U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,140.06
    -5.13 (-0.12%)
     
  • Dow Jones

    32,832.54
    +29.07 (+0.09%)
     
  • Nasdaq

    12,644.46
    -13.14 (-0.10%)
     
  • Russell 2000

    1,941.21
    +19.39 (+1.01%)
     
  • Petróleo

    90.47
    -0.29 (-0.32%)
     
  • Oro

    1,804.70
    -0.50 (-0.03%)
     
  • Plata

    20.66
    +0.05 (+0.22%)
     
  • dólar/euro

    1.0199
    +0.0011 (+0.11%)
     
  • Bono a 10 años

    2.7650
    -0.0750 (-2.64%)
     
  • dólar/libra

    1.2082
    +0.0011 (+0.09%)
     
  • yen/dólar

    134.9410
    -0.0290 (-0.02%)
     
  • BTC-USD

    23,821.50
    +573.91 (+2.47%)
     
  • CMC Crypto 200

    559.83
    +16.96 (+3.12%)
     
  • FTSE 100

    7,482.37
    +42.63 (+0.57%)
     
  • Nikkei 225

    28,249.24
    +73.34 (+0.26%)
     

James Cameron se enfrenta a las consecuencias de haber dedicado demasiado tiempo a 'Avatar'

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

James Cameron se vino muy arriba con Avatar. No solo anunció que veríamos Avatar: La forma del agua, la primera continuación de su exitoso título de 2009 que llegará a los cines las próximas navidades, sino que desarrollaría a la vez hasta cuatro secuelas. Estos títulos se han ido retrasando a lo largo del tiempo, lo que ha derivado a que Cameron haya estado más de una década trabajando en ellos. Además, también habría que sumar que desde que acabó Titanic hasta el estreno de la primera película pasó otros 12 años tratando de sacar adelante el proyecto. Sin duda, es un tiempo demasiado extenso que se va a alargar hasta tres décadas. Y ahora, parece que el director de Terminator o Aliens empieza a percatarse de las consecuencias de este trabajo tan extenso.

James Cameron en la premiere de 'Alita: Ángel de combate' en 2019 (Foto: DANIEL LEAL-OLIVAS/AFP/Getty Images)
James Cameron en la premiere de 'Alita: Ángel de combate' en 2019 (Foto: DANIEL LEAL-OLIVAS/AFP/Getty Images)

No hay más que ver que, durante una entrevista con Empire, ha contado que se está planteando no dirigir la cuarta y la quinta película de Avatar, las cuales llegarían a los cines en 2026 y 2028. La razón que da es que siente que debe dedicar tiempo a otras ideas que tiene en desarrollo, de las que no podría hacerse cargo en el caso de tener que ponerse tantas veces tras las cámaras en estas cintas protagonizadas por Sam Worthington y Zoe Saldana.

"Las películas de 'Avatar' requieren de toda tu atención. Tengo algunas otras cosas en desarrollo que también son emocionantes. Creo que, eventualmente, dentro de un tiempo, no sé si después de la tercera o la cuarta, querré ceder la dirección a un director en el que confíe para que se encargue y así poder hacer otras cosas en las que también estoy interesado. O tal vez no. No lo sé", contaba el director al medio.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Cuando Avatar 5, la última de las secuelas anunciadas, se estrene en cines en 2028, James Cameron tendrá 74 años. Y a estas edades, es habitual pensar en cuánto tiempo le queda a uno para poder seguir trabajando con plena energía en sus proyectos. En este sentido, el cineasta empieza a ser consciente de que ha dedicado demasiado tiempo de su vida a desarrollar estas películas, que muchas de las ideas que tiene en mente para nuevas producciones podrían no ver nunca la luz y que debe ceder el testigo de su franquicia estrella.

De hecho, ya hace unos años vivió esta sensación cuando tuvo que dejar de lado la dirección Alita: Ángel de combate. Esta cinta, que llegó a los cines en 2019 dirigida por Robert Rodríguez, fue uno de los proyectos que llevaba tiempo soñando con realizar, tanto por su pasión por el manga original japonés en el que se basa como por las múltiples oportunidades tecnológicas que abría la creación de su universo de ciencia-ficción. Sin embargo, al estar inmerso en un proyecto tan gigante como el tejer la hoja de ruta y desarrollar las secuelas de Avatar le fue imposible coger el testigo, por lo que acabó limitado a ser productor.

No obstante, Cameron reconoce que, pese a no haber podido desarrollar más películas en este tiempo, ha tratado de dejar plasmadas todas sus inquietudes y temas que le interesan en las continuaciones de Avatar. “Todo lo que necesito decir sobre la familia, la sustentabilidad, el clima, el mundo natural, los temas que son importantes para mí en la vida real y en mi vida cinematográfica, lo puedo decir en este lienzo”, explicaba a Empire. “Me emociono más a medida que avanzo. La cuarta película es magnífica. Es una hija de p***. De hecho, espero poder hacerla. Pero depende de las fuerzas del mercado. La tres está terminada, así que saldrá de todos modos. Espero realmente que podamos hacer la cuatro y la cinco, porque es una única gran historia".

Desde luego, damos por hecho que tras el éxito de la primera película y la expectación que están generando las secuelas la viabilidad comercial va a ser efectiva, pero habrá que ver hasta qué punto el director se siente motivado a ponerse tras las cámaras, porque dedicar otra década a un solo proyecto puede potenciar esta sensación de estancamiento de la que ya está sintiendo las consecuencias. Además, nosotros como espectadores nos quedaríamos con la miel en los labios pensando en todo lo que Cameron tiene en mente.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.