U.S. Markets closed

Esto es lo que sucedería si Silicon Valley fuera un país independiente

Vista panorámica de Silicon Valley. (Getty Images).

El peso que tienen los líderes de Silicon Valley no es comparable con el de los presidentes, ministros o monarcas el resto del mundo. Los sultanes de la tecnología tienen a la población mundial a sus pies y eso incluye a los dirigentes internacionales. Tanto poder lleva consigo unas consecuencias que han cambiado el panorama de ese pequeño núcleo californiano donde se encuentran estas empresas, emprendedoras en el pasado y plenamente consolidadas en la actualidad. El éxito de Facebook, Google, Yahoo!, PayPal, Apple, Adobe, Twitter, Uber o eBay han cambiado la geografía poblacional del área metropolitana de San José.

Tanto es así, que si Silicon Valley fuera un país, sería uno de los más ricos del mundo. El producto interior bruto (PIB) per capita es de $128,308, una cifra superior a casi todas las naciones del Planeta. Supera a Finlandia con una producción económica valorada en 275 mil millones de dólares, según la Oficina de Análisis Económicos. Datos del Banco Mundial consultados por The Guardian, desprenden que Qatar sería el país con mayor producto interior bruto per capita con 128,657. De esta manera, la zona Palo Alto, Mountain View y Cupertino superarían a otros lugares como Macau, en China, donde el negocio de los casinos deja $115,367 por persona y Luxemburgo, con un PIB de $107,641.

Las cuentas salen, ya que la mitad de los multimillonarios de las tecnológicas residen en Silicon Valley y gran parte de la otra mitad tampoco es que vivan demasiado lejos, ya que lo hacen en San Francisco y Oakland. El área metropolitana de San José cuenta con un renta per capita de $89,978 y lo pone a la altura de Singapur y Brunei. Otros datos indican que esta zona es la tercera con mayor PIB después de Zurich, en Suiza, y Oslo, en Noruega.

Mezquita Omar Ali Saifuddien ubicada en uno de los lugares más ricos: Brunei. (Getty Images).

Estos datos enorgullecen a los que forman parte de la burbuja económica que se ha creado en esta pequeña región del norte de California, sin embargo, las desigualdades son de lo más notorias. A Silicon Valley la conocemos gracias a la innovación, pero geográficamente pertenece al condado de Santa Clarita, una área que ha sufrido un impacto total. Para que la renta per capita se dispare para algunos, para otros bajan a niveles exagerados.

El proceso de gentrificación ha sido de lo más pronunciados de Estados Unidos. El coste de vida, el mercado inmobiliario de adquisición y los alquileres se han convertido en un lujo solamente apto para las élites de las tecnológicas. El resto de la población se ha ido desplazando a otros lugares, y mientras algunos han sacado tajada de la oportunidad de tener a miles de compañías -entre las que hay 39 de las más ricas del mundo- para hacer negocios, otros han sido engullidos por la fiebre del dinero. Las diferencias sociales son de lo más notorias en San José. Su centro financiero, descuidado y casi desértico, tiene una población de gente sin hogar de cerca de 4,500 según el censo de la ciudad .

Para los expertos se está viviendo una crisis humanitaria en el área metropolitana de San José y los gigantes tecnológicos no están contribuyendo a paliarla. Marc Benioff es el CEO de Salesforce, una de las empresas afincadas en Silicon Valley, y criticó en una entrevista realizada en octubre de 2018 por The Guardian a sus colegas emprendedores por su falta de generosidad con la ciudad en la que se hicieron millonarios. Sus dardos fueron dirigidos específicamente contra Jack Dorsey, el CEO de Twitter.

Marc Benioff es el CEO de la tecnológica Salesforce. (Getty Images).

“Simplemente no quiere dar nada, eso es todo. No ha ofrecido nada a la ciudad por las consecuencias”, afirmó. Y es que las excepciones fiscales son una dinámica habitual en las grandes corporaciones. 

El magnate de Twitter se mostró contrario a una subida de los impuestos del 0.5% a compañías de San Francisco que facturen más de 50 millones de dólares con el fin de llevar a cabo ayudas para los sin techo. Finalmente, la medida se probó en noviembre del mismo año y la estimación fue la de duplicar el presupuesto destinado para esta labor, que será de en torno a 250 y 300 millones de dólares.

Otras voces que piden más compromiso de las grandes corporaciones de la zona es Mark Weinberg, presidente del Consejo del Instituto Económico, quien aseveró al diario local Mercury News que el PIB de la región no sería tan elevado de no ser porque en otros lugares de California es mucho menor.

Residente en un campamento de gente sin hogar ubicado en Silicon Valley. (Getty Images).

“No habría una Silicon Valley de no existir un Central Valley”, afirmó refiriéndose a los núcleos rurales californianos.

Si Silicon Valley fuera un país sería uno de los más ricos del mundo, pero también uno de los más desiguales. Los analistas abogan porque el crecimiento no sólo sea en las inversiones, el consumo y demás, sino también en ayudar a prosperar a los que menos opciones tienen dentro de la comunidad. Qué mejor manera de complementar el cambio del mundo a través de la tecnología que hacerlo también con la bondad y la compasión por bandera.