U.S. markets closed

Intentan hacer negocio con la imagen más famosa del coronavirus

Sin duda, la imagen más famosa del coronavirus es la que ilustra esta noticia. No es la de un doctor, no es la de un auxiliar de enfermería, no es la de un científico ni tampoco es la de una ciudad desierta. Es la del propio SARS-CoV-2 (COVID-19), el virus que ha puesto en jaque a miles de millones de personas y a la economía al borde del caos.

Se trata de imagen libre de derechos, que todo el mundo puede usar para noticias, artículos académicos o trabajos de colegio. Incluso puedes imprimirla y tapar un edificio con ella y no estarías cometiendo ningún delito contra la propiedad intelectual. O podrías vender pegatinas en las que saliera... pero sería absolutamente deshonesto hacerlo.

Intentan hacer negocio con la imagen más famosa del coronavirus

Y eso justamente es lo que está haciendo el banco de imágenes y fotografías más famoso del mundo. Getty Images está comercializando la imagen del coronavirus y pide 500 dólares a quien quiera usarla. Según se puede ver en la página de Getty en donde se comercializa, el origen de esta foto está acreditado a otro banco de imágenes llamado Gado Images. Pero Gado images no es la propietaria de esta foto porque está libre de derechos... Así que aquí alguien no tiene demasiados escrúpulos, ya sea Getty o Gado, o las dos a la vez.

El verdadero origen de la imagen

Para ser más exactos, esta imagen no es una fotografía, sino una reconstrucción hecha por ordenador. Su autora es Alissa Eckert, una ilustradora especializada en temas médicos que trabaja para el Centers for Disease Control and Prevention de los Estados Unidos. .

Tal y como se revela en este artículo publicado en el New York Times, la historia de esta imagen empieza el 21 de enero. 24 horas antes, el centro declaró la emergencia nacional por el brote que tuvo su origen en China, lo que llevó a las autoridades a tomar medidas como impedir la entrada de viajeros procedentes del país asiático.

Los dirigentes del centro pidieron a Eckert y a su colega Dan Higgins que crearan "una identidad" para el virus. "Algo para captar la atención del público", dijo. La Sra. Eckert esperaba que cualquier cosa que crearan pudiera aparecer en algunos programas de televisión de canales especializados y poco más, como lo habían hecho sus creaciones en el pasado.

Sin embargo, la virulencia de la pandemia hizo que la imagen creada por ella diera la vuelta al mundo y se propagara a la velocidad de la luz: la reconstrucción ha sido portada de periódicos, revistas y forma parte habitualmente de los telediarios de medio planeta. Es la cara del peor enemigo que ha tenido el mundo desde Hitler.

En el mismo reportaje, Eckert explica por qué realizó la reconstrucción así. Por ejemplo, eligieron una textura pedregosa, queriendo que pareciera "algo que realmente se pudiera tocar", según asegura la experta. Otros detalles, como el nivel de realismo y la iluminación, que hace que los picos proyectan largas sombras, fueron calibrados para "ayudar a mostrar la gravedad de la situación y llamar la atención", dijo. Así es como se fabrica la imagen del año.

Más historias que te pueden interesar:

La saturación de Internet por culpa del coronavirus: ¿está en riesgo el acceso a Netflix o YouTube?

Así serían los logos de las grandes marcas bajo las normas impuestas para evitar la expansión del coronavirus

Cómo desinfectar la pantalla del móvil de forma correcta

Los robots nos roban los trabajos, pero, ¿por qué no nos salvan del coronavirus?

Teletrabajo y coronavirus: algunas empresas controlan a los empleados con fotografías cada cinco minutos y videovigilancia