U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,825.33
    +39.95 (+1.06%)
     
  • Dow Jones

    31,097.26
    +321.83 (+1.05%)
     
  • Nasdaq

    11,127.84
    +99.11 (+0.90%)
     
  • Russell 2000

    1,727.76
    +19.77 (+1.16%)
     
  • Petróleo

    108.46
    +2.70 (+2.55%)
     
  • Oro

    1,812.90
    +5.60 (+0.31%)
     
  • Plata

    19.77
    -0.51 (-2.50%)
     
  • dólar/euro

    1.0426
    -0.0057 (-0.54%)
     
  • Bono a 10 años

    2.8890
    -0.0830 (-2.79%)
     
  • dólar/libra

    1.2103
    -0.0072 (-0.59%)
     
  • yen/dólar

    135.1750
    -0.5530 (-0.41%)
     
  • BTC-USD

    19,343.09
    -51.41 (-0.27%)
     
  • CMC Crypto 200

    420.84
    +0.70 (+0.17%)
     
  • FTSE 100

    7,168.65
    -0.63 (-0.01%)
     
  • Nikkei 225

    25,935.62
    -457.42 (-1.73%)
     

Un gigante en problemas. Después de un año duro, SoftBank se prepara para seguir sufriendo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·7  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Masayoshi Son ejerce un liderazgo no tradicional al frente de SoftBank
Tomohiro Ohsumi

Hace un año, en el medio del boom digital que se vivió en pandemia, Son Masayoshi encarnó la promesa futurista de la tecnología global. El extravagante fundador de SoftBank Group, una empresa de telecomunicaciones y software convertida en un megafondo de inversión, reportó la ganancia anual más alta de la historia para una compañía japonesa, impulsada por las valoraciones vertiginosas de sus inversiones en tecnología.

Doce meses después, SoftBank y Masa, como se conoce a Son, vuelven a ser la cara más visible del futuro de la tecnología. Ahora, tanto él como la industria están lidiando con el aumento de las tasas de interés, el deterioro de los balances, la desilusión de los inversionistas y, en buena medida, la represión de China contra sus compañías digitales. Sin embargo, la suerte que puede correr a Masa es de interés no solo para los accionistas en dificultades de SoftBank, que colectivamente han perdido aproximadamente US$140.000 millones en valor bursátil desde que el precio de sus acciones alcanzó su punto máximo en febrero de 2021, sino también para cualquier persona interesada en el destino de la tecnología más en general.

Unicornios en peligro. Después de un año de vacas gordas, las nuevas empresas tecnológicas se preparan para tiempos difíciles

El 12 de mayo, SoftBank informó una pérdida neta de US$15.000 millones para el último año financiero que finalizó en marzo, causada principalmente por una reducción de valor de casi US$30.000 millones en el valor neto de sus inversiones tecnológicas emblemáticas. Sus participaciones en compañías que cotizan, sobre todo en Alibaba, un gigante chino del comercio electrónico golpeado por la represión del Partido Comunista contra la gran tecnología de China, están perdiendo su brillo. Northstar, una desafortunada unidad comercial que canalizó los fondos excedentes de la empresa matriz principalmente a las acciones tecnológicas estadounidenses, prácticamente se liquidó después de perder US$5250 millones el año pasado.

Las grandes inversiones privadas de SoftBank, en nuevas empresas que generan pérdidas con modelos comerciales no probados, se están revaluando rápidamente a medida que las tasas de interés más altas hacen que las empresas cuyas ganancias se encuentran en su mayoría en el futuro lejano parezcan menos atractivas para los inversores. Las autoridades de competencia frenaron la venta de Arm, un fabricante de chips británico, por US$66.000 millones, a Nvidia, una estadounidense más grande. Todo esto hace que la deuda neta de SoftBank de US$140.000 millones, la sexta más grande para cualquier empresa no financiera que cotiza en bolsa en el mundo, sea más difícil de gestionar. Y puede haber más dolor por venir, ya que la venta masiva de tecnología se ha acelerado desde marzo, cuando SoftBank cerró los libros de su año financiero.

Desafíos en puerta

El primer gran desafío de SoftBank tiene que ver con sus activos y, en particular, con su capacidad para monetizarlos. La cartera de ofertas públicas iniciales de su Vision Fund de $100.000 millones y su hermana menor, Vision Fund 2, se está agotando. Eso hace que sea más difícil para Son obtener ganancias en las primeras inversiones en una serie de nuevas empresas atractivas. Oyo, una empresa hotelera india respaldada por SoftBank, reveló planes en octubre para recaudar US$1100 millones de una cotización en bolsa, pero informes más recientes sugieren que la empresa podría reducir el objetivo de recaudación de fondos o archivar el plan por completo. Se rumoreaba que otras participaciones, incluidas ByteDance (la empresa matriz china de TikTok), Rappi (el gigante colombiano de delivery) y Klarna (una financiera sueca) eran posibles candidatas a salir a Bolsa en 2022. Sin embargo, hasta ahora ninguna ha anunciado sus planes concretos de debutar en el mercado bursátil y todo indica que seguirá siendo así, a menos que cambian las condiciones de la economía.

Un respiro

Arm, que ahora se espera que lance una oferta pública inicial, puede ofrecer un respiro. Son quiere cotizar el fabricante de chips a mediados del próximo año. Pero incluso los más optimistas dudan de que una salida a bolsa pueda alcanzar algo parecido a la suma que Nvidia estaba ofreciendo antes de que intervinieran los entes reguladores. En el extremo alcista, Pierre Ferragu de la consultora New Street Research, sugiere que Arm puede estar valorado en US$45.000 millones o más en el mercado público (US$13.000 millones más de lo que SoftBank pagó por la empresa en 2016, pero muy por debajo de la oferta de Nvidia). Menos optimista, Mio Kato de Lightstream Research, una firma de analistas en Tokio, dice que le cuesta imaginar que la firma de chips valga más de US$8000 millones.

Los problemas de Son no terminan con la columna de activos del balance de su empresa. Su deuda también parece problemática. A corto plazo, parece bastante manejable. Los rescates de bonos de SoftBank en los próximos 12 meses son modestos: US$3300 millones vencerán en el año fiscal actual y otros US$6800 millones entre abril de 2023 y marzo de 2024. Los US$21.300 millones en efectivo de SoftBank serían más que suficientes para cubrir esos reembolsos. Son ha señalado que, a pesar de las fuertes pérdidas de inversión, la deuda neta de su empresa como parte del valor de las acciones de sus participaciones se ha mantenido prácticamente sin cambios, en torno al 20 por ciento.

softbank
archivo


Los problemas de Son no terminan con la columna de activos del balance de SoftBank. Su deuda también parece problemática (archivo/)

Visión diferente

El precio de los swaps de incumplimiento crediticio contra la deuda de SoftBank, que se paga si la empresa defaultea algún vencimiento, cuenta una historia diferente. En la mayoría de los vencimientos de un año a diez años, los swaps solo han sido más caros una vez en la última década, durante la turbulencia del mercado de marzo de 2020, cuando los países entraron en los primeros bloqueos pandémicos.

https://www.lanacion.com.ar/economia/negocios/el-futuro-de-softbank-el-fin-de-la-era-del-dinero-facil-nid26022022/

El grupo posee otras grandes responsabilidades: su Vision Fund original, un vehículo gigantesco para inversiones tecnológicas especulativas, no tiene deuda propia a corto o mediano plazo, pero los tenedores de US$18.500 millones en acciones preferentes vinculadas a él tienen derecho a un 7% cupón, independientemente del rendimiento de las posiciones subyacentes.

Además, SoftBank no incluye préstamos de margen contra participaciones como Alibaba en su medida preferida de préstamo a valor. Los detalles completos de dichos préstamos no se divulgan. Además de eso, a mediados de marzo, un tercio de la participación de US$18.000 millones de Son en SoftBank fueron comprometidos con una variedad de bancos como garantía para su propio préstamo. Los acuerdos detallados que rigen tales acuerdos no son públicos, por lo que no está claro si podrían activarse las llamadas que fuerzan la venta de esas acciones. Eso podría ejercer una presión a la baja sobre el precio de las acciones de SoftBank. Todo esto ayuda a explicar por qué las acciones de SoftBank se han negociado consistentemente con un gran descuento en el valor neto de sus activos.

Los admiradores de Son, un grupo cada vez más reducido, señalan que SoftBank todavía tiene mucho a su favor. Su negocio de telecomunicaciones japonés, SoftBank Corp, sigue siendo rentable (y ayudó a compensar algunas pérdidas de inversión). Ha sobrevivido intacto a los mercados bajistas anteriores, incluida la explosión de la burbuja de las puntocom a principios de siglo, sobre todo gracias a la apuesta inicial de Son por Alibaba. No es inconcebible que una de las apuestas actuales de SoftBank resulte igualmente exitosa.

En cuanto a las apuestas futuras, Son tocó una nota inusualmente sobria en la última presentación de sus resultados. Las firmas privadas ajustan sus valoraciones uno o dos años después del mercado público, dijo, por lo que todavía están al mando de múltiplos altos. “La única cura es el tiempo”, reflexionó filosóficamente. Quizás. Excepto que, de otras maneras, el tiempo no juega a favor de SoftBank.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.