U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,585.62
    -54.85 (-1.51%)
     
  • Dow Jones

    28,725.51
    -500.10 (-1.71%)
     
  • Nasdaq

    10,575.62
    -161.89 (-1.51%)
     
  • Russell 2000

    1,664.72
    -10.21 (-0.61%)
     
  • Petróleo

    79.74
    -1.49 (-1.83%)
     
  • Oro

    1,668.30
    -0.30 (-0.02%)
     
  • Plata

    19.01
    +0.30 (+1.62%)
     
  • dólar/euro

    0.9801
    -0.0018 (-0.19%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8040
    +0.0570 (+1.52%)
     
  • dólar/libra

    1.1166
    +0.0043 (+0.38%)
     
  • yen/dólar

    144.7200
    +0.2770 (+0.19%)
     
  • BTC-USD

    19,250.59
    -194.51 (-1.00%)
     
  • CMC Crypto 200

    443.49
    +0.06 (+0.01%)
     
  • FTSE 100

    6,893.81
    +12.22 (+0.18%)
     
  • Nikkei 225

    25,937.21
    -484.84 (-1.83%)
     

El giro radical de María Abradelo tras haber hecho absolutamente todo en nuestra televisión

·4  min de lectura

El nombre de María Abradelo evoca a la televisión de los años 90. A aquel momento en el que la pequeña pantalla se llenó de nuevos comunicadores que eran de lo más polivalentes, que servían para presentar o para colaborar, que cantaban, bailaban y casi cualquier cosa que les propusiesen los productores. Con el paso del tiempo, María fue espaciando cada vez más sus apariciones catódicas, como le ha ocurrido a tantos otros compañeros, quizá, como se suele decir, porque el teléfono dejó de sonar. Pero, sin drama de ningún tipo, ella supo dar un giro a su carrera para seguir trabajando, aunque fuese en un sector alejado del que estábamos acostumbrados.

MADRID, ESPAÑA - 29 DE JUNIO: María Abradelo y Carmen Lomana asisten al Premio Mr Gay a la cantante Ana Belén el 29 de junio de 2012 en Madrid, España. (Foto de Europa Press/Europa Press vía Getty Images)
MADRID, ESPAÑA - 29 DE JUNIO: María Abradelo y Carmen Lomana asisten al Premio Mr Gay a la cantante Ana Belén el 29 de junio de 2012 en Madrid, España. (Foto de Europa Press/Europa Press vía Getty Images)

María nació en Madrid en el año 1969, y como se suele decir, de casta le viene al galgo. Desde muy pequeña conoció de primera mano el mundo del espectáculo, pues su madre era la cantante Isabel Patton, quien grabó varios discos en solitario, trabajó con Camilo Sesto en el proyecto de El Fantasma de la ópera y fue miembro del grupo Baccara durante un breve espacio de tiempo. Ambas estaban muy unidas, pero por desgracia un cáncer se llevó a Isabel hace ya más de una década.

A finales de los años 80, María comienza a dar salidas a sus inquietudes artísticas. Junto a su hermana Romy y a la vasca Amaya Sáizar, que había quedado tercera en Eurovisión en 1984 como autora e intérprete del tema ‘Lady Lady’ se enrola en un trío llamado Venus. Una especie de Bananarama a la española que sonó en los 40 Principales, y que le permitió recorrer España interpretando canciones como ‘Caliente, caliente’.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Cuando nace Canal Sur, María y Romy se ponen al frente de su primer programa. Un espacio musical Pa’ que veas que confirma que ambas están destinadas a ser actrices, presentadoras y casi cualquier cosa que se propongan. Poco después, TVE rescata el programa Un, dos, tres, responda otra vez y María tiene la suerte de ser una de las elegidas de Chicho Ibáñez Serrador para ser azafata del concurso. En este espacio histórico de nuestra televisión demuestra tener una magia especial para conectar con el que está en casa, y desde entonces, su trayectoria fue imparable.

De TVE saltó a Telecinco, donde trabajó en programas como La batalla de las estrellas y Ven a cantar, uno de los primeros karaokes de la televisión (¿o acaso el primero?).

Su polivalencia le permitió ser actriz en series como Hermanos de leche y Carmen y familia (con papeles menores, eso sí) y José Luis Moreno explotó su lado vedette en La revista. Hasta probó suerte como concursante en Aventura en África, en Antena 3 en 2005, y enExpedición imposible, en Cuatro, en 2013, con su hermana Romy.

María ha sido incluso una diva de los más pequeños de la casa, aunque esto exclusivamente para los niños valencianos. En la televisión pública levantina, el desaparecido Canal 9, presentó Babalá, con el que hasta grabó discos, y le permitió hacer espectáculos infantiles como La Cenicienta Rockera.

Como decíamos antes, a María el teléfono un día le dejó de sonar, y aunque nunca dejó por completo el mundo del espectáculo, no le quedó más remedio que reinventarse. Y aprovechó su experiencia para conectar con el público montando su propia agencia inmobiliaria junto a su marido Jesús, con el que son padres de una jovencita llamada Dafne que nació en 2006.

En cierto modo, podemos apreciar cómo María pasó de regalar apartamentos en el Un, dos, tres a ser ella misma la encargada de vender casas a ese público que antaño la veía día sí día también a través de la televisión. Porque María, realmente, regaló casas en el programa; por ejemplo, ella fue la encargada de llevar la famosa calabaza Ruperta hasta la mesa de la subasta del concurso en la entrega dedicada a las Fallas de Valencia en 1993, y que permitió a los participantes ganar un aparamento en Cullera, un coche descapotable y 10.000.000 de pesetas, 60.000 euros al cambio (sin tener en cuenta la inflación, por supuesto).

Este giro es sorprendente, pero comprensible. María es una comunicadora muy resuelta, y seguro que explica tan bien las propiedades de un inmueble como lo hacía en el pasado con las reglas de un concurso. Ella tiene recursos que ya querrían otros agentes inmobiliarios para conectar con la persona que tiene delante, y le tiene que ir bien para dedicada a este sector de bienes raíces.

A pesar de todo esto, María no tiene cerrada por completo la puerta al mundo de la televisión y del espectáculo. En sus redes sociales, Abradelo todavía se define como presentadora, cantante y artista de televisión, y tiene la contratación abierta a través de Séptimo Arte, una agencia de comunicación de la que también es fundadora. Quién sabe si un día de estos le pica el gusanillo y la volvemos a ver en algún formato. En Tu cara me suena, por ejemplo, daría un juego de lo más interesante.

Más historias que podrían interesarte: