U.S. Markets open in 8 hrs 13 mins

El anuncio con un presupuesto inferior a 60 euros que arrasa esta Navidad

Arranca la temporada de publicidad navideña y las grandes marcas ponen toda la carne en el asador para lanzar el anuncio más exitoso y comentado. Como viene siendo tradicional desde hace años, la expectación en torno al anuncio de John Lewis ha culminado con críticas muy positivas hacia su propuesta.

Sin embargo, entre los celebérrimos nombres que suelen figurar en el top ten navideño, se ha colado de la manera más inesperada un anuncio sencillo y barato que se está haciendo viral en las redes y que amenaza con superar en likes al mismísimo Elton John.

[Te puede interesar: Lego lanza unos juegos antiestrés para adultos y arrasa]

No existe una fórmula única para el éxito, y el caso de los anuncios navideños de 2018 lo está dejando clarísimo. Por un lado, John Lewis se ha gastado un dineral en contratar a una estrella mundial como Sir Elton John y se ha garantizado un éxito previsible. El anuncio ha gustado y, señal inequívoca de ello es que ya hay varias parodias circulando.

Lo sorprendente ha sido que, en los últimos días, un proyecto de lo más modesto está alcanzando unas cotas de difusión extraordinarias. Tan modesto, que el presupuesto para su realización ha sido de 50 libras (unos 56 euros).

Y es que, a veces, se necesita muy poco atrezzo para transmitir una emoción: basta con una buena idea y un actor que la plasme de manera convincente. El vídeo que nos ocupa está protagonizado por un hombre joven que cuenta los días que faltan para que llegue la Navidad. El motivo es que su madre, antes de fallecer, dejó grabados varios cassettes con mensajes para que su hijo los fuera escuchando cada año y no olvidara el amor que ella sentía por él.

El amor es un regalo que dura para siempre es la frase que culmina la pieza, obra del publicista Phill Beastall. Según cuenta el creador, el vídeo llevaba hecho desde el año 2014 y ha sido ahora, tras ver el anuncio de John Lewis, cuando ha decidido sacarlo a la luz. Si hubiera sabido que iba a superar los 9 millones de reproducciones en Facebook en tan sólo una semana, posiblemente no lo habría tenido cuatro años guardado en la chistera.

Imagen de la campaña