El kirchnerismo empieza a sentir la pérdida de poder en el Senado: la nueva oposición y las leyes que se traban

·6  min de lectura

El kirchnerismo empezó a sentir en el Senado los primeros efectos de la ruptura que tuvo el bloque Frente de Todos en febrero pasado. Al fracasar en el intento de sesionar sin acordar el temario con Juntos por el Cambio ni con Unidad Federal -el nuevo espacio que nació de aquella división- el oficialismo solo dejó en evidencia que Cristina Kirchner perdió el control de la Cámara.

Juntos por el Cambio y Unidad Federal unieron fuerzas y dejaron al oficialismo sin quórum en la sesión convocada para este jueves al retirarse del recinto en medio de un escándalo, con familiares de víctimas de accidentes de tránsito que reclamaban desde las gradas y a los gritos la sanción de la ley de "Alcohol Cero" al volante.

Antes de que empezara el debate sobre los múltiples temas de la agenda que armó el oficialismo, se dio una discusión por una cuestión reglamentaria sobre la mayoría que necesitaba la oposición para aprobar un cambio en el orden del temario, moción que era resistida por el oficialismo. Sin embargo, la verdadera pelea es por el poder dentro del Senado.

La oposición quiso empezar a marcarle la cancha al oficialismo, que a su vez intentó mostrar que todavía retiene el manejo del Senado y responsabilizar a su contraparte por trabar temas sensibles para la sociedad. Sin embargo, quedó expuesto que ya no tiene la mayoría asegurada y que ahora se ve obligado a acordar con un nuevo polo opositor, que al unirse lo supera en número.

El resultado fue que, además de la ley de "Alcohol Cero", quedaron truncas las designaciones de jueces para la ciudad de Rosario, reclamados por la provincia ante el avance del narcotráfico, y proyectos como la exención del Impuesto a las Ganancias para trabajadores de la salud y la eliminación del trámite de fe de vida para los jubilados.

El kirchnerismo pierde el poder del Senado: ¿cómo fue la pelea con la oposición?

Como había anticipado iProfesional, Juntos por el Cambio y Unidad Federal habían presentado a la presidenta del Senado dos pedidos distintos de sesión especial con temarios muy parecidos y, ante la demora del oficialismo en convocar a una sesión, habían empezado a acercar posiciones.

La oposición deliberó en el recinto si debían retirarse ante la jugada del oficialismo

Cercado y sin los 37 senadores necesarios para tener quórum, el Frente de Todos convocó a una reunión de Labor Parlamentaria para el día previo con el fin de acordar el temario con la oposición. La conversación fracasó y el oficialismo lanzó su propio llamado a sesión especial, donde incluyó todos los temas que habían pedido los bloques opositores y agregó otros que no estaban previsto para este jueves, como "Alcohol Cero".

Una vez en el recinto, la oposición presentó, a través del jefe del interbloque Juntos por el Cambio, Alfredo Cornejo, una moción de orden para tratar primero los acuerdos para designar jueces en Rosario y en Córdoba y la llamada "Ley Lucio" sobre prevención del maltrato infantil y postergar el tratamiento del resto de los temas para el 13 de abril.

El oficialismo, a través de la presidenta provisional del Senado, Claudia Ledesma, (Cristina Kirchner no participó porque estaba a cargo del Ejecutivo debido al viaje del presidente Alberto Fernández a Estados Unidos) sostuvo que la propuesta era un "apartamiento del reglamento" y que necesitaba una mayoría de dos tercios, que la oposición no tiene.

Ni siquiera se llegó a votar: todos los opositores abandonaron el recinto y dejaron al Frente de Todos con 34 senadores, sin quórum. Pero lo que más molestó a Juntos por el Cambio y a Unidad Federal fue que, en medio de esa discusión las víctimas de accidentes de tránsito le reclamaban a la oposición a los gritos la ley de Alcohol Cero desde la gradas, con la anuencia del Frente de Todos.

"Lo hicieron para presionar", dijo más tarde Cornejo en declaraciones a la prensa acreditada, entre ellos iProfesional. Los senadores de Unidad Federal, por su parte, acusaron al Frente de Todos de haberse "aprovechado de mala fe" del "legítimo reclamo de las víctimas", sabiendo que Alcohol Cero "no era un tema acordado" para la orden del día.

El rol de la nueva oposición en el Senado

Antes de retirarse del recinto los senadores de Juntos por el Cambio tuvieron una mini cumbre en el recinto para deliberar qué harían ante la jugada del oficialismo y, durante algunos minutos en los que atronaban los gritos que bajaban de las gradas y les reclamaban "trabajar" y pensar "en las víctimas" de accidentes de tránsito, hubo indefinición.

La nueva unidad opositora le complica a Cristina Kirchner el control del Senado

Casi todos los senadores de Juntos por el Cambio se pararon y tenían decidido retirarse, con la excepción de dos: el cordobés Luis Juez y el porteño Martín Lousteau. El nuevo bloque de Unidad Federal también permaneció sentado y esto puso en duda durante algunos minutos la posibilidad de que la oposición pudiera quitarle el quórum al oficialismo.

Según deslizó a iProfesional un senador de la oposición, Juez y Lousteau no querían retirarse del recinto si Unidad Federal no lo hacía también, para que el costo de frustrar el temario de la sesión no recayera únicamente en Juntos por el Cambio. Ambos son candidatos a gobernar sus respectivos distritos.

El de Juez era un caso especial, porque en Unidad Federal se encuentra Alejandra Vigo, esposa del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, y en el temario había nombramientos de magistrados para esa provincia. Por ello, el senador de Juntos por el Cambio recién se levantó cuando Vigo decidió, también, irse. Detrás de ella, salieron los demás legisladores de Unidad Federal.

La escena mostró que, a pesar de que ambos espacios unidos tienen capacidad de condicionar Frente de Todos, no hay una coordinación total. Una de las razones es que en el bloque Unidad Federal los senadores tienen "distintas procedencias" políticas y ello pone en duda la uniformidad de criterios interna, por lo tanto también hasta dónde llegará el entendimiento con Juntos.

No obstante, representantes de ambos espacios se mantienen en conversaciones para seguir actuando de forma conjunta y convocar a una nueva sesión especial para el 13 de abril.

¿Cuáles son las leyes que quedarían trabadas?

La fuerte pelea entre el Frente de Todos y las bancadas opositoras amenazan con dejar trabados todos los proyectos que el Senado tiene pendientes, muchos de los cuales habían sido incluidos para la sesión de este jueves.

El nuevo bloque Unidad Federal empieza a moverse en tándem con Juntos por el Cambio

Además de la ley de Alcohol Cero, en esa lista se encuentra el proyecto para eximir de Ganancias a los trabajadores del sector de la salud que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados.

Por otra parte, hay un proyecto del senador Edgardo Kueider de Unidad Federal que propone reducir la tarifa de energía eléctrica a través de un recorte del IVA del 21 al 5% para usuarios residenciales y al 10,5% para usuarios industriales, comerciales y pymes. Si bien el proyecto no tiene dictamen de comisión, las perspectivas de que avance se reducen en el nuevo escenario.

Lo mismo ocurre con la iniciativa que propone eliminar el trámite de fe de vida para los jubilados, que sí tiene dictamen y aguarda la media sanción del Senado.

Fuera de los temas económicos, también quedarían trabada la llamada "Ley Lucio", elaborada tras el conmocionante caso del asesinato de Lucio Dupuy, y los proyectos para simplificar la renovación del Certificado Único de Discapacidad y el Plan Nacional de Cardiopatías Congénitas, que también aguarda la sanción del Senado para ser ley.