U.S. Markets close in 2 hrs 35 mins

Hernán Lacunza. "No pagar la deuda no es una opción para Alberto Fernández"

Delfina Torres Cabreros

"No pagar la deuda no es una opción porque no hay stock para financiar una autarquía financiera", dijo hoy Hernán Lacunza, en lo que pareció un balance final de su gestión al frente del Ministerio de Hacienda. Para Lacunza, recuperar el crédito es "la primera condición" para que el gobierno de Alberto Fernández "pueda desplegar sus políticas". "Ningún país del mundo puede vivir un tiempo prolongado pagando al contado todos sus vencimientos", agregó.

Según el saldo de su gestión, que desplegó ordenadamente durante su participación en la 16° edición del Council of the Americas, la deuda actual ronda el 72% del PBI. "Por eso decimos que la Argentina no tiene hoy un problema de solvencia, pero sí de liquidez, porque al no disponer de crédito no tiene la capacidad de pagar al contado, tiene un límite. Sí (el próximo gobierno) va a tener las reservas y los recursos suficientes para entrar en una renegociación voluntaria rápida", evaluó.

Como mensaje para sus sucesores, Lacunza dijo que "no existen falsos dilemas" y que "no se puede bajar la pobreza de manera sistemática si no crecemos". "Y no vamos a crecer si no tenemos una deuda sustentable y un plan fiscal austero", redondeó.

En la misma línea, el ministro de Hacienda saliente desaconsejó una propuesta de renegociación de deuda radical y hasta deslizó, a modo de sugerencia, que "la extensión de plazos es bastante semejante a un quita moderada del capital". "Los planteos agresivos pueden ser tentadores para un presunto menor esfuerzo fiscal, pero tenemos que sopesar que una negociación más agresiva va a postergar el acceso al mercado financiero a tasas razonables, que es necesario para relajar las necesidades financieras", sostuvo.

Por otro lado, el funcionario consideró que hay que "comprender de una vez por todas que lo que el gasto puede crecer no puede ser mayor a los recursos, como en una casa". "Si no, es una estrategia de pan para hoy, hambre para mañana", dijo.

Lacunza también habló de las restricciones cambiarias que impuso el Gobierno luego de las elecciones primarias y consideró que, a medida que se consolide, la gestión del Frente de Todos podrá reemplazarlos por "instrumentos más sofisticados". También defendió el valor del dólar actual y sostuvo la necesidad de "no ceder a la tentación" de la "emisión descontrolada" ni del "ancla para disciplinar, regular y mantener los precios". "El ancla que uno elige es el ancla que elige para que el tipo de cambio se atrase", aseguró.

El diagnóstico de la crisis

José Ignacio de Mendiguren, diputado nacional y referente industrial, se refirió a las críticas que se le suelen hacer a los industriales argentinos por demandar protección del Estado. "Me quieren hacer competir con un alemán, pero no tengo las mismas condiciones ni la estabilidad macroeconómica del alemán. Es como ir a jugar el Roland Garrós con una paletita de ping pong", ilustró.

"El problema estructural de la argentina es que le vende al mundo lo que vale poco y le compra lo que vale mucho, entonces siempre nos topamos con la restricción externa", sostuvo. El industrial sostuvo que contraer deuda "no es ni bueno ni malo", y detalló: "Si el crédito lo usás para cambiar la estructura productiva será una inversión. Si lo pedimos para tapar el agujero ya estamos fabricando el próximo default". De Mendiguren consideró que para equilibrar las cuentas con este modelo se necesitan "tres pampas húmedas" o "ponerle un segundo piso a la única pampa húmeda que tenemos, que es la industria".

"Uno de los elementos que ha llevado a la profundidad de la crisis argentina es la mala comprensión de lo que estaba pasando a nivel internacional", opinó Jorge Taiana, senador nacional electo y canciller entre 2005 y 2010. "El desacierto en la perspectiva estratégica de qué momento del mundo vivíamos tanto en lo político como en lo económico es uno de los grandes responsables de que el ciclo de crisis y endeudamientos haya avanzado tan rápido", insistió.

Sin embargo, Taiana se mostró "optimista". "Creo que a pesar de todo los argentinos hemos demostrado la solidez de nuestro sistema democrático y ese sí es un consenso social firme", sostuvo, contrastándolo con la situación política que están atravesando muchos países de la región.

En la misma línea que lo planteado más temprano por Felipe Solá, elegido por Alberto Fernández como el próximo canciller, señaló: "Vamos a buscar buenas relaciones con todo el mundo. No podemos privarnos de nada. Tenemos zonas con posibilidad de desarrollo para la Argentina como África que tenemos prácticamente abandonadas", agregó.

Un pedido para Vaca Muerta

"¿Vamos a ser capaces o no de construir acuerdos? Ese es el desafío hoy en la Argentina", dijo hoy el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez. El funcionario aseguró que en los últimos años la provincia, donde están ubicados los yacimientos de Vaca Muerta, generó 8000 nuevos puestos de trabajo genuino y dijo que para continuar con el desarrollo es fundamental que el nuevo gobierno construya "seguridad jurídica" y "confianza".

Gutiérrez dijo que la crisis actual redujo la explotación del yacimiento, que pasó de tener 750 fracturas a 400. "Cuando se genera incertidumbre en una industria, lo que se produce es un retroceso", dijo, y señaló, entre otras cosas, la importancia de mantener "el precio en boca de pozo" de los combustibles. En ese sentido, apuntó contra los "daños y perjuicios" que generan las "decisiones unilaterales gubernamentales" como el decreto 566/19 que congeló por 90 días el precio de los combustibles.