U.S. markets open in 4 hours 37 minutes
  • F S&P 500

    3,291.00
    +27.50 (+0.84%)
     
  • F Dow Jones

    26,593.00
    +184.00 (+0.70%)
     
  • F Nasdaq

    11,254.25
    +121.50 (+1.09%)
     
  • RTY=F

    1,548.00
    +8.80 (+0.57%)
     
  • Petróleo

    36.83
    -0.56 (-1.50%)
     
  • Oro

    1,878.10
    -1.10 (-0.06%)
     
  • Plata

    23.22
    -0.14 (-0.60%)
     
  • dólar/euro

    1.1734
    -0.0015 (-0.13%)
     
  • Bono a 10 años

    0.7810
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    38.67
    +5.32 (+15.95%)
     
  • dólar/libra

    1.2987
    -0.0000 (-0.00%)
     
  • yen/dólar

    104.2200
    -0.0810 (-0.08%)
     
  • BTC-USD

    13,147.29
    -16.10 (-0.12%)
     
  • CMC Crypto 200

    260.36
    -12.33 (-4.52%)
     
  • FTSE 100

    5,596.41
    +13.61 (+0.24%)
     
  • Nikkei 225

    23,331.94
    -86.57 (-0.37%)
     

Los hombres han sido promovidos tres veces más que las mujeres durante la pandemia

Ivette Leyva
·5  min de lectura
Mother multi-tasking with infant daughter in home office
Una joven madre trabajando desde casa. Foto: Getty.

Entre las tantas afectaciones que ha traído la actual pandemia de coronavirus que se impone en casi todo el planeta está la desproporción en el impacto que esta ha tenido entre hombres y mujeres desde el punto de vista laboral y financiero.

Todavía no ha aparecido una vacuna masiva y eficaz, todavía no podemos regresar a la normalidad, y ya sabemos que las madres trabajadoras se están viendo especialmente afectadas, algo que, según los expertos, tendría un impacto significativo en su futuro financiero.

Son ellas, en efecto, quienes más sienten en carne propia el impacto de este flagelo, ya sea porque son las que más empleos han perdido, o por lo tanto que se ha reducido su proyección profesional.

Las cifras del impacto de la pandemia en las trabajadoras

De acuerdo con un estudio realizado este verano por la empresa de software Qualtrics y el sitio web theBoardlist, el 34% de los hombres que ahora mismo trabajan a distancia aseguraron haber recibido un aumento salarial, frente al 9% de las mujeres en una misma situación.

Este estudio centrado en la paridad de género en las salas de juntas se llevó a cabo entre el 9 y el 13 de julio con 1.051 empleados en Estados Unidos.

Además, el 26% de los hombres con hijos en casa dijeron que recibieron un aumento de sueldo mientras trabajaban a distancia, comparado con el 13% de las mujeres con hijos en casa.

“Se trata de un retroceso para las mujeres y no sólo desde la perspectiva de su carrera”, declaró para CNBC Stacy Francis, presidenta y CEO de Francis Financial, una agencia de gestión de patrimonio radicada en Nueva York y dedicada a los servicios para las mujeres.

“También es un retroceso desde una perspectiva financiera”, puntualizó.

Para Francis, cuando una mujer de 40 años recibe un aumento de sueldo, este tenderá a incrementarse durante los próximos 20 a 25 años de su carrera. Por lo tanto, cuando esta no lo recibe, le cuesta mucho más.

“Los ahorros de las mujeres que se preparan para jubilarse suelen ser significativamente menores que los de los hombres”, apuntó Francis, miembro del Consejo Asesor Financiero de CNBC.

Una de cada cuatro mujeres está considerando reducir sus carreras o dejar la fuerza laboral por completo, de acuerdo con el informe "Mujeres en el lugar de trabajo”, publicado en septiembre por la Lean In and McKinsey & Company. Foto: Getty Images.
Una de cada cuatro mujeres está considerando reducir sus carreras o dejar la fuerza laboral por completo, de acuerdo con el informe "Mujeres en el lugar de trabajo”, publicado en septiembre por la Lean In and McKinsey & Company. Foto: Getty Images.

Esta preocupante estadística es una de las muchas que ponen de relieve la brecha entre hombres y mujeres durante la pandemia.

De los 1,1 millones de trabajadores mayores de 20 años que dejaron la fuerza laboral en septiembre, el 80% eran mujeres, según un análisis del National Women’s Law Center.

Mientras tanto, una de cada cuatro mujeres está considerando reducir sus carreras o dejar la fuerza laboral por completo, de acuerdo con el informe "Mujeres en el lugar de trabajo”, publicado en septiembre por la Lean In and McKinsey & Company.

Las madres trabajadoras tienen tres veces más probabilidades que los padres de ser las responsables de las tareas domésticas y el cuidado de los niños, explica el documento. Ellas son 1.5 veces más propensas que los padres a destinar tres o más horas adicionales al día en esas tareas, lo que equivale a 20 horas a la semana.

Mujeres y empleo, un problema ancestral

Mientras, Francis insiste en que las mujeres han sido tradicionalmente las más afectadas por las tareas domésticas y el cuidado de los niños, por lo que nada va a cambiar durante la actual crisis de salud.

“[Esta crisis] sólo está exacerbando un problema que existe desde hace mucho tiempo y que hemos estado tratando de eliminar”, apuntó Megan Goddard, una abogada especializada en discriminación laboral y en la búsqueda de la equidad en el lugar de trabajo.

Esta experta ha visto cómo las decisiones laborales tomadas por no pocas empresas a partir del incremento de la pandemia de coronavirus afectan negativamente a las mujeres.

“Los empleadores se están valiendo del COVID-19 como una excusa para deshacerse o para evitar promover a los empleados que consideran ‘menos deseables’, entre las que se encuentran especialmente las mujeres embarazadas, las que están amamantando, las discapacitadas, las que tienen responsabilidades de cuidado de niños y ancianos, y las de mayor edad”.

Consejos para las mujeres trabajadoras

Pero, ¿qué medidas podemos tomar?

Goddard recomienda que las mujeres acudan a un abogado para explorar sus opciones, en caso de sentirse discriminadas.

Según el consultor Holland Haiis, la pandemia también ha puesto de relieve la necesidad de la atención infantil.

“Tenemos que ser capaces de apoyar a los hombres y a las mujeres que tienen hijos”, dijo. “Tenemos que ver cómo ha cambiado nuestro mundo”.

“Hay que empezar a planificar y poner en marcha procesos, procedimientos y sistemas que funcionen para la fuerza de trabajo de hoy, no para la de las décadas de 1950 o 1960”, recordó.

Por eso Haiis les recomienda a las mujeres trabajadoras que no dejen de exigirles sus demandas a sus empleadores, ya que se sabe que las féminas tienden a cohibirse, mientras que los hombres no.

El consultor sugiere que las mujeres no dejen de buscar ayudas con otras madres sobre el cuidado de los niños y las tareas escolares.

“Como seres humanos, nos gusta ayudar a otras personas”, dijo. “Cuando ayudas a otros liberas endorfinas y, a cambio, mejora tu estado de ánimo y aumenta tu autoestima”.

También sugiere que las mujeres aprendan a negociar con su pareja, si bien no siempre se logrará una división 50/50 de las tareas domésticas. De todos modos se debe negociar desde un lugar de fuerza, en función de sus puntos fuertes frente a los de su pareja.

De igual manera, es importante que las mujeres no se crean capaces u obligadas a hacerlo todo.

“Deja de lado tus expectativas”, recomienda Haiis. “Perdónate si no puedas hacerlo todo en la casa. Ninguno de nosotros puede hacerlo todo”.

Por último, aconseja ser creativa.

Si una mujer se siente abrumada por el número de llamadas a través de Zoom, debería buscar la manera de ser más eficiente sin pasar por todas esas reuniones. “Acércate a tu jefe de una manera que demuestre tu ingenio y tu capacidad para agilizar los sistemas”, recomendó.

Para los Haiis, esta es una nueva oportunidad para que las mujeres se unan como nunca.

También te puede interesar: