U.S. Markets open in 4 hrs 44 mins

Llega la 'madera' de nueva generación que le come el terreno al titanio

Jaime Quirós – Tras años y años de evolución y progreso, los humanos hemos conseguido un desarrollo increíble. Desde edificios a coches, pasando por destornilladores o bolígrafos, todo está diseñado y producido con diferentes materiales. Pero esa materia tiene unas características que restringen por ejemplo el tamaño y peso de un barco de madera o la altura a la que se puede construir un edificio. Al final, las limitaciones son las que son y hacen que no se puedan diseñar determinadas cosas por inviabilidad técnica o práctica.

Un ejemplo es el titanio, que está presente en numerosos objetos, desde alas de avión a piezas ortopédicas. Es un material tan fuerte como el acero, pero más ligero. Es importantísimo porque el inmenso desarrollo del siglo XX y XXI no se podría concebir sin este material. Incluso así, habíamos llegado a un punto que no daba más de sí en evolución técnica. De hecho, puede tener ‘los días contados’.

Aunque parezca que ya está todo inventado y que nos teníamos que conformar con materiales como el acero, todavía surgen noticias que nos fascinan y que contradicen nuestros esquemas. Una de ellas es que ingenieros en Estados Unidos e Inglaterra han desarrollado un material tan fuerte como el titanio, pero entre cuatro y cinco veces más liviano.

[También de interés ‘Fiebre azul: ¿será el cobalto el futuro de la economía española?’]

La imagen muestra de una construcción elaborada con piezas de titanio. Foto: Getty

El material está producido a ‘nanoescalas’ y consiste en una lámina de níquel porosa. Los investigadores la han bautizado como una ‘madera metálica’. Una de sus características más entusiasmarte es que los poros podrían ser infundidos con otros materiales para darle a la ‘madera metálica’ más de una función. El siguiente desafío de los investigadores es replicar el proceso a escalas comercialmente relevantes.

“Se le llama ‘madera metálica’ porque es similar a la madera, no sólo en su densidad, sino en su naturaleza celular”, señala James Pikul, profesor del departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Pensilvania en Estados Unidos y director del estudio, en el que también participan la Universidad de Illinois y la Universidad de Cambridge.

Para obtener esta ‘madera’ se comienza mezclando esferas plásticas con un diámetro minúsculo (unos pocos nanómetros) suspendidas en agua. Se calienta suavemente el líquido, que, al evaporarse, hace que las esferas se acomoden y se autoensamblen. Pero ¿por qué la densidad es tan baja? Es debido a que alrededor del 70% del material es espacio vacío. La densidad del producto es muy similar a la del agua, permitiendo incluso que un ladrillo de madera metálica flote. Las posibilidades que ofrece son realmente increíbles.

Con lo avanzado que está el proyecto, ya sólo es cuestión de tiempo que se empiece a implementar a gran escala y podremos ver los resultados. Aunque suene extraño, dentro de poco podremos viajar en un avión de ‘madera’, veremos en los puertos grandes buques o petroleros de ‘madera’ o dispondremos de prótesis de ‘madera’. Eso sí, que nadie se despiste: será ‘madera metálica’.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias