U.S. markets open in 6 hours 9 minutes
  • F S&P 500

    4,145.00
    +12.75 (+0.31%)
     
  • F Dow Jones

    34,091.00
    -57.00 (-0.17%)
     
  • F Nasdaq

    12,528.75
    +114.50 (+0.92%)
     
  • RTY=F

    1,966.70
    -1.70 (-0.09%)
     
  • Petróleo

    76.79
    +0.38 (+0.50%)
     
  • Oro

    1,973.10
    +30.30 (+1.56%)
     
  • Plata

    24.23
    +0.62 (+2.61%)
     
  • dólar/euro

    1.1010
    +0.0016 (+0.14%)
     
  • Bono a 10 años

    3.3970
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    17.87
    -1.53 (-7.89%)
     
  • dólar/libra

    1.2388
    +0.0016 (+0.13%)
     
  • yen/dólar

    128.6080
    -0.3170 (-0.25%)
     
  • BTC-USD

    23,827.54
    +769.52 (+3.34%)
     
  • CMC Crypto 200

    543.04
    +300.36 (+123.77%)
     
  • FTSE 100

    7,785.76
    +24.65 (+0.32%)
     
  • Nikkei 225

    27,402.05
    +55.17 (+0.20%)
     

Entierran a soldado de Wheaton casi 2 décadas después de ser herido en la guerra de Irak

Joel Gómez, exsargento del ejército, fue enterrado el martes con todos los honores militares, casi dos décadas después de sufrir heridas catastróficas durante la Guerra de Irak.

El nativo de Wheaton, de 42 años, murió el 22 de noviembre tras desarrollar neumonía y problemas renales. Estuvo viviendo con tetraplejia desde que se rompió la columna en dos partes mientras estaba en una misión de combate en 2004.

Fue enterrado en el Cementerio Nacional Abraham Lincoln en Elwood, convirtiéndose en uno de los más de 4,400 militares estadounidenses que han muerto a causa de las heridas sufridas durante la guerra.

Escoltado al sitio por Patriot Guard Riders, Gómez recibió un saludo de rifle al comienzo del servicio por sus contribuciones en el Ejército. Un corneta tocó “Taps” tan pronto como las voleas dejaron de resonar en un fuerte viento de noviembre.

Al final de la ceremonia, la bandera estadounidense que cubría su ataúd se dobló en un triángulo y se le entregó a su hermana, Noemí Sánchez, una madre trabajadora de tres hijos que supervisó gran parte del cuidado nocturno de Gómez desde su lesión. Ambos padres murieron en los últimos años.

Gómez sufrió sus devastadoras heridas el 17 de marzo de 2004, cuando el vehículo blindado en el que viajaba cayó al río Tigris mientras tenía la misión de capturar a los soldados enemigos que habían estado disparando contra su base. Se desconoce si la causa fue un artefacto explosivo o si el camino se derrumbó bajo el enorme peso del vehículo de combate Bradley.

Se despertó una semana después en un hospital del ejército en Alemania, sin poder mover los brazos ni las piernas. Nunca más volvería a caminar, alimentarse o respirar sin un tubo de traqueotomía.

La comunidad de Wheaton apoyó a la familia y recaudó dinero para construir una casa totalmente accesible de 2,100 pies cuadrados en el lado sureste de la ciudad. Los donantes privados recolectaron alrededor de $300,000 para la casa, mientras que 52 contratistas, subcontratistas y trabajadores donaron materiales y tiempo por un total de $375,000. Gómez se mudó a la casa en septiembre de 2005, más de un año después de lesionarse.

En un servicio de oración el lunes por la noche, amigos y familiares describieron a Gómez como un hombre que nunca perdió su sentido del humor ni su pasión por aprender después de sus lesiones. Recordaron cómo gastaba bromas a sus cuidadores, leía libros, miraba documentales y tenía un globo terráqueo cerca de su cama para poder hablar sobre temas internacionales con la gente.

“Aprendí mucho de Joey”, dijo su amigo Terry Masterson, “pero lo que más aprendí fue cuán grandioso es el espíritu humano”.

Masterson, quien dirigía el Boys Club del vecindario al que pertenecía Gómez en su juventud, reconoció el precio que toda la familia del soldado pagó por su sacrificio. Su hermana lo cuidaba durante sus horas libres, y su sobrina y sobrino, que eran niños pequeños en el momento de su lesión, pasaron su infancia visitándolo en hospitales y ayudando a cuidarlo en casa.

Gómez siguió siendo un tío cariñoso durante toda su vida, ofreciéndoles apoyo financiero y emocional según fuera necesario.

“Todo el mundo tiene una persona”, dijo su sobrina Sonia Sánchez. “Mi tío era mi persona”.

Los dolientes también rindieron homenaje a la cuidadora de Gómez durante mucho tiempo, Elva Cuahquentzi, quien tuvo que volver a México para lidiar con un problema de inmigración y aún no se le había permitido regresar. Su partida obligó a Gómez a mudarse a un asilo de ancianos el mes pasado, donde desarrolló neumonía a las pocas semanas de llegar a las instalaciones y estaba tan asustado por el nivel de atención que le pidió a Masterson que llamara al 911 y lo llevaran a una sala de emergencias cercana.

Gómez pasó sus últimos días conscientes preguntando por Cuahquentzi y soñando con regresar a la casa accesible construida específicamente para él por la comunidad de Wheaton.

Cuahquentzi, de 50 años, permanece en México esperando noticias sobre su solicitud de inmigración. Su hijo Emmanuel Pérez, sin embargo, leyó una carta de ella durante el servicio. Ella describió a Gómez como su propósito en la vida y dijo que lo amaba como si fuera uno de sus propios hijos.

“Aprender a amar a Joel fue fácil”, dijo Cuahquentzi en su carta. “Olvidar a Joel será imposible”.

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA