Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,022.21
    -29.20 (-0.58%)
     
  • Dow Jones

    37,753.31
    -45.66 (-0.12%)
     
  • Nasdaq

    15,683.37
    -181.88 (-1.15%)
     
  • Russell 2000

    1,954.35
    -13.13 (-0.67%)
     
  • Petróleo

    82.75
    -2.61 (-3.06%)
     
  • Oro

    2,388.40
    -19.40 (-0.81%)
     
  • Plata

    28.37
    -0.01 (-0.02%)
     
  • dólar/euro

    1.0676
    +0.0054 (+0.51%)
     
  • Bono a 10 años

    4.5850
    -0.0740 (-1.59%)
     
  • dólar/libra

    1.2455
    +0.0028 (+0.22%)
     
  • yen/dólar

    154.3270
    -0.3250 (-0.21%)
     
  • Bitcoin USD

    61,153.96
    -1,583.77 (-2.52%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,847.99
    +27.63 (+0.35%)
     
  • Nikkei 225

    37,961.80
    -509.40 (-1.32%)
     

El insólito trabajo que tenía el fundador de Netflix antes de convertirse en el rey del streaming

Una multa de 40 dólares por entregar tarde una película que pagó en 1997 fue el germen de una idea que cambió la vida de Reed Hastings, un empresario estadounidense nacido en 1960 en la ciudad de Boston, Massachusetts. Si bien estuvo involucrado en varios negocios, su contribución más famosa es cofundar Netflix y liderar la compañía de streaming más famosa del mundo como director general ejecutivo desde 1998.

Hasting es reconocido por su estilo de liderazgo único y su éxito empresarial, en una carrera laboral que incluyó actividades como la venta de aspiradoras y la enseñanza de matemáticas en un país remoto y pequeño de África.

Así fue: después de graduarse de Buckingham Browne & Nichols School en 1978, Hastings se tomó un año sabático para trabajar como vendedor de aspiradoras de puerta en puerta.

Asistió a Bowdoin College para especializarse en matemáticas y asistió al entrenamiento del Cuerpo de Marines durante los veranos de sus años universitarios. También fue a la Escuela de Candidatos a Oficiales en 1981.

PUBLICIDAD

En lugar de una carrera en el Cuerpo de Marines, Hastings recurrió al Cuerpo de Paz para enseñar matemáticas de 1983 a 1985 en Esuatini, un pequeño país en el sur de África, que entonces era conocido como Suazilandia.

Hastings luego recibió una maestría en ciencias de la computación de la Universidad de Stanford en 1988 y comenzó a trabajar como desarrollador de software.

Reed Hastings es un millonario de perfil bajo.
Reed Hastings es un millonario de perfil bajo.

Reed Hastings es un millonario de perfil bajo.

Del software al streaming

Más allá de estos breves períodos en los que estuvo dedicado a las ventas de aspiradoras, la capacitación del Cuerpo de Marines y el voluntariado del Cuerpo de Paz, Hastings desarrolló su carrera principalmente en dos fases: como desarrollador de software y director ejecutivo.

Participó en ambas carreras como fundador o cofundador, lo que lo ayudó a obtener su actual riqueza y éxito en la industria de los medios.

La empresa Pure Software, que Hastings fundó en 1991, creó una herramienta de depuración que los ingenieros podían usar. Era un negocio exitoso que duplicaba sus ingresos cada año.

"Por aquel entonces hacía kayak en aguas bravas, y en el kayak si te quedas mirando y te centras en el problema es mucho más probable que te encuentres con el peligro", aseguró Hastings a The New York Times sobre su experiencia dirigiendo Pure Software. "Me centré en el agua segura y en lo que quería que ocurriera. No escuché a los escépticos", recordó.

Morgan Stanley hizo pública la empresa en 1995, por lo que Hastings pasó de ingeniero a director ejecutivo. Hastings vendió Pure Software, entonces conocido como Pure Atria, en 1997 por 750 millones de dólares.

Rational Software adquirió la empresa, lo que le dio a Hastings fondos suficientes para concentrarse en su próxima aventura empresarial como próximo magnate de los medios.

Reed Hasting es cofundador de Netflix.
Reed Hasting es cofundador de Netflix.

Reed Hasting es cofundador de Netflix.

El origen de Netflix

Hastings tardó un tiempo en desarrollar la idea de Netflix. Quería comenzar una nueva empresa y se acercó a su excompañero de trabajo y exvicepresidente de marketing corporativo de Pure Atria, Marc Randolph. Randolph estaba interesado en ayudar a financiar una empresa que pudiera disfrutar del mismo éxito y uso generalizado que Amazon. Exploraron ideas de comercio electrónico tan variadas como la entrega a domicilio de champú y tablas de surf. Los dos empresarios decidieron finalmente crear un servicio de pedidos por correo para una de las tecnologías de medios: el DVD.

Hastings tuvo la idea de crear un servicio de alquiler de películas por suscripción tras una mala experiencia con un videoclub.

"Tuve un gran retraso en el pago de 'Apolo 13'", dijo a The New York Times en 2006. "Llevaba 6 semanas de retraso y debía 40 dólares al videoclub. Había extraviado el casete. Todo fue culpa mía. No quería decírselo a mi mujer. Y me dije: '¿Voy a comprometer la integridad de mi matrimonio por una cuota de retraso? Más tarde, de camino al gimnasio, me di cuenta de que tenían un modelo de negocio mucho mejor. Podías pagar 30 o 40 dólares al mes y retrasarte tan poco o tanto como quisieras".

La empresa recibió 239.000 suscriptores sólo en su primer año. Los usuarios mantenían una cola de DVD que querían ver en Netflix.com, y la empresa los enviaba por correo de uno en uno en los entonces icónicos sobres rojos. Los suscriptores podían conservar las películas durante todo el tiempo que quisieran sin recargos por retraso.

El consejero delegado dividió la suscripción tradicional a DVD de Netflix y su entonces incipiente negocio de streaming en servicios separados con tarifas separadas, enviando a la compañía de cabeza a una crisis. "Queremos estar preparados cuando se produzca el video a la carta", dijo Hastings a Inc. en 2005. "Por eso la empresa se llama Netflix, no DVD-by-Mail". Los clientes se indignaron con las nuevas opciones de suscripción y el precio de las acciones de Netflix cayó un 75% a finales de 2011.  La base de suscriptores de Netflix se recuperó poco a poco gracias a sus contenidos originales aclamados por la crítica, y el gigante del entretenimiento cuenta ahora con más de 200 millones de suscriptores en todo el mundo, a pesar de la reciente caída en el número de abonados.

Hastings se convirtió en presidente de Netflix el 29 de agosto de 1997. Tenía el 70% de la propiedad y, aunque Randolph se desempeñó al inicio como director ejecutivo, Hastings se convirtió en director ejecutivo en 1998. La empresa creció rápidamente y amplió su biblioteca y audiencia. Netflix se hizo público en 2002, Randolph renunció como director ejecutivo en 2003 y la compañía comenzó a transmitir contenido en 2007.

Del envío por correo postal al streaming

Antes de convertirse en el popular servicio de streaming que es hoy, Netflix ofrecía alquileres de DVD por correo.

El gigante de los medios fue pionero en la industria. No solo revolucionó la industria de alquiler de películas a través de servicios convenientes y generalizados de DVD por correo, sino que también allanó el camino para los servicios de streaming.

Como líder en servicios de streaming, Netflix amplió enormemente el acceso al entretenimiento a pedido.

Hastings lideró la empresa en su transición del alquiler de DVD a la transmisión de programas de televisión, documentales y películas, además de su creciente colección de Netflix Originals.

Hastings se hizo conocido por su estilo de liderazgo de no intervención mientras era director ejecutivo de Netflix.

Por ejemplo, brinda a sus empleados oportunidades para innovar e introducir nuevas ideas para programas, como House of Cards.

Reed Hastings (primero desde la izquierda), junto al presidente Alberto Fernández en Buenos Aires el 18 de febrero de 2020.
Reed Hastings (primero desde la izquierda), junto al presidente Alberto Fernández en Buenos Aires el 18 de febrero de 2020.

Reed Hastings (primero desde la izquierda), junto al presidente Alberto Fernández en Buenos Aires el 18 de febrero de 2020.

Millonario de perfil bajo

El valor neto de la fortuna Hastings se estima en unos 3.000 millones de dólares. Parte de su fortuna fue destinada a apoyar la reforma educativa y a reforzar las campañas electorales del Partido Demócrata en los Estados Unidos.

Aunque solo posee alrededor del 1% de Netflix desde que salió a bolsa, su exitoso liderazgo de la compañía y otras estrategias financieras le han permitido convertirse en un multimillonario hecho a sí mismo. Ocupa el puesto 801 en la lista de multimillonarios de Forbes.

Hastings se casó con su esposa, Patricia Ann Quillin, en 1991. Tienen dos hijos. Su primogénita, Molly Hastings, es música. La familia vive con un perfil muy bajo.

Hastings es coautor, junto a Erin Meyer, del libro "Aquí no hay reglas: Netflix y la cultura de la reinvención", editado en 2020 por Penguin Press, que fue preseleccionado para el Libro de negocios del año 2020 de Financial Times & McKinsey.

Hastings y Meyer describen en el libro las estrategias y decisiones detrás del gran éxito de Netflix.

Describe cómo priorizar a las personas sobre los procesos, dar contexto a los empleados y otros estándares nuevos que Hastings cree que lo llevaron al éxito mientras dirigía Netflix.

Amante de los animales y de las vacaciones

Hastings comparte las responsabilidades diarias de la dirección de la empresa con Ted Sarandos, que fue ascendido a codirector general en julio de 2020.

Como parte de su estrategia, Hastings dice que suele tomarse 6 semanas de vacaciones al año. "Me tomo muchas vacaciones, y soy abierto al respecto internamente", dijo Hastings durante una aparición en 2015 en la Conferencia DealBook de The New York Times. "Tal y como cabría esperar, a menudo se piensa mejor (cuando) se está de excursión en alguna montaña o algo así y se obtiene una perspectiva diferente... o se lee algo que no está relacionado con el trabajo", dijo.

A pesar de valorar el tiempo libre en el trabajo, Hastings dice que no tiene ninguna afición para llenar su tiempo libre. "Por desgracia, y de forma extraña, casi no tengo aficiones", dijo Hastings a The New Yorker.  "No navego, no pesco. Soy un lamentable fracaso como hombre del Renacimiento". Sin embargo, a Hastings le gusta nadar y hacer snowboard, según declaró a The New York Times en 2006.

Pero el multimillonario es un amante de los animales. Entre las mascotas de la familia hay 4 perros rescatados, 4 cabras enanas nigerianas y 10 gallinas, según un perfil de Hastings publicado en 2014 en The New Yorker.

En 2012, Hastings y Quillin firmaron The Giving Pledge, el pacto de filantropía fundado por Bill Gates y Warren Buffett que obliga a los multimillonarios firmantes a donar la mayor parte de sus fortunas. "Es un honor intentar ayudar a nuestra comunidad, a nuestro país y a nuestro planeta a través de nuestra filantropía", dijeron entonces Hastings y Quillin en un comunicado. "Estamos encantados de unirnos a otras personas afortunadas para comprometer la mayor parte de nuestros activos para invertirlos en los demás. Esperamos que a través de esta comunidad podamos aprender sobre la marcha, y hacer todo lo posible para marcar una diferencia positiva para muchos."

Solo en 2020, Hastings y Quillin donaron 120 millones de dólares para financiar becas para estudiantes negros a través de una asociación con 2 universidades y el United Negro College Fund, y financiaron un campamento de formación de lujo para profesores en Colorado. Sin embargo, sus actividades en este campo no se limitan a la financiación. Hastings se incorporó al Consejo de Educación del Estado de California en 2000 y pasó 3 años como su presidente, según el Silicon Valley Business Journal.

Netflix es el principal actor del negocio del streaming.
Netflix es el principal actor del negocio del streaming.

Netflix es el principal actor del negocio del streaming.

Las máximas del fundador de Netflix

Las siguientes son las principales afirmaciones de Hastings en el libro:

  • "Mi primera empresa, Pure Software, fue emocionante e innovadora en los primeros años y burocrática y penosa en los últimos antes de ser adquirida. El problema fue que tratamos de sistematizar todo y establecer procedimientos perfectos".

  • "Edad de Piedra. Edad de Bronce. Edad de Hierro. Definimos epopeyas enteras de la humanidad por la tecnología que utilizan".

  • "He trabajado muy duro, pero mi vida siempre ha sido divertida".

  • "La mayoría de las ideas empresariales sonarán locas, estúpidas y antieconómicas, y luego resultarán ser correctas".

  • "Las empresas rara vez mueren por moverse demasiado rápido, y con frecuencia mueren por moverse demasiado lento".