U.S. Markets closed

El excéntrico monarca que es 80 veces más rico que Isabel II

El rey Rama X de Tailandia, junto a su esposa, la reina Suthida, durante la ceremonia de coronación en el Gran Palacio el 4 de mayo de 2019. Foto Getty Images

Un patrimonio estimado en 43.000 millones de dólares sitúan al Rey Maha Vajiralongkorn de Tailandia como el monarca más rico del mundo, un semidiós ante el que todos sus súbditos deben postrarse, incluso su esposa. Se ha divorciado tres veces y su verdadero amor son los perros, tan es así que nombró a su “poodle” favorito como jefe de la Fuerza Aérea de Tailandia y cuando el can murió dispuso un funeral oficial de cuatro días.

El monarca Vajiralongkorn es oficialmente conocido como el Rey Rama X y fue coronado en mayo de 2019, tres años después de que su padre Bhumibol Adulyadej falleciera, aunque se conoce muy poco sobre su vida privada debido a las fuertes restricciones a la prensa y a los ciudadanos, que por ley tienen prohibido insultar o informar sobre detalles embarazosos de la familia real.

Su patrimonio estimado de 43.000 millones de dólares lo dejan en el primer lugar con un margen bastante amplio sobre el segundo, el sultán Hassanal Bolkiah de Brunei, con 28.000 millones, y de los 18.000 millones del rey Salman bin Adbul Azis al-Saud de Arabia Saudita, en tercera posición

Rama X está muy por encima de toda la realeza británica que tiene a la reina Isabel II con 520 millones de dólares, el príncipe Carlos con 420, los príncipes William y Harry, ambos con 40 millones; Kate Middlenton, la duquesa de Cambridge con 10 millones, y Meghan Markle, la duquesa de Sussex con 5 millones.

Lo que se ha podido conocer sobre el rey tailandés es que nació en 1952, fue educado en el Reino Unido de los 13 a los 17 años, a los 18 años acudió a un curso de entrenamiento militar de cinco semanas en Australia, fue nombrado oficialmente príncipe heredero en 1972, y ese mismo año se enroló en una universidad militar australiana, de donde se graduó en 1976 como teniente con un grado en artes liberales. Seis años después obtuvo otro grado en leyes en una universidad abierta en Tailandia.

Es apasionado del ciclismo, tiene varios tatuajes, es piloto de avión y se ha casado cuatro veces.

Una vida de perro con el rey

Su verdadero amor son los perros. En los mensajes filtrados por Wikileaks hace algunos años se descubrió que la Embajada de Estados Unidos en Bangkok consideraba que Vajiralongkorn tenía un comportamiento terriblemente errático y uno de los cables describe al príncipe heredero nombrando a su perro Foo Foo como comandante supremo de la Real Fuerza Aérea Tailandesa y permitiendo que comiera y caminara sobre las mesas en un banquete oficial.

En un video grabado secretamente en 2001 durante la celebración del cumpleaños de su tercera esposa, la princesa Srirasmi, ella aparece prácticamente desnuda frente a los ojos de varios cortesanos, mientras cantan el feliz cumpleaños ella tiene al perro blanco entre sus brazos y al final está en el suelo comiendo la torta junto al plato del perro.

Artículo relacionado que te puede interesar: La consorte del rey de Tailandia, despojada de todos sus títulos

Pocos meses después de que el video se hiciera público en 2007, el entonces embajador de Estados Unidos en Tailandia, Ralph Boyce, invitó a la pareja real a una gala en su residencia, a la cual llegaron con Foo Foo.

“Estuvo presente en el evento, vestido con un traje de noche formal completo con mitones y durante el segundo número de la banda saltó sobre la mesa principal y comenzó a lamer los vasos de agua de los invitados, incluido el mío. Las payasadas del comandante de la Fuerza Aérea atrajeron la atención de lo más de 600 invitados a la audiencia y aún se habla sobre el tema”, según un correo electrónico del diplomático que fue divulgado por los cables de wikileaks.

Foo Foo murió en febrero de 2015 a los 17 años y fue incinerado después de cuatro días de ritos funerarios budistas, lo que generó una ola de comentarios cifrados en las redes sociales, dada la prohibición de criticar a la familia real.

Sucesión y coronación

Tailandia estuvo envuelta en una gran agitación política desde 2005 debido a que la élite del país no estaba a favor de que Vajiralongkorn se convirtiera en el monarca cuando muriera el enfermo rey Bhumibol Adulyadej, fallecido en 2016, debido a los escándalos que protagonizó que lo llevaron a ser impopular en su país. Todos preferían a su hermana menor, la princesa Maha Chakri Sirindhorn, como heredera del trono.

Los cables de la Embajada de los Estados Unidos en Bangkok lanzados por Wikileaks también indicaron que muchos en la estructura de poder no veían al príncipe como un sucesor adecuado para su padre Bhumibol Adulyadej.

Sin embargo, era ilegal discutir abiertamente sobre la sucesión al trono debido a una ley draconiana de lesa majestad que castiga cualquier crítica con hasta 15 años de prisión.

La veneración ordenada por los militares hacia la familia real tras el golpe de Estado de 2014 fue un factor clave que permitió a Vajiralongkorn continuar en la línea al trono a pesar de las crecientes críticas, en medio de las cuales se divorció de su tercera esposa, Sriras, cuyos familiares fueron arrestados y acusados de corrupción y crimen organizado.

Ya en ese entonces tenía planes para casarse con su cuarta esposa, una asistente de vuelo de la aerolínea Thai Airways.

Después de la muerte de su padre, el rey Bhumibol en octubre de 2016, Vajiralongkorn ascendió al trono como Su Majestad el Rey Rama X, que traduce como el décimo monarca de la casa real Chakri, pero su coronación solo tuvo lugar hasta mayo de 2019 porque quería dar tiempo a los tailandeses para que “presenten sus respetos al difunto rey”, aseguró la Asamblea Legislativa Nacional de Tailandia en un anuncio de octubre de 2016.

Y como era de esperarse, su coronación fue un evento espectacular en el que desfilaron unas 1.300 personas y elefantes cerca del palacio, tuvo una duración de cerca de seis horas y media, y un costo superior a los 30 millones de dólares.

Ese día Vajiralongkorn tenía una corona de 7,3 kilogramos que tenía incrustado un diamante indio en la parte superior.

Tres días antes de ser coronado se casó sorpresivamente con la ex asistente de vuelo, que días antes de la boda oficiaba como su guardaespaldas, y ahora se conoce como la reina Suthida, en una ceremonia “según la tradición”, dice un decreto real.

Después del registro real del matrimonio, ella se postró y ofreció flores al rey, que a cambio la ungió con agua real y le dio hojas y otras decoraciones que están asociadas con el poder del reino.

La reina Suthida postrada a los pies del rey Maha Vajiralongkorn de Tailandia durante su ceremonia de bodas el 1 de mayo de 2019. Foto Thai TV Pool (Getty Images)

Los escándalos no han parado, el último fue una orden del palacio de finales de octubre de 2019 en la que se ordena despojar de las filas reales y militares a la cortesana real Sineenat Wongvajirapakdi por actos de insubordinación graves.

La orden publicada en la gaceta del gobierno asegura que Sineenat intentó evitar que la reina Suthida fuera coronada. Ella no solo “expresó su opinión y ejerció presión de todas las formas posibles” con respecto a la elevación de la reina Suthida al trono como reina de Tailandia, sino que también buscó que el rey la nombrara en ese papel.

“Sus acciones son consideradas desleales, desagradecidas y descorteses ante la amabilidad de Su Majestad”, dice la orden y agrega que “causaron división entre los sirvientes reales y malentendidos entre el público; estos equivalen a actos de sabotaje contra el país y la institución (monarquía)”.

Una casa real con mucho dinero que dará mucho de que hablar en los próximos años.

Artículos relacionados que te pueden interesar: