Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,967.23
    -43.89 (-0.88%)
     
  • Dow Jones

    37,986.40
    +211.00 (+0.56%)
     
  • Nasdaq

    15,282.01
    -319.49 (-2.05%)
     
  • Russell 2000

    1,947.66
    +4.70 (+0.24%)
     
  • Petróleo

    83.24
    +0.10 (+0.12%)
     
  • Oro

    2,406.70
    -7.10 (-0.29%)
     
  • Plata

    28.75
    -0.10 (-0.34%)
     
  • dólar/euro

    1.0661
    +0.0015 (+0.14%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6150
    -0.0320 (-0.69%)
     
  • dólar/libra

    1.2372
    -0.0066 (-0.53%)
     
  • yen/dólar

    154.5480
    -0.0520 (-0.03%)
     
  • Bitcoin USD

    64,672.20
    -9.40 (-0.01%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,405.99
    +93.37 (+7.11%)
     
  • FTSE 100

    7,895.85
    +18.80 (+0.24%)
     
  • Nikkei 225

    37,068.35
    -1,011.35 (-2.66%)
     

La inflación, una nueva e inesperada piedra en el camino laboral de las mujeres

Los costes de servicios de cuidados de menores son un 32% más elevados que en 2019, inasequibles para familias en las que las madres dejan de trabajar.

La inflación se ceba en las familias con hijos y es una piedra más en el camino laboral de las mujeres. Foto: Getty Images.
La inflación se ceba en las familias con hijos y es una piedra más en el camino laboral de las mujeres. Foto: Getty Images. (HRAUN via Getty Images)

La presión de la inflación ha dejado financieramente exhaustos a los estadounidenses y sobre todo a quienes ya lo estaban antes de que llegara el Covid, los padres y madres de menores de edad. Es un agotamiento que además pasa una grave factura laboral y económica a quienes tradicional y desproporcionadamente se hacen cargo de los cuidados del hogar y la familia: las madres.

En vísperas del mes en el que se celebra el día Internacional de la Mujer Trabajadora, el 8 de marzo, Taylor Bowley y David Tinsley, de Bank of America, han publicado un informe — basado en las observaciones de los datos internos y anónimos de la entidad— que refleja que la inflación ha supuesto una irrupción más alta en los salarios de quienes tienen que hacer frente a costes de cuidados infantiles que al resto. Estos costes familiares medios fueron en enero de este año un 32% más elevados que en 2019.

Bowley, una de las autores del estudio, explica que los costes de daycare y educación infantil han subido mucho más que la tasa de inflación general. Y este porcentaje de dos dígitos es algo que pesa mucho en los presupuestos familiares porque según la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS en sus siglas en inglés) en 2022 supusieron entre el 8% y el 20% de los ingresos medios de los hogares. El departamento de Salud considera que estos costes son asequibles cuando no exceden el 7% de los ingresos totales.

PUBLICIDAD

El aumento de la inflación es más elevado en el caso de las familias de altos ingresos pero lo hace inasequible para las de ingresos medios y bajos. Es por ello que el banco ha notado una caída en pagos.

Ellas renuncian a sus carrera para cuidar a los hijos

La falta de opciones asequibles siempre ha sido una de las razones para que las mujeres participen menos del mercado laboral dado que son ellas las que normalmente se hacen cargo de los hijos. Según el estudio de Bowley y Tinsley, este aumento de la inflación “añade gasolina a este fuego” porque en los hogares se están tomando decisiones sobre rebajar horas de trabajo, declinar promociones o directamente abandonar el mercado laboral para atender a tiempo completo a los menores.

Bowley recuerda que el BLS detectó en enero de 2024 que un 3.7% no trabajan a tiempo completo por “responsabilidades con sus hijos”, cuando en 2019 eran el 3.2%. Los datos internos de Bank of America apuntan a que las personas que necesitan cuidar de sus hijos tienen dificultades para mantener empleo de forma continuada.

El porcentaje de mujeres que no trabaja a tiempo completo por responsabilidades con sus hijos está aumentando. Foto: Getty Images.
El porcentaje de mujeres que no trabaja a tiempo completo por responsabilidades con sus hijos está aumentando. Foto: Getty Images. (MoMo Productions via Getty Images)

Por eso, los economistas argumentan que “el coste de este cuidado preocupa por su efecto en el avance del progreso en la participación de las mujeres en la fuerza laboral”. Y cuando esto ocurre las mujeres no solo pierden salarios y oportunidades laborales, también pierden cotización al seguro social, oportunidad para ahorrar para la jubilación en 401k o IRA y en suma, independencia financiera y recursos para sus familias y la sociedad.

El BLS ha certificado que cada 10% de incremento de precios medios está asociado con un punto porcentual a menor de tasa de empleo de madres. De hecho coincidiendo con el aumento de los costes del cuidado de menores en las últimas décadas en EE UU, el segundo país más caro en este sentido de la OCDE, el porcentaje de mujeres en el mercado laboral se ha estancado tras la fuerte subida que experimentó a partir de los años cincuenta del pasado siglo. Esa fue una tendencia que ayudó a elevar los estándares de vida del país. En la comparativa internacional de participación laboral femenina EE UU está en la parte baja de una tabla liderada por los países del norte de Europa.

Aunque muchas mujeres han vuelto al trabajo tras la pandemia por la apertura de sus centros de labor, los centros de daycare y la mayor flexibilidad en el trabajo, la participación femenina está 11 puntos porcentuales por debajo de la de los hombres.

Frenazo en la igualdad de sueldos

Todo ello tiene un impacto en la compensación de las mujeres en su conjunto. Coincidiendo con el estancamiento en la participación laboral se ha estancado también la tendencia a cerrar la brecha salarial entre hombres y mujeres. En 1982 las mujeres cobraban 65 centavos por cada dólar que ingresaban los hombres y 20 años después se llegó a los 80 centavos. En los siguientes 20 años, ya en el nuevo siglo, el avance ha sido de apenas dos centavos más, 82 por cada dólar de los hombres.

De acuerdo con el Pew Research aunque no hay una sola explicación para explicar esta situación si se evidencia un patrón consistente que refleja que las mujeres empiezan sus carreras en una casi paridad salarial que pierden a medida que ganan experiencia y progresan en sus carreras. Pew explica que se debe a la paternidad y maternidad.

“Las madres entre 25 y 44 años tienen menos probabilidad de mantenerse en la fuerza labora que las mujeres sin hijos en casa y tienden a trabajar menos horas cuando están empleadas. Esto reduce los ingresos”. Aunque en Pew se admite que este efecto puede ser modesto o temporal hay otro paralelo que apunta a que los padres suelen mantenerse en el trabajo y añadir más horas que los que no tienen niños. “Se le llama la prima de paternidad y tiende a aumentar la brecha salarial”.

Desde Bank of America se explica que las familias van a seguir haciendo frente a las presiones de estos costes porque la inflación sigue elevada. El fin del programa de Establibilización de Cuidado de Hijos (parte del American Rescue Plan de 2021) añade preocupación porque limitará la disponibilidad de cuidados y elevará más aún los costes. El presidente Joe Biden firmó a finales de Febrero una orden ejecutiva para ayudar a familias de bajos ingresos, unos 100,000 hogares, pero resolver esta situación va a precisar más que estos pasos.

También te puede interesar | EN VIDEO: Lo que hay que enseñar a los hijos sobre las finanzas personales