Anuncios
U.S. markets open in 7 hours 22 minutes
  • F S&P 500

    5,508.50
    +17.50 (+0.32%)
     
  • F Dow Jones

    38,852.00
    -7.00 (-0.02%)
     
  • F Nasdaq

    20,051.00
    +131.75 (+0.66%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,051.80
    +2.50 (+0.12%)
     
  • Petróleo

    81.41
    -0.16 (-0.20%)
     
  • Oro

    2,354.60
    +7.70 (+0.33%)
     
  • Plata

    30.35
    +0.79 (+2.66%)
     
  • dólar/euro

    1.0738
    -0.0010 (-0.10%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2170
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    12.48
    +0.18 (+1.46%)
     
  • dólar/libra

    1.2708
    -0.0014 (-0.11%)
     
  • yen/dólar

    158.1140
    +0.1320 (+0.08%)
     
  • Bitcoin USD

    65,467.43
    +1.99 (+0.00%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,392.75
    +10.08 (+0.73%)
     
  • FTSE 100

    8,205.11
    +13.82 (+0.17%)
     
  • Nikkei 225

    38,629.50
    +58.74 (+0.15%)
     

Hacer que Hollywood vuelva a marchar sobre ruedas no será fácil

Miembros de SAG-AFTRA, el sindicato de actores, en la manifestación frente a los estudios Fox en Los Ángeles, el 26 de septiembre de 2023. (Mark Abramson/The New York Times)
Miembros de SAG-AFTRA, el sindicato de actores, en la manifestación frente a los estudios Fox en Los Ángeles, el 26 de septiembre de 2023. (Mark Abramson/The New York Times)

LOS ÁNGELES — Daisy Edgar-Jones, la actriz británica de 25 años con una tarjeta de baile cada vez más abarrotada, pronto experimentará lo complicada que será la premura de Hollywood por volver al trabajo.

Ahora que se ha alcanzado un acuerdo provisional en la huelga de actores —y suponiendo que los miembros del sindicato aprueben el nuevo contrato en los próximos días— Edgar-Jones se dirige de nuevo al plató de “Twisters” en Oklahoma. La producción de la secuela de “Tornado”, la película de catástrofes de 1996, se interrumpió este verano cuando comenzó la huelga. Ahora, con solo unas semanas para terminar la película para un estreno previsto el próximo verano, no hay tiempo que perder.

Eso significa que Edgar-Jones tendrá que abandonar un papel en un drama que Ron Howard empezará a dirigir próximamente en Australia. Antes de la huelga, su agenda estaba preparada para incorporar ambos trabajos. Pero ahora que la industria del entretenimiento se apresura a recuperar los meses de trabajo perdidos, de repente hay un montón de proyectos en diversos estados de preparación.

PUBLICIDAD

Timothée Chalamet se encuentra en una situación similar. Está previsto que encarne a Bob Dylan en “A Complete Unknown”, de James Mangold, a partir de marzo. Pero Warner Bros. movió el estreno de su epopeya de ciencia ficción “Duna: Parte dos” al mismo mes para que Chalamet y otras estrellas del reparto, como Zendaya y Austin Butler, puedan promocionar la película, algo que no estaba permitido durante la huelga. Los detalles sobre cómo Chalamet compaginará la producción de una película con la publicidad de otra se están concretando.

Estos son solo dos de los pequeños dramas que se están produciendo mientras Hollywood acelera por fin sus motores tras seis largos meses de inactividad por la doble huelga de guionistas y actores. El atasco incluye proyectos que quedaron en pausa a causa de las huelgas, los que están listos para estrenarse, pero necesitan actores que les den publicidad y los que estaban programados para empezar a rodarse y, ahora, pueden retrasarse a causa de la postergación de las responsabilidades de los actores en otros lugares.

“Es un poco como todos esos barcos que se quedaron atascados en el puerto durante la pandemia de COVID porque no podían descargarlos lo suficientemente rápido”, comentó el productor Todd Garner. “Van a tener que pasar por el canal de uno en uno, y, luego, se pondrá al día y se reanudará de nuevo”.

Las producciones que se interrumpieron a mitad de camino serán las primeras en volver a ponerse en marcha. Eso significa que las cámaras podrían empezar a rodar en Malta con “Gladiator 2”, de Ridley Scott, en tan solo tres semanas. “Deadpool 3”, que se rueda en Norfolk, Inglaterra, podría reiniciarse en dos semanas. “Mortal Kombat 2”, que Garner está produciendo, podría estar de vuelta en días porque se está rodando en un plató en la Costa Dorada de Australia, dijo Garner. Con los guionistas terminando furiosamente los episodios, las series de televisión no tardarán en llegar.

Esa es la buena noticia. La mala es que no será fácil y, desde luego, no será barato. Dependiendo del tamaño de la producción, la puesta en marcha de nuevo añadirá entre 500.000 dólares y 4 millones de dólares al presupuesto, aseguraron dos ejecutivos de estudios, que hablaron bajo condición de anonimato debido a las tensiones que rodean la huelga. A eso hay que añadir los costos adicionales de mantener las rentas de los platós y los equipos alquilados durante la pausa, para que todo volviera a funcionar rápidamente cuando terminara la huelga.

Naveen Chopra, director financiero de Paramount Global, afirmó durante la reciente presentación de resultados de la compañía que el estudio había gastado “casi 60 millones de dólares en costos relacionados con la huelga” en el último trimestre “para mantener las capacidades de producción mientras dure la huelga”.

Si las producciones se prolongan hasta finales de diciembre, los estudios tendrán que pagar una prima para mantener a los actores y al personal trabajando durante las tradicionales vacaciones de Hollywood, las dos últimas semanas del año. Y es probable que los costos de equipos, personal y exteriores aumenten como consecuencia de la demanda, en una industria que ya se ha visto devastada por las consecuencias financieras de las huelgas.

Los paros costaron el trabajo a miles de personas, tanto dentro como fuera de la industria del entretenimiento. En septiembre, el gobernador Gavin Newsom estimó las pérdidas para la economía californiana en más de 5000 millones de dólares.

Las empresas auxiliares que apoyan la producción en Los Ángeles, Nueva York y otros lugares también están impacientes por volver al trabajo. Las repercusiones han sido graves para los propietarios de estudios independientes. Por ejemplo, alrededor del 90 por ciento del espacio de producción de Los Ángeles se alquila proyecto a proyecto, explicó Jeff Stotland, vicepresidente ejecutivo de estudios globales de Hudson Pacific, la entidad inmobiliaria propietaria de Sunset Studios. Eso significa que muchos de esos espacios llevan meses sin nuevos inquilinos.

“Entre el 80 y el 90 por ciento de esos negocios han quedado destrozados”, señaló.

La mitad de los estudios de Hudson Pacific tienen contratos de alquiler a largo plazo, por lo que generaron ingresos durante el cierre. Sin embargo, los estudios que tienen más alquileres a corto plazo podrían subir sus precios, tanto por la demanda como por la necesidad de recuperar las pérdidas causadas por las huelgas.

“El telón de fondo de todo esto es preguntarse a qué vamos a volver”, dijo Stotland. “El sector está atravesando una transformación y hay incertidumbre respecto a la cantidad de producción. Creemos que en los próximos doce a dieciocho meses se producirá una cantidad significativa de producción, que puede o no ser representativa de una tendencia a largo plazo. No está claro”.

La gran presión de demanda podría ser algo bueno, al menos para 2024. Cuando los estudios estén más desesperados por llenar sus listas y no puedan esperar a que alguien como Emma Stone o Brad Pitt esté disponible, puede que recurran a actores con mucho talento, pero menos fama.

“No todo el mundo puede hacerlo todo, y los estudios no pueden esperar eternamente a estos actores”, afirmó Jay Gassner, codirector del Departamento de Talentos de United Talent Agency. “Así que quizá repartan la riqueza y no sintamos el impacto de menos televisión y cine hasta 2025”.

c.2023 The New York Times Company