Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,303.27
    +6.17 (+0.12%)
     
  • Dow Jones

    40,003.59
    +134.21 (+0.34%)
     
  • Nasdaq

    16,685.97
    -12.35 (-0.07%)
     
  • Russell 2000

    2,095.72
    -0.53 (-0.03%)
     
  • Petróleo

    80.00
    +0.77 (+0.97%)
     
  • Oro

    2,419.80
    +34.30 (+1.44%)
     
  • Plata

    31.77
    +1.90 (+6.36%)
     
  • dólar/euro

    1.0872
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4200
    +0.0430 (+0.98%)
     
  • dólar/libra

    1.2706
    +0.0035 (+0.28%)
     
  • yen/dólar

    155.6190
    +0.3120 (+0.20%)
     
  • Bitcoin USD

    67,148.24
    +19.64 (+0.03%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,368.60
    -5.24 (-0.38%)
     
  • FTSE 100

    8,420.26
    -18.39 (-0.22%)
     
  • Nikkei 225

    38,787.38
    -132.88 (-0.34%)
     

Con la estadística, evitar los extremos; con el VAR, tener la cabeza fría al servicio del corazón caliente

- Créditos: @Getty Images
- Créditos: @Getty Images

Luego de viajar en París en un subte cuyo primer vagón no llevaba ningún conductor humano, comenté entre amigos que yo no me subiría a un avión que solo fuera conducido por un piloto automático. Al escuchar esto, uno de ellos afirmó: “Y yo no me subiría a un avión que no tuviera piloto automático”. En aviación, las estadísticas son nítidas: el error humano, incluyendo el terrorismo, causa más accidentes que los algoritmos. En el fútbol, ¿no estará ocurriendo algo parecido?

Al respecto consulté al inglés Ronald Aylmer Fisher (1890-1962), quien, según Anthony William Fiarbank Edwards, se distinguió en matemáticas, a pesar de que por problemas de visión no podía trabajar con luz artificial. Sus instructores le enseñaban a través del oído.

Generó una significativa capacidad para desarrollar en su cabeza complejos argumentos matemáticos. Esto se manifestó en su habilidad para llegar a conclusiones olvidando la demostración, y en desarrollar e informar de manera verbal argumentos esencialmente matemáticos, que sus alumnos luego traducían al lenguaje algebraico. También Antoine Cournot, Leonhard Euler, Henry Fawcett, Aleksandr Lyapunov, Carlo Ponzi y René Roy terminaron su vida ciegos, o con graves problemas visuales.

PUBLICIDAD

–Impresionantes sus logros académicos, dada su limitación visual. ¿Cuáles fueron los más significativos?

–Antes de graduarme hice una buena estimación estadística basada en los datos de Gregor Mendel, donde introduje el término “varianza”, principal indicador de dispersión de un conjunto de datos; publiqué una monografía introduciendo el método de máxima verosimilitud; proporcioné una prueba de la distribución del estadístico “t”, que Student (seudónimo de William Seale Gosset) solo había conjeturado; fui uno de los primeros en advertir la importancia del descubrimiento del DNA, realizado por James Watson y Francis Crick, y en 1934, y de manera independiente de John von Neumann, descubrí y publiqué la idea de la estrategia “mixta”, solución que ya había sido obtenida por James Waldegrave.

–Además de lo cual, ejerció gran influencia sobre Robert Charles Geary, el más grande de los estadísticos de Irlanda.

–Eso dijo él, cuando afirmó que la mayor suerte que había tenido en su vida fue que su período como investigador en gran parte había coincido con el mío, agregando que “todo está en Fisher, lo único que hay que hacer es cavar un poco”.

–Lo consulto por las críticas que en la Argentina está recibiendo el VAR.

–Me pregunto cuántos saben qué significa VAR. Estamos delante de uno de esos casos donde la versión en inglés y en castellano utiliza las iniciales en el mismo orden. Diferente de lo que ocurre con el Fondo Monetaria Internacional (IMF en inglés, FMI en castellano) y Naciones Unidas (UN y NU, respectivamente).

–¿Qué significa VAR?

–Video que Asiste al Referí. El VAR proporciona información más precisa que la que surge de los ojos del árbitro y de los ojos de sus asistentes, quienes siguen el partido desde los laterales, para determinar si el delantero estaba en posición adelantada cuando pateó e hizo gol, si la pelota salió del campo de juego o entró en el arco, así como la dinámica de la jugada que puede merecer un penal. En una palabra, el VAR le proporciona al referí información más precisa que la que surge del plano ocular.

–A ver si entiendo bien. Usted dice que no es el VAR el que define si una determinada jugada merece ser castigada con penal.

–Obvio, pero hace bien en plantearlo para que quede bien en claro. Como su nombre lo indica, el VAR es una herramienta al servicio del árbitro, que sigue siendo quien finalmente toma la decisión. Luego de consultar al VAR, un referí se puede equivocar, pero tuvo más tiempo –y contó con más ayuda– para verificar qué pasó.

–Quiere decir que el VAR no se puede equivocar.

–¿Cómo se va a equivocar una herramienta? Lo que puede ocurrir es que no sea perfecta, pero eso se corrige con el cambio tecnológico. Con todos los adelantos ocurre lo mismo. Piense en los celulares, los programas de traducción, etcétera.

–Con el VAR, ¿no se corre el riesgo de interrumpir mucho los partidos y, por consiguiente, de “enfriar” el clima generado en la cancha?

–Otra vez, el uso y el abuso del VAR dependen de una decisión humana, en este caso, del árbitro del partido. Es una cuestión empírica; de repente, las autoridades de la AFA le pueden llamar la atención a un referí “VARmaníaco”, pero ciertamente que, para el desarrollo del juego, es mucho mejor poder revisar determinadas jugadas que continuar con el vértigo pre-VAR, una era con mayor cantidad de errores, cuando la aplicación del reglamento dependía exclusivamente de lo que veían o no veían el referí y sus ayudantes.

–Usted enfatiza el hecho de que el VAR aporta información; por consiguiente, lo llevo al plano de las estadísticas en general.

–Plano en el cual se presentan dudas, pero de naturaleza diferente a las que plantea el VAR. Porque en este último caso la duda se puede plantear referida a si la tecnología permite trazar la raya del “orsay”, teniendo en cuenta no solamente la panza de los jugadores, sino los pelos de sus cejas; mientras que, en el caso de las estadísticas económicas, las dudas son mucho más graves y se refieren tanto a problemas conceptuales como de estimación.

–Lo escucho.

–Tomemos el caso del PBI. En un primer análisis, todo el mundo mira la variación del PBI para saber si estamos mejor o peor. Ahora bien, desde el punto de vista conceptual, ¿qué productos deben incluirse en la estimación estadística? Por ejemplo, ¿deben incluirse las bombas y las drogas? En un país donde el aumento de la delincuencia obliga a que algunos carpinteros trabajen de policías, ¿en qué sentido esto significa un aumento del bienestar de la población?

–Además de lo cual, existen los problemas de estimación.

–Sigamos con el PBI. En la Argentina la economía informal equivale a por lo menos la tercera parte del PBI formal. Esto no se debe a problemas conceptuales, sino de estimación.

–Porque la porción informal de la economía no aparece en las estimaciones oficiales.

–Aparece, pero solo parcialmente. Porque la fábrica que opera en la informalidad compra energía, y el sector energético solo opera en blanco. Los “enganchados” roban energía, pero igual hay que producirla. Adrián Claudio Guissarri fue un pionero de la estimación de la economía informal en la Argentina.

–¿Qué me quiere decir con todo esto?

–Que en materia estadística hay que evitar los extremos; ni ignorar los datos, porque no son exactos, ni hacer teorías sobre la base de los decimales.

–¿Y en el caso del VAR?

–Poner la cabeza fría al servicio del corazón caliente. ¿Tu equipo perdió el partido? No le eches la culpa al VAR.

–Don Ronald, muchas gracias.