Anuncios
U.S. markets open in 4 hours 3 minutes
  • F S&P 500

    5,263.50
    -20.50 (-0.39%)
     
  • F Dow Jones

    38,225.00
    -299.00 (-0.78%)
     
  • F Nasdaq

    18,735.50
    -67.25 (-0.36%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,045.70
    +4.10 (+0.20%)
     
  • Petróleo

    79.13
    -0.10 (-0.13%)
     
  • Oro

    2,358.00
    -6.10 (-0.26%)
     
  • Plata

    31.70
    -0.67 (-2.06%)
     
  • dólar/euro

    1.0815
    +0.0008 (+0.08%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6240
    +0.0820 (+1.81%)
     
  • Volatilidad

    14.48
    +0.20 (+1.40%)
     
  • dólar/libra

    1.2716
    +0.0012 (+0.10%)
     
  • yen/dólar

    156.9120
    -0.6630 (-0.42%)
     
  • Bitcoin USD

    67,621.62
    -56.10 (-0.08%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,450.04
    -5.83 (-0.40%)
     
  • FTSE 100

    8,206.58
    +23.51 (+0.29%)
     
  • Nikkei 225

    38,054.13
    -502.74 (-1.30%)
     

Por qué se derrumban los Cedears en abril: ¿ajuste transitorio o cambio de ciclo en Wall Street?

Aquellos inversores que colocan sus fondos en CEDEARs tienen tres objetivos bien definidos: invertir en compañías de alcance global, evitar el riesgo argentino y cubrirse del riesgo cambiario. Para decepción de muchos de ellos, algunas de estas premisas están mostrando fallas en su funcionamiento. De todas ellas la que puede tener mayor impacto es la que proviene de Wall Street, ya que está atravesando un momento de clara debilidad.

A manera de ejemplo, solo en lo que va de abril el S&P 500 muestra su peor desempeño mensual desde diciembre de 2022, con una caída cercana al 5%, con varias ruedas consecutivas que arrojaron pérdidas. Algo similar sucede con el Nasdaq 100, que retrocede algunas décimas más.

Claramente esta situación se refleja en el mercado local, ya que los CEDEARs que reflejan ambos índices retroceden el  6% en el caso del S&P 500 y el  8% para el Nasdaq 

Es ante esta situación que se abrió un debate sobre si este es solo un momento de debilidad o si supone un cambio de paradigma para el mercado.

PUBLICIDAD

Para algunos estrategas el S&P 500 venía subiendo por encima de sus posibilidades y de golpe se enfrentó con diferentes circunstancias adversas que llevaron a un cambio de tendencia. Por lo tanto, las caídas responden a la necesidad del mercado de ajustarse a la realidad.

Un reciente informe del JP Morgan afirmó que "los inversores esperan que el S&P 500 suba un 20% para el cuarto trimestre, algo que, en nuestra opinión es excesivo". Entre los factores que jugaron en contra, desde el banco de inversión mencionan una inflación que no retrocede, un dólar más fuerte y un aumento de las tensiones geopolíticas, que "están nublando las perspectivas".

Las acciones están rindiendo muy por encima de lo que deberían por la situación de la economía

Se reajustan los Cedears: los motivos

En igual dirección, los analistas de Goldman Sachs, sostienen que frente al contexto económico actual, las acciones están rindiendo muy por encima de lo que deberían por la situación de la economía, concretamente un 40%, algo que ha provocado que los inversores necesiten de alguna manera una corrección tras la fatiga de unas subas desaforadas desde finales de 2023.

Otra de las causas que explican este ajuste provendría del aumento de los rendimientos de los bonos que ha sucedido en paralelo a esta nueva perspectiva. En la práctica, una rentabilidad más alta en el mercado de renta fija ofrece a los inversores una alternativa al mercado de valores sin riesgo, castigando duramente al mercado de renta variable.

Pero no todos opinan de igual manera, ya que por ejemplo, los analistas de Morgan Stanley sostienen que los rendimientos de la renta variable deberían mejorar a pesar del contexto con las tasas de interés debido a que la situación macroeconómica es muy buena, mostrando una potente resiliencia del mercado laboral y el consumo. Además, esperan que esta situación económica mejore aún más los próximos meses, impulsando las acciones de forma clara.

¿Qué sucede con las 7 magníficas?

Junto a los factores externos, se suma el hecho que de a poco fue cambiando la mirada sobre las grandes tecnológicas, que fueron el verdadero corazón del despertar bursátil de la segunda parte de 2023. El Nasdaq 100 se disparó el año pasado un 53% acelerado por la fiebre de la IA.

Además, esto se vio fuertemente reforzado por las siete magníficas, un grupo muy concentrado de acciones de alta valoración (Tesla, Nvidia, Apple, Amazon, Meta, Alphabet y Microsoft), que vivieron una auténtica luna de miel. Respecto a este selecto grupo, su avance ya estaba siendo mucho más irregular que el año pasado, y, pese a que algunos miembros como Nvidia o Meta presentaron sus últimos balances con muy buenos resultados, el resto ha moderado sus ganancias e incluso algunos como Apple han retrocedido. Por no mencionar el caso de Tesla, que está siendo uno de los peores valores del S&P 500, cediendo un 40%, ante una guerra de precios con las firmas asiáticas y una caída de la rentabilidad.

Este ajuste se ve reflejado en la Bolsa porteña, ya que Amazon cae 3,6%, Meta el 4,7%, Apple el 6,5%, Microsoft el 6,7%, Nvidia el 14,2% y finalmente Tesla lleva la peor parte con una corrección del 23 por ciento.  

s
s

Se ha producido una rotación desde las acciones tecnológicas hacia otros activos

El rumbo desigual de las siete magníficas parecía suplirse adecuadamente con un mejor desempeño del resto de valores. Sin embargo, en abril hubo otro argumento en contra referido al enfriamiento relativo de la fiebre de la IA, que en su momento fue clave para impulsar valores como Nvidia y ahora explica que esa acción cayese un 10% en un solo día o que acumule el último mes una caída del 15%.

Algunos analistas consideran al respecto que se ha producido una rotación desde las acciones tecnológicas hacia otros activos.

Con los datos sobre la mesa, la discusión entre los analistas en Wall Street se centra en tratar de dilucidar si lo que viene sucediendo este mes es solo una necesaria corrección o, por el contrario, que sea la señal de salida para una nueva era, un punto y aparte donde el ritmo cambie de forma definitiva.