U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,080.11
    +122.48 (+3.09%)
     
  • Dow Jones

    34,589.77
    +737.24 (+2.18%)
     
  • Nasdaq

    11,468.00
    +484.22 (+4.41%)
     
  • Russell 2000

    1,886.58
    +50.03 (+2.72%)
     
  • Petróleo

    80.49
    +2.29 (+2.93%)
     
  • Oro

    1,783.00
    +19.30 (+1.09%)
     
  • Plata

    22.38
    +0.94 (+4.40%)
     
  • dólar/euro

    1.0408
    +0.0073 (+0.71%)
     
  • Bono a 10 años

    3.7030
    -0.0450 (-1.20%)
     
  • dólar/libra

    1.2049
    +0.0099 (+0.83%)
     
  • yen/dólar

    138.0530
    -0.5810 (-0.42%)
     
  • BTC-USD

    17,044.12
    +556.32 (+3.37%)
     
  • CMC Crypto 200

    405.06
    +4.36 (+1.09%)
     
  • FTSE 100

    7,573.05
    +61.05 (+0.81%)
     
  • Nikkei 225

    27,968.99
    -58.85 (-0.21%)
     

Un lunes para la historia

España vive un nuevo momento histórico en este deporte con el asentamiento de Carlos Alcaraz y Rafael Nadal en los dos primeros puestos de la clasificación mundial.
España vive un nuevo momento histórico en este deporte con el asentamiento de Carlos Alcaraz y Rafael Nadal en los dos primeros puestos de la clasificación mundial.

Acostumbrado a marcar el paso en el tenis internacional, cuna del mejor jugador de la historia y espejo para el resto del mundo en los tiempos recientes, España vive un nuevo momento histórico en este deporte con el asentamiento de Carlos Alcaraz y Rafael Nadal en los dos primeros puestos de la clasificación mundial.

La derrota de Casper Ruud en el torneo de Seúl la semana pasada propició el ascenso automático de Nadal al segundo lugar del ránking. Sin jugar. En su retiro. El noruego, el hombre que hizo frente a ambos jugadores españoles en las finales de Roland Garros y del Abierto de Estados Unidos, se interponía entre ellos en el ránking.

El murciano despegó hacia la cima tras vencer en Nueva York. Ruud también acumulaba méritos suficientes para situarse en el segundo lugar, por detrás. Y después Nadal. El tenista de Oslo, sin embargo, se dejó unos cuantos puntos en los cuartos de final del torneo coreano, donde perdió ante Yoshihito Nishioka. Y automáticamente cedió su puesto en la tabla de tenistas.

Han tenido que pasar veinte años, desde el 2000, para que dos jugadores de un mismo país se instalaran en la cima del circuito. Entonces fueron dos leyendas que marcaron una época. Los estadounidenses Pete Sampras y Andre Agassi que permanecieron en las alturas de la clasificación mundial durante tres semanas.

Es habitual para Rafael Nadal estar en techo del ránking. Estuvo situado como número uno durante 209 semanas. Nunca desde el 2005 ha estado fuera del top ten el balear que este año tuvo un inicio de año espectacular, con la conquista del Abierto de Australia y Acapulco y Melburne a los que añadió Roland Garros para elevar a veintidós el número de grandes cosechados en su recorrido.

Con 92 títulos en su mochila el balear que este 2022 ha ganado 38 partidos y ha perdido solo cinco, ha levantado el pie del acelerador y se ha echado a un lado en la intensidad del circuito.

No es el caso de Alcaraz, en plena efervescencia y que es un recién llegado a la cima del ránking. El murciano, que tras la intensidad de Flushing Meadows defendió a España en la Copa Davis, regresa a la actividad esta semana, en Kazajistán, el torneo de Astana, por primera vez de categoría 500. Inicia la defensa de su condición el tenista de El Palmar de 19 años que transita por el 2022 con 52 partidos ganados y diez perdidos.

Ha sido el de la consolidación de Carlos Alcaraz con cinco trofeos ya en sus vitrinas. Su primer Grand Slam, en Estados Unidos, dos Masters 1000 en Miami y Madrid, y los torneos de Rio de Janeiro y Barcelona. Una cosecha fructífera que muestra el gigantesco salto dado por el español, solo comparable a la velocidad con la que atravesó etapas en el ránking.

Hace un año, Alcaraz disfrutaba de haber estrenado su historial, con el éxito en Umag. Ahora transita por el tramo final del curso con ocho finales jugadas y un puesto garantizado en las finales ATP.

Carlos Alcaraz, el cuarto número uno español en el ránking mundial masculino tras Nadal, Juan Carlos Ferrero y Carlos Moyá, irrumpe ahora en Kazajistán donde comparte cartel con los mejores tenistas del circuito. Novak Djokovic, Daniil Medvedev o Stefanos Tsitsipas.

Dos épocas que coinciden en el tiempo y comparten el dominio que el tenis de la Armada implanta en la competición. Un cruce generacional encajada en el presente. Nadal, en el tramo final del trayecto, capaz de concursar aún al más alto nivel y Alcaraz, el portavoz del futuro, el cabecilla de la prometedora camada que ha empezado ya a agitar el orden establecido en el circuito.

Será este un lunes para recordar. Con España en lo más alto de la escena. Seis títulos de la Copa Davis en su historia. Especialmente dominante en la irrupción del siglo XXI, del 2000 al 2011 cuando consiguió cinco trofeos. Es el segundo país con más títulos del Grand Slam con 29, solo superado por Estados Unidos cuyos jugadores consiguieron acumular 52. Y con números uno tanto en el ránking masculino como el femenino al mismo tiempo cuando Nadal y Garbiñe Muguruza se establecieron en la cima un lustro atrás.

Entre los hitos pendientes quedaba por registrar, entre tantas raquetas, el asentamiento en los dos primeros puestos, a la vez, a dos representantes de España. Un momento para la historia, con Alcaraz y Nadal ya en la cúspide de la tabla.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El piloto de la semana en la F1 - Sergio Pérez