Grandes divisiones amenazan la cumbre sobre el presupuesto europeo

Los dirigentes europeos buscan superar sus divisiones este viernes para alcanzar un presupuesto común 2014-2020, tras horas de intensas negociaciones entre un bloque de la austeridad liderado por el Reino Unido y otro por Francia e Italia, que se resiste a perder las ayudas europeas.

"Esperamos alcanzar un acuerdo. Es nuestro deber", dijo el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, al iniciar la cita.

La reunión —que estaba prevista comenzar a las 15H30— se postergó hasta las 20H30 locales (19H30 GMT).

La jefa del Gobierno alemán, Angela Merkel, advirtió que los debates arrancaron con "posturas más distantes" y que nada hacía pensar que se pudiera lograr un consenso, tras el fracaso del Consejo Europeo en noviembre, que terminó sin acuerdo sobre el presupuesto de los próximos siete años para la UE.

Bajo la presión de los países más ricos del bloque, el presidente del Consejo Europeo prevé recortes adicionales de más de 15.000 millones de euros a su anterior propuesta sobre el presupuesto comunitario, que lo dejaría ahora en unos 958.000 millones de euros para los siete años (menos del 1% del PIB europeo).

Pero el Reino Unido quiere rebajarlo más aún, hasta dejarlo al menos en unos 945.000 millones de euros.

"La UE no debe ser inmune a las presiones que tenemos para reducir el gasto" advirtió el primer ministro británico, David Cameron.

Las divisiones son claras: de un lado están los contribuyentes netos que quieren gastar poco (Reino Unido, Dinamarca, Suecia, Alemania, Austria, Holanda y Finlandia) y de otro, los amigos de la cohesión, liderados por Francia e Italia, que quieren que este presupuesto ayude a compensar los recortes que se les exigen en los presupuestos nacionales y sirvan para reactivar el crecimiento.

Italia, de hecho, amenazó con vetar cualquier acuerdo que "no respete las líneas rojas" que estableció.

El presidente francés, Francois Hollande, advirtió que no dará su visto bueno a ninguna propuesta sobre el presupuesto que "olvide la agricultura e ignore el crecimiento". Francia, Italia y España están alineadas en defensa de la PAC (Política Agrícola Común, principal partida del presupuesto comunitario).

Van Rompuy deberá hacer malabarismos para dejar a todos contentos. Pero como dijo un diplomático, la idea es que todos regresen a sus países "lo menos insatisfechos posible".

La gran incógnita es saber cuánto están dispuestos a ceder.

Londres quiere mantener también intacto el "cheque británico", la compensación que Reino Unido recibe de sus socios de la UE desde 1984 por no beneficiarse de la PAC.

El primer ministro británico, David Cameron, se encuentra en una situación incómoda: hace quince días anunció un referéndum para que los británicos decidan, en principio, antes de que termine 2017 si desean permanecer en la UE.

Tras el anuncio, el premier británico aumentó su popularidad en los sondeos y logró calmar a la creciente ala antieuropea de su Partido Conservador.

Pero ahora no querrá perder los apoyos ganados.

Alemania —impulsora de la austeridad en Europa— ve también con buenos ojos los recortes presupuestarios que exigen los británicos.

España acude mejor parada a esta cumbre que a la de noviembre, cuando el presidente del gobierno logró compensaciones específicas para el sector agrario (500 millones de euros) y las políticas de cohesión (2.800 millones de euros), las partidas que más fondos recibe su país de los europeos.

El presidente del Gobierno español, Marinao Rajoy, no hizo declaraciones a la prensa, en medio del escándalo de corrupción que involucra a su gobierno.

Ahora la cuarta economía de la zona euro intentará "salir bien en los puntos que nos interesan", indicó una fuente diplomática.

Van Rompuy prevé anunciar además la ayuda de unos 5.000 millones de euros para fondos destinados a fomentar el empleo juvenil en las regiones más afectadas de la zona euro.

Todo indica que los nuevos recortes se concentrarán en infraestructura (transporte y telecomunicaciones) asuntos exteriores y la administración de la UE (especialmente sueldos y pensiones de los funcionarios), que podría sufrir una reducción de entre 2.000 y 2.500 millones de euros.

Y el programa llamado Connecting Europe (conectando Europa) "es el que sufrirá un buen tajo" de 10.000 millones de Euros, dijo una fuente europea.

Pero incluso en caso de que los veintisiete alcancen un acuerdo --que debe se aprobado por unanimidad--, éste tendrá que ser sancionado por el Parlamento Europeo (PE).

"Si se concreta la propuesta actual, sería un retroceso en nuestro plan presupuestario", advirtió el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz.

"Con los números que están sobre la mesa, nos dirigimos hacia una unión deficitaria", advirtió.

Cargando...

 
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribe el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debe activar los cookies de su explorador para ver sus citas más recientes.
 
Inicia sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.