Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,069.76
    -8.42 (-0.17%)
     
  • Dow Jones

    38,949.02
    -23.39 (-0.06%)
     
  • Nasdaq

    15,947.74
    -87.56 (-0.55%)
     
  • Russell 2000

    2,040.31
    -15.80 (-0.77%)
     
  • Petróleo

    78.33
    -0.54 (-0.68%)
     
  • Oro

    2,042.80
    -1.30 (-0.06%)
     
  • Plata

    22.66
    -0.10 (-0.43%)
     
  • dólar/euro

    1.0840
    -0.0008 (-0.08%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2740
    -0.0410 (-0.95%)
     
  • dólar/libra

    1.2660
    -0.0026 (-0.21%)
     
  • yen/dólar

    150.6990
    +0.2190 (+0.15%)
     
  • Bitcoin USD

    60,410.35
    +3,630.16 (+6.39%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,624.98
    -58.04 (-0.76%)
     
  • Nikkei 225

    39,208.03
    -31.49 (-0.08%)
     

Descubren fósil de tiranosaurio con su última comida perfectamente conservada en el estómago

(CNN) -- Investigadores encontraron la última comida de un tiranosaurio perfectamente conservada dentro de la cavidad de su estómago.

¿Qué había en el menú hace 75 millones de años? Las patas traseras de dos crías de dinosaurio, según una nueva investigación sobre el fósil publicada el viernes en la revista Science Advances. 

Las tripas de los dinosaurios y pruebas contundentes de sus dietas rara vez se conservan en el registro fósil, y es la primera vez que se descubre el contenido del estómago de un tiranosaurio.

Una ilustración muestra un Gorgosaurus, un primo del T. rex, en una escena de bosque del Cretácico.
(Julius Csotonyi)

La revelación hace que este descubrimiento sea particularmente emocionante, dijo la coautora principal Darla Zelenitsky, paleontóloga y profesora asociada de la Universidad de Calgary en Alberta.

“Los tiranosaurios son estas grandes especies depredadoras que vagaron por Alberta y América del Norte a finales del Cretácico. Estos fueron los ápices icónicos o depredadores superiores que todos hemos visto en películas, libros y museos. Caminaban sobre dos piernas (y) tenían brazos muy cortos”, dijo Zelenitsky.

“Era un primo del T. rex, que llegó más tarde, hace 68 a 66 millones de años. T. rex es el tiranosaurio más grande, Gorgosaurus era un poco más pequeño, tal vez en plena madurez habría medido 9, 10 metros (33 pies)”.

Darla Zelenitsky, profesora asociada de la Universidad de Calgary, y François Therrien, curador de paleoecología de dinosaurios en el Museo Real Tyrrell de Alberta, junto al joven espécimen de Gorgosaurus.
(Museo Real Tyrrell de Paleontología)

El tiranosaurio en cuestión, un joven Gorgosaurus libratus, habría pesado alrededor de 772 libras (350 kilogramos), menos que un caballo, y habría alcanzado 13 pies (4 metros) de largo en el momento de su muerte.

El Conicet descubrió una nueva especie de dinosaurio: "Es una hallazgo excepcional"

La criatura tenía entre 5 y 7 años y parecía ser exigente con lo que consumía, dijo Zelenitsky.

“Su última y penúltima comida fueron estos pequeños dinosaurios parecidos a pájaros, Citipes, y el tiranosaurio en realidad solo se comió las extremidades traseras de cada una de estas presas. Realmente no hay otros restos óseos de estos depredadores dentro de la cavidad del estómago. Son sólo las patas traseras.

"Debe haber matado... a ambos Citipes en diferentes momentos y luego les arrancó las patas traseras y se las comió y dejó el resto de los cadáveres", añadió. "Obviamente este adolescente tenía apetito por los muslos".

Los dos dinosaurios bebés pertenecían a la especie llamada Citipes elegans y tendrían menos de 1 año cuando el tiranosaurio los cazó, determinaron los investigadores.

El esqueleto casi completo fue encontrado en el Parque Provincial de Dinosaurios de Alberta en 2009.

No fue inmediatamente obvio que el contenido del estómago del tiranosaurio estuviera preservado, pero el personal del Museo Real Tyrrell en Drumheller, Alberta, notó pequeños huesos que sobresalían cuando preparaba el fósil en el laboratorio y removió una roca dentro de su caja torácica para observarlo más de cerca.

"He aquí, las patas traseras completas de dos bebés dinosaurios, ambos de menos de un año, estaban presentes en su estómago", detalló en un comunicado el coautor principal François Therrien, curador de paleoecología de dinosaurios del museo.

Los paleontólogos pudieron determinar las edades tanto del depredador como de su presa analizando finas rodajas tomadas de huesos fosilizados.

“Hay marcas de crecimiento como los anillos de un árbol. Y esencialmente podemos decir qué edad tiene un dinosaurio al observar la estructura del hueso”, dijo Zelenitsky.

Cambiando el apetito de los principales depredadores

El fósil es la primera evidencia contundente de un patrón dietético sospechado desde hace mucho tiempo entre los grandes dinosaurios depredadores, dijo la paleoecóloga Kat Schroeder, investigadora postdoctoral en el departamento de ciencias planetarias y terrestres de la Universidad de Yale, que no participó en la investigación.

El tiranosaurio adolescente no comía lo que comían sus padres. Los paleontólogos creen que su dieta habría cambiado a lo largo de su vida.

"Los tiranosaurios grandes y robustos como el T. rex tienen fuerzas de mordida lo suficientemente fuertes como para golpear los huesos al comer, por lo que sabemos que mordieron a megaherbívoros como el Triceratops", explicó Schroeder en un correo electrónico. "Los tiranosaurios jóvenes no pueden morder tan profundamente y, por lo tanto, no dejan tales rastros de alimentación".

El cuadrado rojo resalta la ubicación del contenido intestinal conservado en el Gorgosaurus libratus.
Museo Real Tyrrell de Paleontología.

La investigadora dijo que los científicos habían planteado previamente la hipótesis de que los tiranosaurios jóvenes tenían dietas diferentes a las de los adultos completamente desarrollados, pero el hallazgo de fósiles marca la primera vez que los investigadores tienen evidencia directa.

"Combinado con la relativa rareza de los esqueletos juveniles de tiranosaurio, este fósil es muy significativo", añadió Schroeder. "Los dientes solo pueden decirnos mucho sobre la dieta de los animales extintos, por lo que encontrar el contenido del estómago es como recoger la proverbial 'pistola humeante'".

El contenido de la cavidad del estómago del tiranosaurio reveló que en esta etapa de la vida, los jóvenes cazaban presas pequeñas y veloces. Probablemente se debió a que el cuerpo del depredador aún no estaba preparado para presas más grandes, dijo Zelenitsky.

"Es bien sabido que los tiranosaurios cambiaron mucho durante el crecimiento, desde formas esbeltas hasta estos dinosaurios robustos que aplastan huesos, y sabemos que este cambio estaba relacionado con el comportamiento alimentario".

Cuando el dinosaurio murió, su masa era solo el 10% de la de un Gorgosaurus adulto, dijo.

Cómo los tiranosaurios juveniles llenaron un nicho

Se cree que el apetito voraz de los tiranosaurios adolescentes y otros carnívoros explica una característica desconcertante de la diversidad de los dinosaurios.

Hay relativamente pocos dinosaurios pequeños y medianos en el registro fósil, particularmente en el período Cretácico medio y tardío, algo que los paleontólogos han determinado que se debe a las actividades de caza de los tiranosaurios jóvenes.

El Gorgosaurus libratus fue el primer espécimen de tiranosaurio joven descubierto con el contenido del estómago preservado dentro del esqueleto. (Imagen: Museo Real Tyrrell de Paleontología)

“En el Parque Provincial de Dinosaurios de Alberta, de donde proviene este espécimen, tenemos una formación muy bien muestreada. Y entonces tenemos una idea bastante clara del ecosistema allí. Más de 50 especies de dinosaurios”, dijo Zelenitsky.

“Nos faltan depredadores de tamaño mediano… de ese ecosistema. Así que sí, ha existido la hipótesis de que los tiranosaurios juveniles llenaron ese nicho”.