Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,308.13
    +4.86 (+0.09%)
     
  • Dow Jones

    39,806.77
    -196.82 (-0.49%)
     
  • Nasdaq

    16,794.88
    +108.91 (+0.65%)
     
  • Russell 2000

    2,102.50
    +6.78 (+0.32%)
     
  • Petróleo

    79.65
    -0.41 (-0.51%)
     
  • Oro

    2,430.30
    +12.90 (+0.53%)
     
  • Plata

    32.06
    +0.80 (+2.55%)
     
  • dólar/euro

    1.0860
    -0.0012 (-0.11%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4370
    +0.0170 (+0.38%)
     
  • dólar/libra

    1.2708
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • yen/dólar

    156.1900
    +0.5710 (+0.37%)
     
  • Bitcoin USD

    69,073.34
    +2,883.46 (+4.36%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,467.01
    +112.60 (+8.31%)
     
  • FTSE 100

    8,424.20
    +3.94 (+0.05%)
     
  • Nikkei 225

    39,069.68
    +282.30 (+0.73%)
     

Los fondos de cobertura buscan oportunidades en los bonos AT1 de Credit Suisse a bajo precio

Un peatón camina junto a un logotipo de Credit Suisse fuera de su edificio de oficinas en Hong Kong

Por Nell Mackenzie, Xie Yu y Scott Murdoch

LONDRES, 21 mar (Reuters) - Los inversores en deuda en dificultades y los grandes fondos de cobertura están comprando bonos adicionales de nivel 1 (AT1) de Credit Suisse a precios mínimos, después de que se redujeran a cero en el rescate del banco suizo por su rival UBS.

En virtud del acuerdo con UBS, el regulador suizo determinó que los bonos AT1 de Credit Suisse, con un valor teórico de 16.000 millones de francos suizos (17.350 millones de dólares), perderían todo su valor, una decisión que asombró a los mercados de crédito mundiales y enfureció a muchos tenedores de la deuda, que creían que estarían mejor protegidos que los accionistas.

Los bonos AT1, que pueden convertirse en acciones, tienen un rango superior al de las acciones en la estructura de capital de un banco. Si un banco tiene problemas, los obligacionistas suelen tener prioridad sobre los accionistas a la hora de recuperar su dinero.

PUBLICIDAD

Los bonos AT1 emitidos por otros bancos europeos cayeron el lunes, ya que el trato dado a los tenedores de bonos AT1 de Credit Suisse puso de manifiesto los riesgos de este tipo de deuda.

Los bonos, que ahora cotizan a unos 0,03 centavos de dólar, se han convertido en una oportunidad para los fondos de cobertura, que están apostando a que la fusión de UBS/Credit Suisse podría no llevarse a cabo o que el regulador suizo podría incluso revocar su decisión, dijeron seis operadores y negociantes.

Robert Southey, corredor de Southey Capital en Londres, dijo que desde el domingo por la tarde se habían negociado bonos por valor nominal de varios cientos de millones de dólares, principalmente entre grandes inversores estadounidenses.

Como los bonos cotizan en bolsa, los compradores oportunistas pueden comprarlos a fondos y bancos privados que buscan deshacerse de ellos, dijo Southey.

Entre los compradores hay una mezcla de fondos de cobertura y fondos de deuda en dificultades, que según Southey tendrán que mantener los bonos durante un largo periodo antes de amortizarlos.

Algunos de esos compradores pretenden unirse a grupos que litigarían para mejorar las probabilidades de cobrar los bonos, dijo Southey. El bufete de abogados Quinn Emanuel está hablando con los tenedores de AT1 sobre la posibilidad de recuperar parte de sus pérdidas a través de los tribunales.

Louis Gargour, director de inversiones y socio gestor del fondo de cobertura de 550 millones de dólares LNG Capital, dijo que la acción legal podría aumentar el botín para los inversores que se abalanzan sobre los AT1 de Credit Suisse, pero que aprovechar la venta masiva de bonos similares emitidos por otros bancos era la operación más inteligente.

Los reguladores europeos, incluido el Banco Central Europeo, afirmaron el lunes que seguirán imponiendo pérdidas a los accionistas antes que a los tenedores de bonos.

(1 $ = 0,9223 francos suizos)

(Reporte de Nell Mackenzie; información adicional de Karin Strohecker y Scott Murdoch en Sydney, Xie Yu y Summer Zhen en Hong Kong y Davide Barbuscia en Nueva York; edición de Sinead Cruise, Jane Merriman y Bradley Perrett, editado en español por José Muñoz)