    78.49
    -0.13 (-0.17%)
     
  • Oro

    2,348.40
    +30.40 (+1.31%)
     
  • Plata

    29.62
    +0.55 (+1.91%)
     
  • dólar/euro

    1.0709
    -0.0033 (-0.31%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2130
    -0.0250 (-0.59%)
     
  • dólar/libra

    1.2686
    -0.0075 (-0.59%)
     
  • yen/dólar

    157.3230
    +0.3410 (+0.22%)
     
  • Bitcoin USD

    66,058.59
    -314.30 (-0.47%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,403.34
    -14.54 (-1.03%)
     
  • FTSE 100

    8,146.86
    -16.81 (-0.21%)
     
  • Nikkei 225

    38,814.56
    +94.09 (+0.24%)
     

La cuota de EEUU en el mercado chino de soja disminuye a medida que Argentina aumenta su oferta

FOTO DE ARCHIVO: Granos de soja importados son transportados desde un buque de carga en un puerto en Nantong, provincia de Jiangsu

Por Naveen Thukral y Mei Mei Chu

SINGAPUR/PEKÍN, 29 abr (Reuters) - Las exportaciones estadounidenses de soja a China, que llevan varios años disminuyendo a medida que Brasil consolida su dominio en el mayor mercado mundial de la oleaginosa, se enfrentan a una nueva amenaza en 2024, ya que la abundante oferta de Argentina aumenta la competencia.

Estados Unidos representó menos de una cuarta parte de las importaciones chinas de soja el año pasado, frente al 51% de 2009, según la Base de Datos Estadísticos sobre el Comercio de Materias Primas de las Naciones Unidas, ya que la creciente demanda china ha sido cubierta por el aumento de la producción de Brasil y Argentina.

"Este año tenemos una gran oferta de soja procedente de Argentina, lo que va a aumentar la competencia", dijo un operador en Singapur de una empresa internacional que posee fábricas de procesamiento de semillas oleaginosas en China.

PUBLICIDAD

"La cuota de Estados Unidos ya se está reduciendo. Este año van a perder más frente a Argentina".

La caída de la soja de Estados Unidos a China podría añadir más presión sobre los futuros de soja de la Bolsa de Chicago, que han caído casi un 10% en 2024 después de perder alrededor de un 15% el año pasado.

China es, con diferencia, el mayor importador de soja, que se tritura para fabricar harina de engorde rica en proteínas para animales y aceite utilizado en la cocina y una serie de productos. Las importaciones chinas de soja casi se han duplicado en 15 años, hasta 99,41 millones de toneladas métricas en 2023, por valor de 60.000 millones de dólares.

"Este año, la producción de soja brasileña ha disminuido ligeramente, pero la producción de Argentina ha aumentado", dijo un comerciante de semillas oleaginosas en una empresa comercial estatal en Pekín. "Es probable que los porotos argentinos reemplacen algunos porotos estadounidenses durante el cuarto trimestre".

GRANDES COSECHAS, PRECIOS COMPETITIVOS

El mercado prevé que Argentina, el productor de soja número 3 después de Brasil y Estados Unidos, produzca alrededor de 50 millones de toneladas métricas en 2024, más del doble de la producción del año anterior de 21 millones de toneladas, cuando una sequía histórica diezmó la cosecha.

Aunque se espera que la producción de Brasil disminuya este año, la potencia agrícola tendrá suministros de sobra para satisfacer la demanda de su principal cliente, según los operadores.

La agencia brasileña de cultivos Conab redujo la producción de soja del país a 146,522 millones de toneladas métricas en el ciclo 2023/24, un 5,2% por debajo del año pasado.

Los precios competitivos ofrecidos por los proveedores latinoamericanos están impulsando su creciente participación en el mercado chino de soja, dijeron los operadores, aunque la rivalidad entre Pekín y Washington también es un factor.

La soja brasileña se cotizaba con una prima de 1,30 dólares por bushel respecto al contrato de noviembre de la Bolsa de Comercio de Chicago, frente a los 2,30 dólares que se cotizan los granos estadounidenses. El envío de junio de Argentina se ofrece con una prima de 1,45 dólares respecto a julio.

En marzo, las importaciones chinas de soja de Estados Unidos se redujeron a la mitad con respecto al año anterior.

"Hemos reducido nuestras importaciones de soja de Estados Unidos este año", dijo un segundo operador en Singapur en una empresa comercial privada, citando porotos brasileños más baratos. "De hecho, ha sido bastante drástico, apenas hemos comprado frijoles estadounidenses".

Las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos también están impulsando a algunos compradores chinos a tomar más cargamentos de Brasil y Argentina para disminuir los riesgos de interrupciones en el suministro.

"La cuota de mercado de Estados Unidos seguirá disminuyendo porque tienes el telón de fondo político de las elecciones", dijo un operador con sede en Shanghái de una firma de comercio internacional.

"Si Trump gana, será malo para la relación entre Estados Unidos y China. Muchas trituradoras están preocupadas por las posibles restricciones a la importación de frijoles estadounidenses".

Durante la guerra comercial bajo la presidencia de Donald Trump, China diversificó sus importaciones de soja, aumentando las compras de Brasil y Argentina para reducir la dependencia de la soja estadounidense y mitigar el impacto de aranceles más altos.

China, que compra más del 60% de la soja comercializada en todo el mundo, probablemente comprará 100 millones de toneladas de la oleaginosa en 2024, similar al año pasado, ya que capitaliza los precios más baratos y suma a las reservas a pesar de la disminución de la demanda del sector de la alimentación animal, dijeron los comerciantes.

Los productores estadounidenses se preparan para las abundantes cosechas de América Latina.

La industria estadounidense está desarrollando nuevos mercados, como el sudeste asiático, y apostando por una mayor demanda interna para fabricar combustibles renovables, dijo Jeff O'Connor, agricultor de soja en Illinois, el principal estado productor.

"Lo que perdemos internacionalmente de envíos a China no podemos compensarlo internamente en un año. No podemos sustituirlo de la noche a la mañana", afirmó.

(Reporte de Naveen Thukral en Singapur y Mei Mei Chu en Pekín; reporte adicional de Heather Schlitz en Chicago; Editado en Español por Ricardo Figueroa)