U.S. markets open in 5 hours 8 minutes
  • F S&P 500

    3,926.75
    +27.25 (+0.70%)
     
  • F Dow Jones

    31,401.00
    +188.00 (+0.60%)
     
  • F Nasdaq

    11,923.75
    +83.00 (+0.70%)
     
  • RTY=F

    1,787.00
    +14.80 (+0.84%)
     
  • Petróleo

    111.20
    +0.92 (+0.83%)
     
  • Oro

    1,855.50
    +13.40 (+0.73%)
     
  • Plata

    22.00
    +0.33 (+1.53%)
     
  • dólar/euro

    1.0635
    +0.0073 (+0.69%)
     
  • Bono a 10 años

    2.7870
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    29.25
    -0.10 (-0.34%)
     
  • dólar/libra

    1.2562
    +0.0067 (+0.53%)
     
  • yen/dólar

    127.4440
    -0.4060 (-0.32%)
     
  • BTC-USD

    30,382.18
    +953.40 (+3.24%)
     
  • CMC Crypto 200

    680.64
    +7.27 (+1.08%)
     
  • FTSE 100

    7,451.51
    +61.53 (+0.83%)
     
  • Nikkei 225

    27,001.52
    +262.49 (+0.98%)
     

Legisladores de ambos partidos denuncian un aumento en las amenazas de muerte

·12  min de lectura

WASHINGTON – El buzón de voz comienza de forma bastante inocua. "Sí, este buzón de voz es para Madison", dice un hombre, de forma casual, como si tratara de ponerse en contacto con un viejo amigo.

Pero luego su voz se vuelve acero. "Estoy armado. Soy peligroso. Y sé dónde estas tú y tu personal".

Esa amenaza dirigida a Madison Cawthorn fue solo una de las miles enviadas a los integrantes del Congreso el año pasado. Puede que no sorprenda a muchos que Cawthorn, un republicano de Carolina del Norte que una vez instó a sus seguidores a "amenazar ligeramente" a sus representantes, inspirara ataques así. Pero los cazadores de controversias como Cawthorn no son los únicos integrantes del Congreso que enfrentan un bombardeo de amenazas de muerte.

CQ Roll Call preguntó a cada integrante del Congreso si había recibido una amenaza de muerte desde 2020. De los 147 que respondieron, 110 –o alrededor del 75 por ciento– dijeron que sí. Aunque respondieron más demócratas que republicanos, 95 a 52, las amenazas de muerte fueron generalizadas entre ambos partidos: El 74 por ciento de los demócratas dijo haber recibido una, frente al 77 por ciento de los republicanos.

Los amenazados abarcan toda la gama de la Cámara de Representantes y el Senado, desde las polillas hiperpartidistas que vuelan hacia la controversia más reciente hasta reservados poco conocidos que se afanan en el anonimato. Si bien los informes anteriores han registrado un aumento en las amenazas utilizando los totales anuales de la Policía del Capitolio, nuestra encuesta informal sugiere lo extendido que está el problema.

"No conozco a muchos miembros del Congreso que no hayan recibido una amenaza de muerte", dijo el representante demócrata por Nueva Jersey Donald Norcross.

La mayoría de las oficinas del Congreso no comentan públicamente las amenazas, pero varios integrantes accedieron a usar sus nombres, y docenas más respondieron bajo la condición de anonimato. La oficina de Cawthorn respondió con el mensaje de voz mencionado anteriormente, pero declinó una solicitud de entrevista.

'Deshacerse de'

Los demócratas describieron una ola de invectivas alrededor del momento en que los amotinados partidarios de Trump atacaron el Capitolio el 6 de enero de 2021, al afirmar que abarca a los simpatizantes de base, no solo a los líderes del partido. "Hemos visto un aumento del 100 por ciento en las amenazas de muerte desde el 6 de enero", dijo la representante Angie Craig de Minnesota.

Las amenazas contra Mary Gay Scanlon, de Pensilvania, aumentaron en 2021. "El mayor aumento en las amenazas se produjo después de que la congresista dirigiera el debate sobre una resolución para invocar la 25ª Enmienda contra el ex presidente", dijo su portavoz.

La Policía del Capitolio calcula que revisó 9 mil 600 mensajes desconcertantes y amenazas directas contra miembros en 2021, un aumento respecto a los 3 mil 939 de 2017. El recuento de 2020 fue de 8 mil 613.

Esos recuentos incluyen múltiples amenazas contra las mismas personas, así como comunicaciones ofensivas que pueden no cruzar la línea de las amenazas directas. Nuestra encuesta solo preguntó sobre las "amenazas de muerte", que engloban solo una parte de lo que reciben los legisladores.

Un portavoz del representante demócrata de Indiana, André Carson, quien ha recibido ambos tipos de mensajes, ilustró la distinción. Después de que Carson, uno de los tres musulmanes del Congreso, condenara los comentarios islamófobos de la diputada republicana de Colorado Lauren Boebert, recibió un mensaje de voz cargado de insultos.

"La persona que llamó dijo que había que deshacerse de los musulmanes", dijo su portavoz. "Desgraciadamente, muchos de este tipo de mensajes que reciben los integrantes del Congreso, incluido éste, pueden no manifestar explícitamente el deseo o la intención de matar, y por lo tanto pueden no ser considerados oficialmente como amenazas de muerte por algunas organizaciones policiales".

La Policía del Capitolio declinó una solicitud de entrevista.

Pero en una audiencia celebrada este mes, el jefe de la Policía del Capitolio, J. Thomas Manger, advirtió que con la crítica escasez de personal en el cuerpo después del 6 de enero, en parte debido a la pandemia, no era fácil mantener el ritmo. "Estamos investigando las amenazas contra el Congreso, pero les diré que apenas estamos manteniendo la cabeza arriba del agua en esas investigaciones", dijo a los legisladores.

'Cabeza en el aire'

Las amenazas contra los miembros del Congreso no sorprenden a Andrew Mines, investigador de la Universidad George Washington, quien dijo que tanto los republicanos como los demócratas han deshumanizado a sus oponentes políticos en los últimos años, caracterizándolos como peligros malévolos en lugar de compatriotas con ideas diferentes.

"Ningún partido es inmune", dijo. "Cuando los miembros de tu partido hacen popular ese tipo de diálogo... a veces se vuelve contra ellos".

Los empleados del Congreso suelen llevarse la peor parte de las embestidas verbales lanzadas contra sus jefes. A veces, ellos son el objetivo. Un asesor republicano del Senado veterano, que pidió no ser nombrado para hablar con franqueza, dijo que ha considerado dejar el sector público.

"Diablos, creo que no hay ninguno de nosotros en la oficina que no haya sentido eso en algún momento", dijo. "Durante mucho tiempo, viviendo en el Estado, le decía a la gente que vendía seguros porque es más fácil que decirles que trabajas para el Congreso".

A Craig le preocupa igualmente que las amenazas impidan que la gente buena se presente a las elecciones. "Que me parta un rayo si dejo que me echen", dijo la representante por Minnesota, en referencia a los individuos que han amenazado con bombardear su oficina e ir a por sus hijos. "Pero... si fuera yo hoy, y estuviera evaluando si me postulo al Congreso, no tendría respuesta".

Las promesas de violencia ya han llevado a algunos miembros a retirarse. El republicano de Ohio Anthony González, que votó a favor de la destitución del ex presidente Donald Trump, citó la seguridad de su familia como una de las razones para no buscar la reelección.

Informes anteriores sugirieron que la mayoría de las amenazas contra los políticos provienen de los conservadores y están dirigidas a los demócratas. Un análisis de Quartz en 2018 que examinó casos que se remontan a 1990 encontró que alrededor del 75 por ciento de los individuos acusados de amenazar a los políticos eran de derecha. Ese mismo análisis descubrió que una abrumadora mayoría de las personas que dirigieron amenazas eran blancos, hombres y sufrían algún tipo de enfermedad mental.

Pero Mines advirtió que el extremismo se está intensificando en todo el espectro político, señalando que recientes encuestas muestran que más estadounidenses de ambos extremos creen que la violencia política puede estar justificada.

Una encuesta reciente del Washington Post y la Universidad de Maryland reveló que el 34 por ciento de los estadounidenses cree que a veces la violencia contra el gobierno puede estar justificada, un gran aumento con respecto al 23 por ciento de una encuesta de CBS News de 2015 y al 16 por ciento de una encuesta del New York Times de 2010. La reciente encuesta también encontró que el 40 por ciento de los republicanos y el 41 por ciento de los independientes veían la violencia como algo aceptable, en comparación con sólo el 23 por ciento de los demócratas.

"El acoso no viene sólo del otro lado del pasillo", dijo Stephanie Murphy, una demócrata moderada que anunció su retiro pocos días después de hablar con CQ Roll Call. "Hoy en día viene de todos los ángulos".

"Es básicamente el tipo de cabeza de un giro porque puede venir de la gente de la izquierda, como de la gente de la derecha", dijo el empleado republicano del Senado. "Antes podías saber al menos de dónde iba a venir, razonablemente de la izquierda o de la derecha. Ahora son 360".

Daños colaterales

Más que los intentos de asesinato selectivo, los integrantes y el personal dijeron que temen otro tiroteo masivo como los ataques que casi matan al dirigente republicano Steve Scalise en 2017 o a la representante demócrata Gabby Giffords en 2011.

"Me temo que nos dirigimos hacia una situación no muy buena, para ser honesto con usted", dijo el empleado del Partido Republicano del Senado. "Me refiero a Gabby Giffords: no quieres que eso vuelva a ocurrir".

"Parece que cuando la gente se sale de sus casillas, su objetivo es perjudicar a todos los presentes, no solo al miembro del Congreso, sino a todos los presentes", dijo un republicano de la Cámara de Representantes con muchos años de servicio al quién se le concedió el anonimato para ser sincero.

Los congresistas y el personal que entrevistó CQ Roll Call hicieron eco al llamado de Murphy a "atenuar la retórica partidista". Sin embargo, la mayoría parecía no estar dispuesta a moderar unilateralmente sus propias declaraciones.

"Hay gente en el Congreso que sólo está para agitar, no para aprobar leyes", dijo Pat Fallon, republicano de Texas.

Fallon relató su primera experiencia de amenaza de muerte. Como representante del estado de Texas en diciembre de 2017, compartió una imagen en la página de Facebook de su campaña de un garabato de Texas pateando a California en la basura. Sin embargo, Fallon eligió un momento especialmente inoportuno para bromear: los incendios forestales acababan de empezar a extenderse por California. El San Diego Union-Tribune no tardó en publicar un artículo: "Mientras los incendios forestales arden, un político de Texas se burla de California".

Según Fallon, el garabato fue el punto culminante de una serie de publicaciones que criticaban las políticas más liberales de California en materia de inmigración y justicia penal, pero el periódico nunca le pidió que comentara nada. El artículo inspiró amenazas de muerte. Fallon culpó al Union-Tribune. "Porque querían los clics, querían que la gente se enfureciera", dijo.

Fallon señaló que ha denunciado a otros conservadores por difundir vídeos editados selectivamente del ex presidente Barack Obama que le hacen parecer que dice cosas escandalosas.

Pero cuando se le preguntó sobre la retórica republicana en torno a propuestas como la red de seguridad social y el paquete de medidas contra el cambio climático conocidos como "Build Back Better Act" y su propio papel en la presentación de los demócratas como una amenaza existencial para el país, Fallon no se echó atrás: "No es sólo un ligero desacuerdo. Creo que es el camino al socialismo".

"La nueva marca [demócrata] es de izquierda dura, como que Cori Bush quiera dar a los delincuentes convictos el derecho a votar mientras están en prisión", añadió, refiriéndose a la demócrata de Missouri. "Esa es una posición... marxista".

La militancia de cada partido dijo que quiere que los líderes los guíen de vuelta desde el borde partidista.

"Es el liderazgo nacional en ambos partidos", dijo el veterano republicano de la Cámara. "Está dificultando... atender los asuntos del pueblo".

"Simplemente no creo que ahora mismo los altos dirigentes de la Cámara –mayoría o minoría– se hablen entre sí, y mucho menos que trabajen entre sí", añadió.

Craig dijo que el liderazgo necesita frenar la retórica destemplada, pero luego centró sus críticas en el líder del Partido Republicano.

"[Kevin] McCarthy tuvo todas las oportunidades para condenar en los términos más fuertes posibles el anime que Paul Gosar publicó matando a uno de mis colegas", dijo Craig, en referencia a un video que el republicano de Arizona publicó en Twitter mostrando un personaje de dibujos animados con su cara atacando a otro personaje con la cabeza superpuesta de la representante demócrata de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez. "El hecho de que un líder del partido pueda simplemente ignorar este comportamiento en sus filas es normalizarlo".

La oficina de McCarthy no respondió a una solicitud de comentarios. La oficina de la presidenta Nancy Pelosi no se refirió a las preocupaciones de los miembros. Un asistente del liderazgo demócrata de la Cámara dijo en un correo electrónico: "Hay una seguridad reforzada para los miembros a raíz del 1/6. Por ejemplo, es bien sabido que el personal del Sargento de Armas asiste a los miembros en sus necesidades de seguridad en los aeropuertos regionales del área de DC. Además, ahora hay presencia regional de la USCP".

Razones para la esperanza

Aunque el extremismo se ha colado en el discurso dominante y el apoyo a la violencia ha aumentado, Mines ve razones para la esperanza.

En primer lugar, dijo que las fuerzas del orden de todos los niveles –desde el Departamento de Seguridad Nacional hasta las oficinas de policía locales– ahora se toman muy en serio el terrorismo doméstico y se coordinan "para vigilar, comprender y, en última instancia, contrarrestar los diferentes retos que ... todos afrontamos en la amenaza extremista actual".

Las instituciones más allá de las fuerzas del orden, incluido el Congreso, también están empezando a estudiar cómo combatir el extremismo antes de que alguien se radicalice irremediablemente, dijo Mines.

Tanto demócratas como republicanos lamentaron cómo muchos votantes, azuzados por innumerables grupos de intereses especiales y medios de comunicación partidistas, exigen ahora una resistencia total a la agenda del otro partido.

"El comentario que me han hecho varias veces en 2021 los electores de mi país es el siguiente: 'No votes por nada, no dejes que hagan nada'", dijo el experimentado legislador del Partido Republicano.

Algunas personas entrevistadas se centraron en la necesidad de hacer frente a las fuerzas que sustentan la hostilidad a la gobernabilidad y el compromiso.

"Cuanto más vitriólico es el mensaje, más dinero se recauda y más atención se presta", dijo Murphy. "Esa estructura de incentivos está realmente en la raíz de por qué algunas de estas personas tienen este tipo de comportamiento".

"La causa fundamental no es que los electores estén más locos que antes. Simplemente tenemos un sistema que se pasa todo el tiempo... irritando a la gente", dijo el veterano legislador del Partido Republicano.

"Sé que los PAC se crearon en 1974 para recibir dinero de los partidos, y sé que McCain-Feingold y el caso judicial Citizens United se diseñaron... para dar más oportunidades a la expresión y el discurso públicos", dijo. "Pero el efecto neto ha sido que tienes miembros de ambos lados ... diciendo cosas tan estridentes para maximizar esas contribuciones de 50 y 100 dólares".

A pesar de todo, este republicano de la Cámara de Representantes sigue siendo optimista, y cree que los votantes dejarían de querer quemarlo todo si la avalancha de propaganda se agotara.

"Esta democracia representativa es algo increíble que tenemos. Cruje, se resquebraja y estalla, y puede estar bajo tensión, pero sigue siendo algo asombroso", dijo. "Y si dejamos que desaparezca... no sé cómo podemos recrearla".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.