U.S. Markets closed

El nuevo escándalo de Facebook: está pidiendo a algunos usuarios las contraseñas de sus correos

El escándalo de Cambridge Analytica, en el que se recopiló y se utilizó sin permiso la información de 50 millones de usuarios de Facebook, afectó duramente a la compañía de Mark Zuckerberg, que en los últimos meses ha estado sumida en una crisis de confianza que incluso provocó que su fundador se viera obligado a pedir perdón.

Ahora, cuando parece que por fin la empresa vuelve a levantar el vuelo y sus acciones alcanzan los máximos en siete meses, una nueva controversia vuelve a poner en el ojo del huracán a Facebook. La noticia la ha dado Business Insider y no deja en muy buen lugar a la poderosa red social. Y una vez más, el caballo de batalla está muy relacionado con la privacidad de la gente.

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook (REUTERS/Charles Platiau/File Photo).

La compañía está pidiendo a algunos de sus nuevos usuarios que revelen las contraseñas de sus correos electrónicos, una medida muy criticada por los expertos, que alertan que esta decisión puede poner en riesgo la seguridad de los internautas en línea.

Una de las principales reglas para mantenerse a salvo de los ataques en Internet es no compartir las contraseñas ni tampoco ingresarlas en otros servicios, con el fin de evitar los ataques de suplantación de identidad, conocidos popularmente como pishing, que se ocupan de robar tanto nuestras claves ocultas como información personal.

Facebook está incumpliendo esta medida básica de seguridad para los usuarios que intentan registrarse con proveedores de correo electrónico como Yandex o GMX. En el momento en el que estos internautas intentan acceder a la red social, la compañía solicita confirmar su dirección de mail introduciendo también la contraseña. Esto no pasa por ejemplo con Gmail, ya que cuenta con una herramienta de verificación común que puede comprobar la identidad por sus propios medios.

Otro de los descubrimientos que hizo el portal especializado es que tras ingresar la contraseña, aparece una ventana emergente en la que se dice que la compañía está importando los contactos (del correo electrónico), pese a que no pide permiso previamente al usuario para hacerlo. Aún así, el medio no ha sido capaz de comprobar si realmente la herramienta se apodera de los números y datos o no.

Ante semejante polémica, Facebook ha querido salir a dar la cara y lo ha hecho para dar marcha atrás. Un portavoz de la compañía ha asegurado que la red social va a eliminar esta característica aunque no ha precisado el plazo de tiempo en el que se llevará a cabo. También ha señalado que la empresa no está almacenando las contraseñas y que simplemente es un modo más de verificación, igual que lo es hacerlo con un código enviado al teléfono o un enlace enviado al correo electrónico.

Aún así, las críticas ante esta intrusión en la privacidad de la gente han hecho mella y Facebook ha defendido que no es una buena forma de hacerlo, por lo que han decidido descontinuar esta función. Está por ver cómo le afecta este nuevo caso, aunque de momento este 2019 está siendo esperanzador para la compañía. Y es que ni siquiera la posibilidad de que se produzca una posible regulación gubernamental de las compañías de redes sociales (algo que ha propuesto el propo Zuckerberg) está frenando a Facebook. Las consecuencias, de momento, son desconocidas.