Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,123.41
    -75.65 (-1.46%)
     
  • Dow Jones

    37,983.24
    -475.84 (-1.24%)
     
  • Nasdaq

    16,175.09
    -267.10 (-1.62%)
     
  • Russell 2000

    2,003.17
    -39.43 (-1.93%)
     
  • Petróleo

    85.45
    +0.43 (+0.51%)
     
  • Oro

    2,360.20
    -12.50 (-0.53%)
     
  • Plata

    27.97
    -0.28 (-0.99%)
     
  • dólar/euro

    1.0646
    -0.0085 (-0.79%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4990
    -0.0770 (-1.68%)
     
  • dólar/libra

    1.2451
    -0.0104 (-0.83%)
     
  • yen/dólar

    153.2400
    +0.0370 (+0.02%)
     
  • Bitcoin USD

    64,181.51
    -3,648.43 (-5.38%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,995.58
    +71.78 (+0.91%)
     
  • Nikkei 225

    39,523.55
    +80.92 (+0.21%)
     

El mercado de salidas a Bolsa recupera la forma

El mercado de OPVs volvió a una cierta normalidad el año pasado, con 108 operaciones que recaudaron un total de 19.400 millones de dólares, según Renaissance Capital. Aunque estas cifras siguen estando muy por debajo de las cifras históricas, representan un gran salto desde 2022, cuando sólo 71 empresas acudieron a los mercados públicos. También fue alentador ver que el índice OPV de Renaissance (que supervisa las ofertas de los últimos años) se disparó más de un 50% en 2023. De hecho, si nos hubieran dicho a principios de 2023 que superaríamos una liquidación bancaria mundial, los sempiternos rumores de recesión, un mercado bursátil hiperconcentrado y una escalada de las tensiones geopolíticas sin que el mercado de OPVs se bloqueara, nos habríamos emocionado.

La cosecha del año pasado estuvo encabezada por algunos éxitos notables, como Instacart, Cava y Arm Holdings. Pero incluso estas salidas a Bolsa fueron sobresuscritas masivamente. Creemos que el mercado de 2024 se perfila como más numeroso, diverso y exitoso en general, lo que debería ayudar a que vuelva a acercarse a los niveles prepandémicos. He aquí las razones:

  • Macro. Se espera que las presiones inflacionistas disminuyan a lo largo del año, y los tipos de interés deberían reflejar este hecho. Otros indicadores adelantados de la actividad de las OPVs también están mostrando los primeros brotes verdes, como la menor volatilidad y la caída del rendimiento del Tesoro a 10 años, ambos favorables a los activos de riesgo.

  • Calendario. La pandemia registró niveles históricos de inversión en capital riesgo. De hecho, las empresas obtuvieron capital para dos o tres años sólo durante las primeras fases de la pandemia. Ahora que ese capital empieza a agotarse, se abre la puerta a una nueva inyección de efectivo.

  • Historia. La actividad histórica de OPVs tiende a ser muy cíclica, ligada a la actividad económica general y a los mercados de valores. Según datos de Roth MKM, la actividad tardó 14 meses en normalizarse tras la quiebra de las puntocom y 18 meses tras la Gran Recesión. En la actualidad, nos encontramos en torno a 12 meses después del desastre de las OPVs en 2022.

Cuando consideramos qué tipos de OPVs tienen más probabilidades de éxito, todo se reduce a la rentabilidad (o al menos a tener un camino hacia ella). Los inversores se han vuelto más sensibles a las valoraciones y es probable que den prioridad a las empresas que lleven más tiempo en el sector privado y tengan un mejor historial que las de 2020.

PUBLICIDAD

La tecnología estará bien representada en 2024. La inteligencia artificial (IA) seguirá siendo un semillero de candidatas a OPV. Esto se extiende a los sectores adyacentes a la IA, como el industrial, que alberga a las empresas que construyen la compleja infraestructura necesaria. El software es otro rincón del mercado en el que las codiciadas empresas tecnológicas consiguen por fin obtener beneficios. Históricamente, la mayoría de las empresas tecnológicas candidatas a salir a Bolsa han sido adquiridas por un pez más grande antes de llegar a los mercados públicos, pero ahora, con una regulación más estricta, esto podría cambiar. El sector de la energía se ha estabilizado tras un fuerte 2022, pero podría producir algunos nombres sólidos. Quizá el sector más interesante sea el de la atención sanitaria, ya que muchas de estas empresas están necesitadas de capital tras los malos resultados de 2023. Una sólida temporada de resultados en el primer trimestre debería producir muchos candidatos viables a OPVs, quizás relacionados con áreas de interés en crecimiento con una sólida cartera de productos en desarrollo, como los productos y dispositivos relacionados con la obesidad. Más de 50 activos de nueva generación contra la obesidad están en fase de desarrollo clínico o cuentan con datos positivos de fase 3.

Los inversores disponen de cantidades récord de pólvora seca, los spin-offs y los cross-listings son sólidos, y más de 1.200 unicornios (empresas privadas con un valor de 1.000 millones de dólares o más) en el mercado crean una situación propicia para 2024. Dado que esta actividad de OPVs depende del momentum, una única OPV podría ser la chispa que encendiera la llama. La biotecnología y la atención sanitaria, que han estado ausentes del reciente repunte de las OPVs, es un área que hay que vigilar.