U.S. markets open in 7 hours 22 minutes
  • F S&P 500

    3,944.75
    -0.25 (-0.01%)
     
  • F Dow Jones

    33,634.00
    +1.00 (+0.00%)
     
  • F Nasdaq

    11,563.25
    -2.75 (-0.02%)
     
  • RTY=F

    1,813.40
    -0.70 (-0.04%)
     
  • Petróleo

    74.31
    +0.06 (+0.08%)
     
  • Oro

    1,783.70
    +1.30 (+0.07%)
     
  • Plata

    22.43
    +0.10 (+0.45%)
     
  • dólar/euro

    1.0459
    -0.0010 (-0.09%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5130
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    22.17
    +1.42 (+6.84%)
     
  • dólar/libra

    1.2127
    -0.0006 (-0.05%)
     
  • yen/dólar

    137.5510
    +0.5910 (+0.43%)
     
  • BTC-USD

    16,957.70
    -49.91 (-0.29%)
     
  • CMC Crypto 200

    399.54
    -2.26 (-0.56%)
     
  • FTSE 100

    7,521.39
    -46.15 (-0.61%)
     
  • Nikkei 225

    27,686.40
    -199.47 (-0.72%)
     

House of the Dragon: la escena más esperada y la decepción de sus fanáticos por el resultado

House of The Dragon: la foto difundida antes de la emisión del episodio y lo que finalmente se vio en pantalla
House of The Dragon: la foto difundida antes de la emisión del episodio y lo que finalmente se vio en pantalla

El camino que recorre la escena de una serie de la página del guion hasta la pantalla está repleto de obstáculos, de idas y vueltas creativas que muchas veces hacen que lo que finalmente vean los espectadores tenga poco que ver con aquel texto inicial. Claro que rara vez la puesta en escena de una serie transforma el material de tal manera que literalmente no se pueda ver la secuencia creada por los guionistas. Y sin embargo, la saga de Game of Thrones tiene el peculiar privilegio de haber hecho eso mismo no en una sino en dos ocasiones distintas. La más reciente ocurrió el domingo último, durante el episodio de House of the Dragon titulado “Driftmark”, uno de los más esperados de la primera temporada de la precuela, que ya entró en su fase final, con sus tres últimos capítulos por emitir en HBO Max.

Emma D' Arcy como la princesa Rhaenyra
Emma D' Arcy como la princesa Rhaenyra - Créditos: @HBO MAX

Lo cierto es que el capítulo siete de la precuela prometía mucho: la reunión de muchos de los personajes principales en el funeral de Laena, hija de los señores de Velaryon y esposa del príncipe Daemon Targaryen y, sobre todo, el anticipado encuentro entre el príncipe rebelde (Matt Smith) y su sobrina e interés romántico, Rhaenyra (Emma D’Arcy). Y entonces llegó la sombra. Lejos de aprender de lo sucedido con el capítulo “The Long Night,” pieza clave de la trama de la última temporada de Game of Thrones y sus oscuras escenas, los productores de la serie volvieron a caer en la misma trampa. Casi como si en su afán por retratar los intricados lazos de poder, luchas intestinas e incipiente locura endogámica no hubieran encontrado otra manera de expresarlas que con la iluminación más difusa posible. Como en aquel episodio de Game of Thrones detrás de la cámara de “Driftmark” estuvo Miguel Sapochnik, que en House of the Dragon asumió la responsabilidad de guiar a la producción de la serie. Una tarea que, ya se anunció, no repetirá en la confirmada segunda temporada.

Olivia Cooke interpreta a la reina Alicent Hightower
Olivia Cooke interpreta a la reina Alicent Hightower - Créditos: @HBO MAX

Muchos espectadores, incrédulos ante un episodio que aparecía en sus pantallas casi constantemente en sombras –como si un eclipse hubiese ocurrido en los cielos de la costa de Driftmark, asiento del castillo de High Tide perteneciente a la casa Velaryon– tal vez asumieron que se trataba de un fenómeno creado por los dispositivos en los que estaban viendo el capítulo. De hecho, muchos de ellos dieron a conocer su descontento en las redes con tal insistencia que lograron una “explicación” por parte de la cuenta de asistencia técnica que tiene HBO Max en Twitter. “Apreciamos que se hayan puesto en contacto por la escena nocturna del episodio 7 de House of the Dragon que aparecía oscura en sus pantallas. La luz tenue de la escena fue una decisión creativa intencional”, repetía el mensaje oficial cada vez que un usuario se comunicaba con ellos por esas secuencias (era más de una) que se veían mucho menos que tenues en sus dispositivos.

Y así, una vez más, la experiencia colectiva de ver un episodio de la saga de fantasía creada por George R.R. Martin volvió a unir a sus seguidores en el desconcierto. Seguramente no habrá sido esa la intención de HBO cuando comenzó con las promociones de la esperada secuela y distribuyó muchos meses antes de su lanzamiento una imagen intrigante del episodio emitido el domingo. Mucho tiempo antes de que los espectadores conocieran a la princesa Rhaenyra y su peculiar e incestuoso vínculo con su tío Daemon, la foto de ambos en la playa, con sus platinadas cabelleras a plena luz, sugería mucho de lo que finalmente su lazo terminó siendo en la trama. El problema: cuando llegó el momento de ver en acción la reunión de los personajes que interpretan Emma D’Arcy y Smith, el villano más deseado de esta temporada televisiva, la foto se transformó en un negativo velado. Más allá de las pretensiones artísticas de sus creadores, que tal vez imaginaban que la alianza entre Rhaenyra y Daemon merecía reflejar literalmente su oscuras intenciones, el resultado fue una difusa versión pasada por más filtros que los que usan los influencers de Instagram. Así, lo que se suponía era el ocaso de una complicada jornada en Driftmark terminó siendo un ininteligible manchón en el que no quedaba otra que adivinar eso que los fanáticos esperaron seis episodios para ver.