U.S. markets close in 4 hours 28 minutes
  • S&P 500

    4,513.77
    +27.31 (+0.61%)
     
  • Dow Jones

    35,414.83
    +156.22 (+0.44%)
     
  • Nasdaq

    15,111.28
    +89.47 (+0.60%)
     
  • Russell 2000

    2,275.21
    +7.37 (+0.33%)
     
  • Petróleo

    82.95
    +0.51 (+0.62%)
     
  • Oro

    1,771.60
    +5.90 (+0.33%)
     
  • Plata

    23.93
    +0.67 (+2.86%)
     
  • dólar/euro

    1.1641
    +0.0023 (+0.20%)
     
  • Bono a 10 años

    1.6200
    +0.0360 (+2.27%)
     
  • dólar/libra

    1.3803
    +0.0076 (+0.55%)
     
  • yen/dólar

    114.2000
    -0.1120 (-0.10%)
     
  • BTC-USD

    62,559.09
    +642.06 (+1.04%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,456.06
    -7.30 (-0.50%)
     
  • FTSE 100

    7,220.75
    +16.92 (+0.23%)
     
  • Nikkei 225

    29,215.52
    +190.06 (+0.65%)
     

Los latinoamericanos ricos no pueden pagar las facturas de los países de la región

·7  min de lectura
El 10% más rico de América Latina posee casi el 72% de la riqueza total de la región. Foto: Getty Images.
El 10% más rico de América Latina posee casi el 72% de la riqueza total de la región. Foto: Getty Images.

(Bloomberg) -- ¡Pandemia! Mientras el covid asola América Latina, es posible que las fortunas materiales de sus ricos nunca hayan ido mejor. Los multimillonarios de la región vieron crecer sus exiguas filas en un nuevo miembro cada semana de marzo a julio, mientras que el alijo colectivo de los megarricos aumentó en US$48.000 millones, según un informe de Oxfam.

No es de extrañar que los países que sobrepasaron sus presupuestos y se endeudaron durante el brote ahora busquen alivio en los ultrarricos. Argentina tomó la delantera: su legislatura votó el 4 de diciembre para imponer un impuesto único sobre el patrimonio a los ricos. Alrededor de 12.000 argentinos adinerados, con un patrimonio neto de al menos US$2,4 millones, serán utilizados para sufragar el costo en efectivo del covid y los créditos de emergencia. Se espera que el impuesto colectivo genere un beneficio único de alrededor de US$3.750 millones.

Muchos latinoamericanos han elogiado la decisión argentina y están impulsando sus propios impuestos a la cima de la pirámide. Por supuesto, el grupo relativamente pequeño de individuos de gran riqueza (673.000 millonarios, que representan el 1,4% de la población regional) constituye un objetivo satisfactorio. El 10% más rico de América Latina posee casi el 72% de la riqueza total, según Credit Suisse. Compare eso con los dos tercios inferiores de la sociedad, que poseen menos de US$10.000 per cápita. Sin embargo, la tentación de golpear a las clases acomodadas para resolver la calamidad fiscal podría llevar a resultados inciertos, tanto para los ingresos como para la justicia social.

Los superricos por sí solos no pueden revertir la devastación provocada por la pandemia, y mucho menos cerrar la enorme brecha de riqueza de América Latina. “Incluso un impuesto a la riqueza políticamente sostenible recaudará solo una pequeña cantidad del producto interno bruto”, asegura Armando Barrientos, estudioso de la pobreza y la justicia social de la Universidad de Mánchester. “Esta no va a ser la solución. Incluso si opta por un impuesto sobre el patrimonio, tiene que ser parte de una reforma más amplia, la cual requiere consenso político y, dados los intereses creados, eso está todo menos garantizado”.

El ‘problema’ de imponer más impuesto a los millonarios

Por muy justificado que esté, exprimir a los ricos para resolver una crisis fiscal podría generar temores sobre la confiabilidad de las políticas, las reglas para la inversión y la confiscación estatal, un expediente que solo los abogados corporativos podrían adorar. Un bufete de abogados de Miami dijo a Bloomberg Tax en julio que la mera conversación sobre nuevos impuestos sobre el patrimonio en América Latina había provocado un aumento de cinco veces en la cantidad de clientes adinerados dispuestos a trasladarse a domicilios con sistemas tributarios más favorables. Unos 13.000 argentinos ya han cruzado la frontera hacia Uruguay, donde la pandemia está bajo control y el gobierno está fomentando la inmigración de alto nivel flexibilizando los requisitos fiscales y de residencia.

Una amenaza más urgente que ver a los superyates latinoamericanos izar anclas y llevar su dinero a otra parte es la distracción de la urgente tarea de reformar las mal gobernadas redes de bienestar de la región y el disfuncional arreglo fiscal que las agota.

También te puede interesar:

Barrio de Caracas, Venezuela. Foto: Getty Images.
Barrio de Caracas, Venezuela. Foto: Getty Images.

Hogar de la brecha de riqueza más grande del mundo, América Latina hace mucho tiempo que necesita un nuevo acuerdo. La región no puede recuperarse de la peor crisis social y económica que se recuerde haciendo más de lo mismo o poniendo una curita al actual sistema roto.

Ese imperativo ha llevado a los legisladores a proponer reescribir el pacto social, con esquemas aspiracionales que van desde la atención médica universal hasta la renta básica incondicional para todos. Sin embargo, ¿cómo financiar y luego sostener propuestas tan generosas, y aún pagar las deudas masivas y desarmar las trampas fiscales creadas durante la crisis, todo sin perseguir un capital e inversión asustadizo? Ningún país puede lograrlo sin restablecer su sistema tributario.

La carga fiscal general varía ampliamente en América Latina y el Caribe: es tan onerosa en Cuba y Brasil como insignificante en Guatemala y Panamá. Sin embargo, la mayoría de los países comparten una distorsión propia: la base impositiva es demasiado estrecha, pero deja a los adinerados irse con demasiada facilidad.

Claves de los sistemas impositivos de Latinoamérica

Si bien los impuestos anuales sobre la riqueza se han multiplicado casi por tres en las últimas siete décadas, más de la mitad (55%) de la recaudación de impuestos regionales proviene de las ganancias corporativas y menos de un tercio (32%) de los individuos.

Los ingresos personales representaron solo el 9,5% de todos los ingresos fiscales regionales en 2015, en comparación con el 24,4% entre los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Mientras tanto, América Latina cobraba casi el doble de impuestos corporativos que sus pares del mundo rico.

El desequilibrio es una mala economía, porque gravar la producción obstaculiza el comercio y la competitividad laboral, mientras que dar un pase a los ricos es una pésima política social. Ese desequilibrio también agrava la escandalosa brecha entre los que tienen y los que no tienen. Una vez decantados a través de sistemas de bienestar defectuosos, los impuestos sobre la renta de las personas físicas representan solo una reducción de 2% en la igualdad de ingresos de América Latina, encontró la OCDE. En la Unión Europea, en cambio, la desigualdad mejora 12% tras redistribuir los impuestos sobre la renta.

También te puede interesar:

El dinero oculto con el que China está 'conquistando' a los países en desarrollo

América Latina es la región con la mayor brecha de riqueza del mundo. Foto: Getty Image.
América Latina es la región con la mayor brecha de riqueza del mundo. Foto: Getty Image.

Los impuestos al consumo empeoran las disparidades. Los países de América Latina y el Caribe dependen de los bienes y los servicios para más de la mitad de sus impuestos, mientras que la OCDE obtiene aproximadamente un tercio de sus impuestos de la misma fuente. Dado que los bienes de consumo están gravados principalmente a una tasa fija, afectan más a aquellos con menos recursos, que gastan una parte mucho mayor de sus ganancias que los ricos en necesidades básicas. “América Latina tiene la lógica de los impuestos al revés”, afirma Marcelo Medeiros, profesor de la Universidad de Princeton, quien estudia la pobreza y la desigualdad y las políticas públicas. “Más que recaudar más dinero, necesitamos gastar mejor nuestros ingresos fiscales e invertir la pirámide fiscal”.

El muro de la economía sumergida

Una ampliación de la base impositiva ayudaría, pero enfrenta obstáculos estructurales. Con el 53% de la fuerza laboral de la región en la economía sumergida, millones de trabajadores informales declaran poco o ningún impuesto sobre la renta, incluso cuando soportan más de su parte de los impuestos al consumidor. Ese arreglo ha dejado a una clase ya vulnerable aún más desprotegida durante la pandemia, que ha eliminado más horas de trabajo en América Latina que en cualquier otra región.

Crear un pacto social más justo es un mandato para los países no solo de gravar más, sino mejor. Desde la época colonial, cuando los recaudadores de impuestos pensaban que la nobleza terrateniente no podía simplemente empacar sus granjas y correr, América Latina ha sido mejor evaluando bienes físicos (casas, automóviles, embarcaciones de recreo) que la riqueza personal neta, que es móvil y fungible. Brasil es uno de los pocos países donde los dividendos corporativos se distribuyen a los accionistas libres de impuestos. No es de extrañar que cuando los analistas económicos incluyeron la riqueza financiera en los datos del censo sobre ingresos, encontraron que la mejora récord de la última década en la puntuación de Gini, que mide la desigualdad de ingresos, parecía mucho menos impresionante.

“Nadie argumenta que los ricos no pueden pagar más”, dice Alberto Ramos, economista de mercados emergentes de Goldman Sachs. “Pero tenemos déficits en todas partes. Los países tienen que pagar la educación, la salud, la seguridad y la defensa nacional. Necesitamos pensar qué tipo de derechos necesita la sociedad y cómo financiarlos. No se puede simplemente señalar a un sector social para que asuma la carga fiscal y decir que el problema está resuelto”.

La pandemia ha contribuido a exponer las debilidades de América Latina. Gradualmente, una recuperación sostenida podría revivir la suerte de la otrora floreciente clase media. Pero para asegurar tales ganancias contra futuros retrocesos, la sociedad civil y sus autoridades electas deben aprovechar esta emergencia como una oportunidad para una reforma equitativa, en lugar de simplemente otra solución rápida que agrade a la multitud.

También te puede interesar:

VIDEO | Latinoamérica, otra década perdida que aleja el desarrollo

///////

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.