U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,207.27
    -2.97 (-0.07%)
     
  • Dow Jones

    33,336.67
    +27.16 (+0.08%)
     
  • Nasdaq

    12,779.91
    -74.89 (-0.58%)
     
  • Russell 2000

    1,975.26
    +6.01 (+0.31%)
     
  • Petróleo

    94.27
    +2.34 (+2.55%)
     
  • Oro

    1,802.60
    -11.10 (-0.61%)
     
  • Plata

    20.24
    -0.51 (-2.44%)
     
  • dólar/euro

    1.0326
    +0.0024 (+0.24%)
     
  • Bono a 10 años

    2.8880
    +0.1020 (+3.66%)
     
  • dólar/libra

    1.2196
    -0.0022 (-0.18%)
     
  • yen/dólar

    133.0520
    +0.1790 (+0.13%)
     
  • BTC-USD

    24,097.19
    +409.00 (+1.73%)
     
  • CMC Crypto 200

    570.89
    -3.85 (-0.67%)
     
  • FTSE 100

    7,465.91
    -41.20 (-0.55%)
     
  • Nikkei 225

    27,819.33
    -180.63 (-0.65%)
     

La demonización de las importaciones oculta el desmanejo de la economía

·3  min de lectura
El intercambio comercial total aumentó, pero debido a las importaciones
Las importaciones deberían acompañar a las exportaciones

La noche, ese espacio del día tan imprescindible para dormir, se hace más y más larga. Dormir es saludable, pero si el sueño lleva más tiempo del necesario, nos priva de vivir. Así, la Argentina en su fantasía eterna de demonizar a las importaciones, resiste, sufre y niega la cálida luz del sol y la integralidad del día, que es un todo. Nos quedamos en la largura de la noche, como cuando éramos chicos, tapados hasta la cabeza por si se aparece el cuco.

La Argentina tiene una tasa muy baja de importaciones en relación a su PBI (15.1% cuando el promedio mundial es de 28%). Pese a ello, estamos siempre trabados en lucha y con la mira de la lupa sobre lo que compramos al exterior. Decir que las importaciones aumentaron (44% en lo que va del año), no es falto de verdad, pero es incompleto. Las exportaciones también han aumentado (27%), y el saldo de la balanza comercial sigue siendo favorable. Me gustaría destacar dos razones por las cuáles importar debe ser visto como una parte del todo.

La primera es que después de un difícil 2020 donde el PBI cayó 9.9%; el año pasado aumentó un 10% y éste 2022 el pronóstico es que será 3.6% más. Son años de recuperación económica. La Argentina, cuando crece, necesita de sus importaciones (en promedio históricamente ocho de cada diez dólares van a producción). Por ejemplo, el año pasado la importación de Bienes de Consumo no llegó ni siquiera al 12% de las importaciones totales.

Otro punto que es crónico es que el crecimiento del país enciende las importaciones, y en esos momentos no contamos con condiciones estables fijadas de antemano para aumentar aún más las exportaciones. Pronto nos vamos quedando sin nafta, lo que se conoce como estrangulamiento (autoinfligido) del sector externo. Empezamos a mirar como enemigo a las compras pero no a nuestra incapacidad de vender mejor.

La segunda reflexión es mirar más simplemente las cosas: la economía funciona a través del principio de división del trabajo. Trabajamos en eso que hacemos bien para conseguir con nuestro salario lo que otros hacen más productivamente que nosotros. Resistirse a importar es como resistirnos a ir al supermercado. Lo que tenemos que hacer es engordar el salario (léase exportaciones). Pero no, trabajamos a media máquina y salimos del supermercado para quedamos mirando con lamento angustiante el ticket cargado de productos indispensables,.. viendo si podemos comprar menos detergente o papel higiénico.

Casi es milagroso que las exportaciones aún suban pese al castigo que significa que subsistan derechos de exportación en varios rubros (como los automotores) y un Banco Central que se queda con casi la mitad del valor que tiene en la calle cada dólar exportado.

La demonización de importaciones es una pintura de sentimiento nacionalista exagerado que impide ver a los consumidores el fondo del cuadro. Allí se esconden desequilibrios económicos de los que no nos ocupamos (como la emisión desmedida, el gasto público estéril y la incapacidad de generar clima exportador) e intereses de sectores que hacen lobby para protegerse. Los consumidores -que no estamos organizados con el mismo poder- terminamos pagando varias veces el precio al que podríamos acceder a un bien en cualquier parte del planeta.

A nadie le importa nuestras medidas restrictivas. Son nanoscópicas para la economía global. Nadie nos va a vender más barato ni ningún precio internacional va a bajar. El mundo sigue girando, mientras seguimos dormidos imaginando un cuco que viene de afuera, cuando para verlo basta mirarnos al espejo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.