U.S. markets open in 3 hours 21 minutes
  • F S&P 500

    4,137.25
    +4.50 (+0.11%)
     
  • F Dow Jones

    33,580.00
    +10.00 (+0.03%)
     
  • F Nasdaq

    14,001.75
    +26.00 (+0.19%)
     
  • RTY=F

    2,227.50
    +2.60 (+0.12%)
     
  • Petróleo

    61.18
    +1.00 (+1.66%)
     
  • Oro

    1,743.20
    -4.40 (-0.25%)
     
  • Plata

    25.41
    -0.02 (-0.08%)
     
  • dólar/euro

    1.1957
    +0.0003 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    1.6230
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    16.63
    -0.28 (-1.66%)
     
  • dólar/libra

    1.3773
    +0.0021 (+0.15%)
     
  • yen/dólar

    109.0000
    -0.0480 (-0.04%)
     
  • BTC-USD

    63,923.58
    +1,313.14 (+2.10%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,376.97
    +82.98 (+6.41%)
     
  • FTSE 100

    6,907.58
    +17.09 (+0.25%)
     
  • Nikkei 225

    29,620.99
    -130.61 (-0.44%)
     

Jet presidencial Smackdown: ¿es el avión privado de Donald Trump mejor que el Air Force One?

Puede que Donald Trump, candidato a las primarias presidenciales de Estados Unidos, sea egocéntrico, misógino y se haya hecho famoso por sus comentarios racistas. No obstante, si hablamos de aviones privados de lujo, se destaca entre sus competidores: tal vez incluso respecto al Presidente de los Estados Unidos Barack Obama y su Air Force One.

¡Adivina de quién es este jet privado! (Foto: Douglas Gorenstein/NBC/Banco de fotos NBCU vía Getty Images).

A continuación, cuatro cosas del “Trump Force One” (tal y como lo bautizó de forma ingeniosa el WashingtonPost.com) que probablemente Donald Trump crea que son incluso mejores que el avión oficial del Presidente Obama.

  1. “Es más grande que el Air Force One”. O al menos eso dijo Trump a la revista Rolling Stone: el Air Force One está “un nivel por debajo en todos los aspectos. Motores Rolls-Royce, 43 asientos. ¿Sabías que el Discovery Channel lo presentó como el avión de pasajeros más lujoso del mundo?”. No exactamente, Donald. En realidad, el 757 de Trump es más pequeño que el 747 del comandante en jefe del ejército estadounidense y no puede volar ni tan lejos ni tan rápido. Y por cierto, el avión de Trump tampoco salió en Discovery Channel. Según informa el WashingtonPost.com, apareció en Smithsonian Channel (parece que la rigurosidad no es el punto fuerte del aspirante a presidente de los Estados Unidos).

  2. Todo está bañado en oro. Después de comprar el avión al magnate Paul Allen, cofundador de Microsoft, Trump hizo que lo equiparan con los materiales más caros, utilizando oro de 24 quilates para todo tipo de detalles, desde las hebillas del cinturón de seguridad o los enchufes de corriente, hasta los sanitarios del baño. El Air Force One no tiene esa opulencia.

  3. El diseño es lujoso y está personalizado. Por ejemplo, los acabados están hechos de maderas nobles y muy caras, los tejidos son de seda y el blasón de los Trump está bordado en los asientos y las almohadas (veamos, el es de Queens… ¿cómo es el blasón?, ¿aparece el símbolo de la línea 7 del metro de Nueva York?). Por su parte, el avión del presidente de los Estados Unidos tiene mucho color beige, marrón y gris, y unos discretos acabados de madera.

  4. Hay una sala de cine. El Air Force One cuenta con una sala de conferencias. Pero también el avión de Trump. Y además, una gran pantalla con una selección de 1.000 películas y un sistema de sonido con tecnología punta. Esto parece más divertido.

Air Force One (Foto: Casa Blanca).

Por supuesto, el Air Force One tiene algunas cosas que el avión de Trump no tiene. En primer lugar, técnicamente hay dos aviones Air Force One. Tal y como es sabido, el avión de Obama cuenta con 70 asientos (el de Trump 43), puede volar a 965 kilómetros por hora (mientras que el de Trump llega a unos 400 kilómetros por hora), y puede repostar en pleno vuelo. También hay un arsenal de armas a bordo, junto con un pequeño hospital. Además, la superficie exterior del Air Force One es lustrada a mano antes de cada vuelo. Lo que sí decepciona un poco, es que la representación del Air Force One en la película con el mismo nombre protagonizada por Harrison Ford no es fiel a la realidad: ¡no hay cápsula de escape a bordo! Definitivamente, creemos que Trump tiene que conseguir una de esas.

Leah Ginsberg
Editor principal