Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,304.72
    +36.88 (+0.70%)
     
  • Dow Jones

    39,069.59
    +4.33 (+0.01%)
     
  • Nasdaq

    16,920.79
    +184.76 (+1.10%)
     
  • Russell 2000

    2,069.67
    +21.26 (+1.04%)
     
  • Petróleo

    77.80
    +0.93 (+1.21%)
     
  • Oro

    2,335.20
    -2.00 (-0.09%)
     
  • Plata

    30.54
    +0.09 (+0.28%)
     
  • dólar/euro

    1.0850
    +0.0032 (+0.29%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4670
    -0.0080 (-0.18%)
     
  • dólar/libra

    1.2739
    +0.0041 (+0.32%)
     
  • yen/dólar

    156.9430
    +0.0050 (+0.00%)
     
  • Bitcoin USD

    68,700.71
    +1,418.69 (+2.11%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,442.72
    -25.38 (-1.73%)
     
  • FTSE 100

    8,317.59
    -21.64 (-0.26%)
     
  • Nikkei 225

    38,646.11
    -457.11 (-1.17%)
     

La inflación y el crecimiento de la eurozona caen tras las subidas de tipos del BCE

Un supermercado en Niza

Por Francesco Canepa

FRÁNCFORT, 31 oct (Reuters) -La inflación en la zona euro está cayendo rápidamente y la economía ha comenzado a contraerse, mostraron los datos el martes, ilustrando el doble impacto de una dieta constante de subidas de tipos de interés del Banco Central Europeo.

Los precios subieron sólo un 2,9% en octubre, su ritmo más lento desde julio de 2021, según una lectura rápida de Eurostat, un momento en el que al BCE aún le preocupaba que la inflación se estancara por debajo de su objetivo del 2%.

Pero el rápido descenso desde las cifras de dos dígitos de hace apenas un año está teniendo un coste: la economía de la zona euro se contrajo un 0,1% en los tres meses hasta septiembre, según otra publicación de Eurostat, y está al borde de la recesión.

PUBLICIDAD

Estos dos datos significan que el BCE ha terminado casi con toda seguridad de subir los tipos de interés, que se encuentran en máximos históricos tras una racha sin precedentes de 10 subidas consecutivas, y ahora observará su impacto antes de tomar nuevas medidas.

"Esperamos un estancamiento de los tipos en los niveles actuales, en un contexto de ralentización de la inflación y el crecimiento económico, seguido de recortes a partir de mediados del próximo año", dijo Daniele Antonucci, director de inversiones de Quintet Private Bank.

La inflación general empezó a caer bruscamente el mes pasado, ya que el enorme aumento de los precios de la energía registrado un año antes estableció una "base" más alta para la comparación anual, un efecto que se prevé que desaparezca o incluso se invierta en las próximas lecturas.

Una medida de la inflación que excluye la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco registró un descenso más moderado, hasta el 4,2%, el nivel más bajo desde julio de 2022, desde el 4,5%.

Aunque todos los componentes de la cesta de la inflación aumentaron menos que el mes anterior, la desaceleración fue mínima en los servicios, del 4,7% al 4,6%, probablemente como consecuencia del aumento de los salarios.

"El BCE necesita ver que la inflación salarial se ralentiza y esto podría tardar otros seis meses", dijo Mark Wall, economista de Deutsche Bank.

UN ÚLTIMO TRAMO DIFÍCIL

Sin embargo, el último tramo puede resultar el más difícil, ya que la inflación no volverá al objetivo del 2% del BCE hasta 2025, ni siquiera según sus propias cifras.

"Ahora se trata de que una demanda más débil reduzca la inflación y ese es un proceso lento", afirmó Dirk Schumacher, economista de Natixis.

También es un proceso doloroso, ya que se espera que el producto interior bruto de los 20 países que comparten el euro siga contrayéndose en el último trimestre.

La lectura del martes se vio sesgada por una caída del 1,8% del PIB irlandés, que es volátil y suele estar sujeto a revisiones relacionadas con su gran sector multinacional.

Pero los economistas coincidieron en general en que marcaba el inicio de una recesión poco profunda en la zona euro, que puede verse agravada por los conflictos armados que tienen lugar a las puertas de Europa en Ucrania y en Gaza.

"Parece que el entorno económico se está debilitando en estos momentos, pero tampoco se vislumbra una recesión aguda", afirmó Bert Colijn, economista de ING.

"Aun así, la continua incertidumbre económica y geopolítica, junto con el impacto de la subida de tipos en la economía, pesarán sobre la actividad económica en los próximos trimestres".

(Reporte de Francesco Canepa y Jan Strupczewski; editado en español por Flora Gómez y Benjamín Mejías Valencia)