U.S. Markets open in 4 hrs 35 mins

Los mejores juguetes de la temporada les enseñan a los niños a programar

(Giphy)

Los robots y aparatos interactivos que abordan los fundamentos básicos de la programación, codificación e inteligencia artificial son los que ocupan este año los puestos más altos de la lista de regalos para niños y niñas.

“Es una gran tendencia”, dice Michelle Liem, analista de la industria de juguetes en la firma de investigación de mercados NPD Group Canada. “Los padres son conscientes de lo mucho que sigue evolucionando la tecnología (lo son) y quieren comprar productos para sus hijos e hijas que les ayuden a aprender programación y codificación”.

Dice que la categoría de juegos robóticos e interactivos es una de la que más crece en el mundo de los juguetes, con un aumento del 22% desde comienzos del año y hasta octubre de 2017, en comparación con el mismo período de 2016.

“Obviamente, todavía hay juguetes que se compran solo por placer”, dice. “Pero creo que ahora, debido a que hay mucha tecnología, están apareciendo muchos de estos juguetes tecnológicamente avanzados que realmente pueden ayudar a los niños a aprender, incluso desde muy pequeños”.

Liem desglosa los juguetes-robot más vendidos en la lista de regalos navideños de este año:

Lego Boost – 200 dólares

(Lego)

“Vi esto en la feria de juguetes de febrero y pensé: no veo el momento de que salga a la venta. Claramente voy comprar uno para mí y mis hijos”, dice Liem.

Diseñado para niños de siete años en adelante, el Lego Boost es el primero de la marca que les permite a los niños darle vida a sus creaciones. Bautizado como una “creativa caja de herramientas”, el Boost incluye sensores, motores y una app con la que los niños pueden aprender a programar su creación, la cual puede tomar forma en cinco modelos: Vernie el robot, Frankie el gato, Guitarra4000, Autoconstructor y M.T.R.4. Todos pueden ser programados para construir pequeñas creaciones de Lego.

El kit funciona con una app, lo que significa que tu hijo tendrá que seguir el tutorial, construir un primer vehículo, aprender a vincularlo con Bluetooth y familiarizarse con la aplicación antes de pasar a la codificación. La parte de la programación está compuesta de dos módulos que evolucionan en base al tipo de creación que haga tu hijo. Por ejemplo, con Vernie puedes programar el robot para que baile y gire cuando tú aplaudas.

Robot Spinmaster Meccano M.A.X. – 160 dólares

(Meccano.com)

Recomendado para chicos de 10 años en adelante, el Meccano M.A.X Robot aprovecha la imaginación de los ingenieros en ciernes, combinando inteligencia artificial con una programación personalizable. Siguiendo instrucciones paso a paso, los niños construyen el robot desde cero usando 332 piezas y herramientas exclusivas de Meccano. Una vez está configurado y se carga la base de conocimientos a su “cerebro” mediante una conexión USB, M.A.X. usa sus motores para moverse y un escáner de infrarrojos para interactuar y evitar obstáculos.

El mejor aliciente es la capacidad de M.A.X. de aprender. El robot le hará algunas preguntas a tu hijo la primera vez que lo inicie, pero con el paso del tiempo, aprende de sus interacciones y evoluciona hasta convertirse en un juguete único para tu hijo. El robot cuenta con una plataforma de juego integrada y se le puede enseñar los nombres de diferentes objetos alrededor de la casa.

Sphero Sprk+ – 110 dólares

(Sphero)

De los creadores del bonito droide de batalla BB-8 de Star Wars controlado por una app, llega el Sprk+ de Sphero. Diseñado para enseñarles a los niños los fundamentos básicos de la programación, el Sprk+ usa una “interfaz visual basada en bloques para transformar las ideas en códigos”. Puede moverse tanto en tierra como en el agua y usar la app Lightning Lab, y permite a los niños programar su Sprk+ para que haga diversas actividades, incluido cruzar un laberinto o programar una pintura.

El juguete va más allá de lo básico y les permite a los programadores más experimentados usar el editor de código de texto para programar comandos más complejos. Tiene un alcance de 30 metros con Bluetooth, luces LED programables, giroscopio y acelerómetro. También cuenta con una plataforma social con la que los niños pueden compartir sus creaciones con otros de la comunidad de creadores.

Dash Robot de Wonder Workshop – 200 dólares

(Wonder Workshop)

El robot Dash de Wonder Workshop adopta un enfoque más amplio en la programación y ofrece una serie de apps para niños de seis años en adelante. Cada app desbloquea diferentes capacidades para el robot que van desde Wonder, un lenguaje de codificación basado en imágenes sencillo de entender a temprana edad pero lo suficientemente sofisticado como para crear comportamientos con alto nivel de detalle; Blockly, que incorpora una codificación avanzada que combina proyectos y puzles que exploran conceptos como variables, condicionantes y eventos; Path, una app centrada en movimientos básicos; Xylo, que les permite a los niños componer música; y Go, que se centra en el hardware de Dash y de sus luces, sonidos y sensores.

El robot tiene todo tipo de complementos como un lanzador (para lanzarles proyectiles a hermanos y cualquier otra persona que no esté prestando atención), un conector para Lego, una pala de topadora, orejas de conejo y el xilófono mencionado antes.

Liem dice esperar que la tendencia siga siendo que cada vez más padres compren a sus hijos e hijas juguetes que sean divertidos y, al mismo tiempo, educativos. Los robots han demostrado ser el medio perfecto.

“(Es) el futuro: cómo serán los trabajos cuando nuestros hijos crezcan y accedan al mercado laboral”, dice. “Si sabes cómo codificar, programar y trabajar con la tecnología, no puedes equivocarte”.

Andrew Seale