U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,207.27
    -2.97 (-0.07%)
     
  • Dow Jones

    33,336.67
    +27.16 (+0.08%)
     
  • Nasdaq

    12,779.91
    -74.89 (-0.58%)
     
  • Russell 2000

    1,975.26
    +6.01 (+0.31%)
     
  • Petróleo

    93.99
    +2.06 (+2.24%)
     
  • Oro

    1,805.50
    -8.20 (-0.45%)
     
  • Plata

    20.26
    -0.48 (-2.30%)
     
  • dólar/euro

    1.0324
    +0.0022 (+0.22%)
     
  • Bono a 10 años

    2.8880
    +0.1020 (+3.66%)
     
  • dólar/libra

    1.2201
    -0.0017 (-0.14%)
     
  • yen/dólar

    132.9930
    +0.1200 (+0.09%)
     
  • BTC-USD

    24,198.62
    +279.10 (+1.17%)
     
  • CMC Crypto 200

    573.13
    -1.61 (-0.28%)
     
  • FTSE 100

    7,465.91
    -41.20 (-0.55%)
     
  • Nikkei 225

    27,819.33
    -180.63 (-0.65%)
     

La lucha de más de cinco décadas de Merle Hoffman para proteger los derechos de las mujeres

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·9  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Merle Hoffman, a la derecha, habla en una manifestación en Nueva York el 8 de marzo de 2022  (Getty Images)
Merle Hoffman, a la derecha, habla en una manifestación en Nueva York el 8 de marzo de 2022 (Getty Images)

La histórica resolución del Tribunal Supremo de EE.UU. en el caso Roe vs. Wade afirmó la protección constitucional del acceso al aborto a través del derecho a la privacidad enumerado en la cláusula del “debido proceso” de la 14ª Enmienda, redactada en la época de la Reconstrucción tras la Guerra Civil de EE.UU.

La defensora del derecho al aborto, Merle Hoffman, argumenta que la defensa legal de la atención al aborto debería basarse en la 13ª enmienda, que abolió la esclavitud.

“Si se obliga a alguien a gestar un hijo en contra de su voluntad, y realmente se es dueño de su cuerpo, que es lo que es, no sé de qué otra manera se podría llamar eso”, declaró a The Independent, hablando antes de la resolución del Tribunal Supremo del 24 de junio de poner fin a la protección constitucional de la atención al aborto. “Y luego mira lo que pasa cuando alguien vive en Texas, y luego cierran las puertas allí, y luego dicen: ‘Oh, pues vete a Oklahoma’”.

El año pasado, Texas prohibió los abortos a las seis semanas de embarazo, antes de que muchas personas sepan que están embarazadas, y por debajo del umbral de viabilidad fetal de 22 a 23 semanas establecido por Roe. El Tribunal Supremo se negó a intervenir en los recursos legales para bloquear la ley, lo que animó a otros estados -como el vecino Oklahoma- a aprobar leyes similares y más restrictivas, aumentando el mosaico de leyes penales sobre el aborto en el país que amenazan la protección de la autonomía corporal de millones de estadounidenses.

El borrador de la opinión filtrada escrita por el juez conservador Samuel Alito en el caso Dobbs vs. Jackson Women’s Health Organization, un caso relacionado con una ley de Mississippi que prohíbe el aborto a las 15 semanas de embarazo, reveló la disposición del tribunal a anular Roe por completo -como hizo posteriormente el 24 de junio-, poniendo fin a todas las protecciones federales para la atención del aborto y desencadenando una ola de leyes antiabortistas en aproximadamente la mitad de EE.UU.

“No me sorprendió”, dice Hoffman a The Independent. “He tenido amigas asesinadas... Es una guerra, y yo he estado en primera línea durante muchos, muchos años”.

David Gunn, médico obstetra y proveedor de servicios de aborto, recibió un disparo mortal en Pensacola, Florida, por parte de un activista cristiano fundamentalista antiabortista en 1993. El médico de Kansas y proveedor de servicios de aborto George Tiller fue asesinado por un extremista antiabortista en la iglesia de Tiller un domingo por la mañana en 2009.

Más de una década después, la clínica de Queens (Nueva York) que Hoffman ayudó a abrir hace más de 50 años sigue sufriendo la obstrucción de los activistas antiabortistas ante sus puertas.

“Ha sido constante, pero se ha ido intensificando”, comenta Hoffman.

Un influyente movimiento conservador cristiano, junto con el llamado movimiento “provida”, para oponerse al derecho al aborto en las décadas posteriores a la sentencia Roe, ha forjado una oposición política y cultural a la atención al aborto, manipulando el diálogo público sobre el derecho al aborto que ignora los derechos de las pacientes embarazadas, argumenta Hoffman.

“La oposición ha hecho un trabajo realmente brillante al definir la narrativa”, señala. “Estas personas son soldados del Señor, y no se detienen. ... Piensan en términos bíblicos”.

En 1970, tres años antes de la resolución del Tribunal Supremo en el caso Roe, Nueva York fue uno de los pocos estados que derogaron sus leyes antiabortistas.

Por aquel entonces, Hoffman era una estudiante de posgrado que estudiaba psicología y trabajaba en la consulta de un médico. Un año después, ayudó a abrir el Flushing Women’s Medical Center, que se convertiría en el Choices Women’s Medical Center, una de las primeras clínicas de aborto del país. El centro ofrece una serie de servicios sanitarios.

Su consultorio desarrolló lo que se ha convertido en normas centradas en el paciente para la atención del aborto, proporcionando apoyo emocional, consentimiento informado y otros servicios de salud reproductiva en un campo que, según Hoffman, estaba impulsado por actitudes ampliamente patriarcales y paternalistas hacia los pacientes.

Hoffman recuerda haber tomado la mano de una de las primeras pacientes de la clínica, una mujer blanca católica con tres hijos de Nueva Jersey. A lo largo de los años siguientes, la clínica vio cómo cada vez más pacientes recorrían distancias más largas para encontrar atención legal después de que sus estados restringieran el acceso a los abortos.

En 2022, una oleada de leyes antiabortistas en los estados liderados por los republicanos, anticipándose a la resolución del Tribunal Supremo, propusieron eliminar el acceso al aborto en la mayoría de los casos y criminalizar la atención al mismo, y convertir así en delito que los proveedores atendieran a pacientes que abortan.

Pero en los años posteriores a la resolución original de Roe, los legisladores estatales impusieron otros obstáculos al acceso al aborto, como requisitos para las ecografías, asesoramiento y periodos de espera dirigidos por el Estado, prohibiciones del uso de determinados seguros médicos para cubrir la atención al aborto y prohibiciones de las citas por telemedicina para obtener recetas para el aborto con medicamentos, la forma más común de aborto.

“Uno puede ser personalmente muy antiabortista. ... Pero si dices: ‘Yo nunca tendría uno, y quiero asegurarme de que ninguna mujer o niña en este país lo haga tampoco’, esa es una gran diferencia”, dice Hoffman. “Es una resolución tan profunda e íntima, que ni siquiera intentaría pensar en tomar esa resolución por otra persona”.

Merle Hoffman y Sue Davis se dirigen a una manifestación en Nueva York en 1989 con el defensor del derecho al aborto Bill Baird, a la derecha (Merle Hoffman)
Merle Hoffman y Sue Davis se dirigen a una manifestación en Nueva York en 1989 con el defensor del derecho al aborto Bill Baird, a la derecha (Merle Hoffman)

Aproximadamente el 62 por ciento de las mujeres estadounidenses viven a menos de 10 millas (16 kilómetros) de una clínica de aborto. Con las prohibiciones estatales sin la protección de Roe, esa cifra se reducirá casi a la mitad. La distancia media típica que tendría que recorrer una paciente para acceder a un proveedor de servicios de aborto casi se triplicaría: de aproximadamente 39 millas (63 kilómetros) a 113 millas (182 kilómetros). En algunos estados, como Louisiana y Mississippi, las pacientes tendrán que recorrer más de 800 millas para llegar al proveedor legal más cercano.

Hoffman anticipó que un mayor número de pacientes viajará a Nueva York y a otros estados que protegen el aborto tras la resolución del Tribunal Supremo en el caso Dobbs, mientras que las clínicas y una red de grupos y organizaciones de financiación del aborto que ayudan con el alojamiento y los viajes absorberán más pacientes y atenderán a un mayor número de pacientes.

“Esto no solo va a afectar a las clínicas, sino que va a suponer un gran estrés para los hospitales, para el sistema sanitario, para todo”, afirma Hoffman.

No fue la resolución de Roe de 1973 la que impulsó la acción política de Hoffman y su defensa del derecho al aborto durante décadas, sino la aprobación de la enmienda Hyde tras Roe.

La Enmienda Hyde prohíbe el uso de financiamiento federal para apoyar la atención al aborto, lo que limita de manera drástica el acceso de las personas que reciben Medicaid -el programa federal de atención médica para estadounidenses de bajos ingresos- y otros programas federales de salud. La enmienda no es una ley permanente, sino una disposición legislativa o “cláusula adicional” que se adjunta a un proyecto de ley de asignaciones del Congreso cada año.

Su adopción a raíz de la sentencia Roe original “acentuó realmente la distinción entre clase y raza” para el acceso al aborto, afirma Hoffman.

Tras la introducción de la enmienda a finales de la década de 1970, Hoffman volvió al campus del Queens College “enfurecida”, llamando a las puertas de los profesores y exigiendo hablar con los estudiantes sobre las amenazas de la Enmienda Hyde para la atención al aborto.

“Hay una crisis aquí”, les dijo.

Los estudiantes se mostraron mayoritariamente apáticos, comenta, “y la actitud era: ‘bueno, siempre puedo abortar’”.

En las décadas que siguieron, los legisladores del Congreso y los candidatos presidenciales han recurrido a la Enmienda Hyde para tener influencia política: el expresidente Barack Obama preservó su lenguaje para asegurar la aprobación de la Ley de Asistencia Asequible.

“Estoy harta de que la vida de las mujeres y la libertad de las mujeres se conviertan en un balón de fútbol político que va de un lado a otro”, subraya Hoffman a The Independent. “Y por eso muchas mujeres negras o de minorías hablan de justicia reproductiva, y sienten que [el movimiento por el derecho al aborto] es este asunto de los derechos reproductivos como una lucha de mujeres blancas. Pues bien, es la lucha de todas nosotras, pero no estábamos allí para ellas”.

Manifestación por el derecho al aborto ante el Tribunal Supremo el 13 de junio (REUTERS)
Manifestación por el derecho al aborto ante el Tribunal Supremo el 13 de junio (REUTERS)

Hoffman ha criticado lo que, en su opinión, es un fracaso de los defensores del derecho al aborto a nivel nacional y de los miembros del Congreso, que no se han tomado en serio el movimiento radical contra el aborto ni han presionado para que se refuerce la protección del aborto a nivel federal.

En su lugar, se han apoyado en una sentencia vulnerable del Tribunal Supremo para defender el derecho al aborto, mientras que los funcionarios demócratas -incluso con mayoría en el Congreso y control de la Casa Blanca- fracasan repetidamente en la codificación de esas protecciones en la ley.

“Siempre he tenido la sensación de que el movimiento ‘proelección’ minimizaba la oposición disminuyéndola”, afirma Hoffman. “Y como resultado, tenemos la Enmienda Hyde... Y ahí es cuando debería haberse desatado el infierno, pero no fue así”.

La filtración que precedió a la sentencia del 24 de junio ofreció al movimiento por el derecho al aborto una “importante llamada de atención” sobre la erosión del derecho al aborto y la fragilidad de las protecciones de la atención al aborto a nivel federal, afirma.

“Se ha vuelto más real. Y yo vivo en la realidad”, asevera. “El movimiento ‘proelección’ puso sus pies metafóricos sobre el escritorio políticamente”.

En enero, formó Rise Up for 4 Abortion Rights (Levántate por el derecho al aborto) con las activistas Lori Sokol y Sunsara Taylor, canalizando “un sentimiento de rabia” en protestas masivas, paros estudiantiles y exigiendo un movimiento sostenido y no violento para impedir que el Tribunal Supremo destripara el derecho al aborto y presionara a los legisladores para que lo protegieran.

“Que me cuelguen si caigo sin luchar”, señala Hoffman.

Este artículo fue publicado originalmente el 15 de junio y fue actualizado

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.