U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,026.12
    -1.14 (-0.03%)
     
  • Dow Jones

    34,347.03
    +152.93 (+0.45%)
     
  • Nasdaq

    11,226.36
    -58.94 (-0.52%)
     
  • Russell 2000

    1,869.19
    +5.67 (+0.30%)
     
  • Petróleo

    76.55
    -1.39 (-1.78%)
     
  • Oro

    1,755.00
    +9.40 (+0.54%)
     
  • Plata

    21.48
    +0.11 (+0.53%)
     
  • dólar/euro

    1.0401
    -0.0011 (-0.10%)
     
  • Bono a 10 años

    3.6910
    -0.0150 (-0.40%)
     
  • dólar/libra

    1.2077
    -0.0037 (-0.30%)
     
  • yen/dólar

    139.2700
    +0.6800 (+0.49%)
     
  • BTC-USD

    16,554.33
    +55.28 (+0.34%)
     
  • CMC Crypto 200

    386.97
    +4.32 (+1.13%)
     
  • FTSE 100

    7,486.67
    +20.07 (+0.27%)
     
  • Nikkei 225

    28,283.03
    -100.06 (-0.35%)
     

Las fábricas de EEUU registran su avance más lento en casi dos años y medio -ISM

FOTO DE ARCHIVO: Una fábrica de BMW en Greer

WASHINGTON, 3 oct (Reuters) - La actividad manufacturera de Estados Unidos creció en septiembre a su ritmo más lento en casi dos años y medio, ya que los nuevos pedidos se contrajeron, probablemente porque la subida de los tipos de interés para frenar la inflación enfrió la demanda de bienes.

El Institute for Supply Management (ISM) dijo el lunes que su PMI manufacturero cayó a 50,9 puntos este mes, la lectura más baja desde mayo de 2020, desde los 52,8 de agosto.

Una lectura por encima de 50 puntos indica expansión en el sector manufacturero, que representa el 11,9% de la economía estadounidense. Los economistas encuestados por Reuters habían previsto que el índice se deslizaría a 52,3 puntos.

Parte de la ralentización del sector manufacturero refleja la rotación del gasto de bienes a servicios. Los datos del Gobierno federal estadounidense del pasado viernes mostraron que el gasto en bienes manufacturados de larga duración apenas aumentó en agosto, mientras que los desembolsos en servicios repuntaron.

Desde marzo, la Reserva Federal ha subido su tipo de interés oficial desde casi cero hasta el rango actual del 3,00% al 3,25%, y el mes pasado señaló que se avecinan más subidas importantes este año.

El aumento de los costes de los préstamos está reduciendo el gasto en artículos de gran valor, como los electrodomésticos y los muebles, que suelen comprarse a crédito.

El subíndice de nuevos pedidos de ISM cayó a 47,1 puntos el mes pasado, también la lectura más baja desde mayo de 2020, desde los 51,3 de agosto. Fue la tercera vez este año que el índice se contrajo.

La cartera de pedidos también se está reduciendo. Si bien esto apunta a una mayor desaceleración del sector industrial de EEUU, también está en función de la disminución de los cuellos de botella en la cadena de suministro.

La medida del ISM sobre las entregas de los proveedores cayó a 52,4 puntos desde 55,1 en agosto. Una lectura superior al 50% indica una ralentización de las entregas a las fábricas

Al aflojarse las cadenas de suministro, las presiones inflacionistas los precios de fábrica siguieron disminuyendo.

Una medida de los precios pagados por los fabricantes cayó a 51,7, la lectura más baja desde junio de 2020, desde los 52,5 puntos de agosto. La continua desaceleración se debe al retroceso de los precios de las materias primas. La inflación anual de los consumidores y de los productores se desaceleró en agosto, lo que hizo esperar que los precios hayan tocado techo.

La medición del empleo en las fábricas del ISM cayó a 48,7 puntos, desde el máximo de cinco meses de 54,2 en agosto. Es la cuarta vez este año que el índice se contrae. El índice ha sido un mal indicador de las nóminas del sector manufacturero en el informe de empleo del Gobierno federal de EEUU, que ha crecido constantemente a pesar de las fluctuaciones en el indicador de empleo del ISM.

Aunque el crecimiento del empleo se está ralentizando, la demanda de trabajadores sigue siendo fuerte. A finales de julio había 11,2 millones de puestos de trabajo sin cubrir en toda la economía, con dos vacantes por cada trabajador desempleado.

(Reporte de Lucia Mutikani; edición de Chizu Nomiyama; traducción de Darío Fernández)