U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,825.33
    +39.95 (+1.06%)
     
  • Dow Jones

    31,097.26
    +321.83 (+1.05%)
     
  • Nasdaq

    11,127.84
    +99.11 (+0.90%)
     
  • Russell 2000

    1,727.76
    +19.77 (+1.16%)
     
  • Petróleo

    108.46
    +2.70 (+2.55%)
     
  • Oro

    1,812.90
    +5.60 (+0.31%)
     
  • Plata

    19.77
    -0.51 (-2.50%)
     
  • dólar/euro

    1.0426
    -0.0057 (-0.54%)
     
  • Bono a 10 años

    2.8890
    -0.0830 (-2.79%)
     
  • dólar/libra

    1.2103
    -0.0072 (-0.59%)
     
  • yen/dólar

    135.1750
    -0.5530 (-0.41%)
     
  • BTC-USD

    19,302.44
    -141.91 (-0.73%)
     
  • CMC Crypto 200

    420.84
    +0.70 (+0.17%)
     
  • FTSE 100

    7,168.65
    -0.63 (-0.01%)
     
  • Nikkei 225

    25,935.62
    -457.42 (-1.73%)
     

"¡Lagarto, lagarto!", la expresión que se convirtió en el jabón español por excelencia

·2  min de lectura

¿Se te ocurre una marca de jabón más tradicional que Lagarto? Probablemente no, ya que la célebre pastilla lleva más de cien años con nosotros. Su nacimiento se produjo en 1914 en San Sebastián, en el seno de una empresa familiar que apostó por la innovación y acabó conquistando los hogares de toda España.

Cartel publicitario de Jabón Lagarto, 1924, de Pedro Antequera Azpiri. Vía Lagarto.
Cartel publicitario de Jabón Lagarto, 1924, de Pedro Antequera Azpiri. Vía Lagarto.

La razón de su pintoresco nombre está relacionada precisamente con dicha innovación, pero es necesario un poco de contexto para entender por qué la fabricación de Lagarto constituyó un hito rompedor.

Y es que, a principios del siglo XX, el jabón solía ser un mejunje fabricado en casa a partir de grasas de fritura. Este jabón casero y de mala calidad se utilizaba indistintamente para fregar las casas, lavar la ropa e incluso el aseo personal.

En un momento en que la industria química protagonizaba grandes avances y la higiene y desinfección empezaba a perfilarse como gran necesidad, las familias vascas Lizariturry y Rezola, fabricantes de bujías y velas, se pusieron manos a la obra para construir una fábrica de jabón. Para ello contaron con el inventor alemán Peter Krebitz, cuyas técnicas de saponificación y extracción de glicerina estaban revolucionando Europa, y con el ingeniero francés Mr Lambert.

La nueva fábrica era tan moderna y los procedimientos tecnológicos tan novedosos que los operarios tenían serias dudas de que aquello fuera a funcionar, temor que manifestaban exclamando “¡lagarto, lagarto!”, una expresión que se utilizaba para ahuyentar la mala suerte.

Las dudas pronto se disiparon, ya que la maquinaria funcionó a la perfección y el jabón producido resultó de gran calidad. Como recordatorio de la anécdota, se escogió Lagarto como nombre de una marca que acabaría siendo conocida por el 94,8% de los españoles y que aún hoy se encuentra en todas partes, demostrando que no siempre es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer.

Lagarto ofrece hoy una amplia gama de productos de limpieza. Vía Lagarto.
Lagarto ofrece hoy una amplia gama de productos de limpieza. Vía Lagarto.

VÍDEO | Enseña cómo se congela una pompa de jabón en un día frío

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.