Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,505.00
    -39.59 (-0.71%)
     
  • Dow Jones

    40,287.53
    -377.49 (-0.93%)
     
  • Nasdaq

    17,726.94
    -144.28 (-0.81%)
     
  • Russell 2000

    2,184.35
    -13.94 (-0.63%)
     
  • Petróleo

    80.25
    -2.57 (-3.10%)
     
  • Oro

    2,402.80
    -53.60 (-2.18%)
     
  • Plata

    29.41
    -0.82 (-2.71%)
     
  • dólar/euro

    1.0886
    -0.0014 (-0.13%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2390
    +0.0500 (+1.19%)
     
  • dólar/libra

    1.2915
    -0.0032 (-0.25%)
     
  • yen/dólar

    157.4400
    +0.1390 (+0.09%)
     
  • Bitcoin USD

    67,333.70
    +275.79 (+0.41%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,387.66
    +56.77 (+4.27%)
     
  • FTSE 100

    8,155.72
    -49.17 (-0.60%)
     
  • Nikkei 225

    40,063.79
    -62.56 (-0.16%)
     

Milei promete que economía libertaria puede salvar a Argentina

(Bloomberg) -- Pareciera que los autodenominados libertarios están surgiendo en los círculos políticos de todos los rincones del mundo; pero pocos lo son tan en serio como el argentino Javier Milei.

Lo más leído de Bloomberg

El miércoles, durante una entrevista de dos horas realizada en Buenos Aires, mostró su fervor por desatar los poderes del libre mercado en el afligido país. Prometió recortar el gasto público, cerrar el banco central, reemplazar al asediado peso por el dólar estadounidense y restaurar la credibilidad de la economía, famosa por su inestabilidad.

PUBLICIDAD

Y ahora que Milei se encuentra en una posición favorable para lograr una sorprendente victoria en las elecciones presidenciales de octubre, la economía libertaria podría estar a punto de tener su prueba más destacada en el mundo real hasta el momento.

El país ha estado en crisis económica durante tanto tiempo ―se dirige a su sexta recesión en una década en medio de una inflación de tres dígitos y una moneda cada vez más débil― que es fácil ver cómo las propuestas que podrían parecer radicales en otros contextos resultan eminentemente razonables aquí.

“Uno de los mayores ladrones de la historia de la humanidad es el banco central”, dijo. “Deberíamos tratar de quitarnos las anteojeras que nos impuso el adoctrinamiento estatista”.

Milei, de 52 años, no solo considera que estos objetivos son una forma inteligente de llevar la economía, sino que son un imperativo moral. A su juicio, la competencia mejora todo, por lo que vale la pena ver qué sucede cuando los argentinos pueden elegir la moneda que usarán.

En base a eso, el libre mercado elegirá el dólar, que, en su opinión, ni siquiera es una buena moneda, pero al menos es más estable que el peso. Años de impresión de dinero y mala gestión de políticas eliminaron el 99% del valor del peso en las últimas dos décadas, lo que ayudó a impulsar la tasa de inflación hasta el 113% en la última lectura.

Milei pretende que casi todo en Argentina funcione a través de su marco libertario y citó a los economistas Frederick Hayek, Murray Rothbard y Gary Becker para explicar su visión. Descarta las preocupaciones sobre el alto porcentaje de ciudadanos que trabajan en la economía informal, ya que considera que la gente debería decidir si ingresa al mercado o no. Tampoco le gustan los subsidios a la industria, ya que afirma que no hay que elegir a los ganadores.

La lógica intelectual detrás de sus ideas, que está dispuesto a debatir apasionadamente, lo distingue de otros populistas como Donald Trump y Jair Bolsonaro. Parece ansioso por mostrarse serio, comprometido y listo para liderar el país. En tiempos de dificultades económicas, su mensaje resuena entre los votantes que no tienen mucho tiempo para discusiones teóricas.

Por supuesto, él también quiere ganar las elecciones, por lo que parece estar dispuesto a ceder en su visión de un paraíso libertario en Sudamérica. Dice que no pondrá fin a los programas sociales populares que apoyan a millones de personas en un país donde casi el 40% de la población está empobrecida, a pesar de los enormes costos.

“Quienes reciben programas sociales son víctimas, no victimarios”, dijo, y agregó que terminar con ese tipo de asistencia social tomará hasta 15 años. “Los rediseñaremos y eliminaremos a los intermediarios”.

Incluso bajó el tono de algunas de sus propuestas más controvertidas, como la de prenderle fuego al banco central. “Eso es una metafóra”, aseguró.

El congresista obtuvo casi un tercio de los votos en las elecciones primarias del domingo. La principal coalición de centro-derecha obtuvo solo el 28% de los votos, en comparación con el 27% del apoyo recibido por el partido gobernante, lo que deja a Milei como el claro favorito antes de la elección presidencial. Sus competidores directos en las elecciones del 22 de octubre serán el ministro de Economía, Sergio Massa, y Patricia Bullrich, exministra de Seguridad de línea dura de la coalición opositora promercado.

Dada la contienda tripartita, es probable que la elección presidencial vaya a una segunda vuelta en noviembre, lo que sucede cuando el principal candidato no recibe el 45% de los votos válidos en la primera ronda, o no logra obtener el 40% de las preferencias con una ventaja del 10% sobre quien queda en segundo lugar.

Una victoria de Milei ―economista formado en la Universidad de Belgrano de Buenos Aires― sería una versión más dramática del Gobierno proempresarial del expresidente Mauricio Macri, quien trató de introducir reformas de mercado después de asumir el cargo en 2015 solo para enfrentarse a la oposición política y caer de cabeza en una crisis financiera que terminó con el país pidiéndole nuevamente un paquete de rescate al Fondo Monetario Internacional.

El sucesor de Macri, el peronista Alberto Fernández, luchó por arreglar la economía en medio de la pandemia de covid-19 y una grave escasez de divisas, lo que ahora dejó al país vulnerable a otro incumplimiento de la deuda. Es tan impopular, que decidió no presentarse a la reelección este año.

Milei dijo que haría todo lo posible para evitar el default de bonos extranjeros, pero los inversionistas se muestran escépticos, en parte por temor a que el Congreso bloquee sus propuestas políticas y a que se provoquen disturbios sociales. Los activos de Argentina se desplomaron esta semana.

Todavía queda un largo camino por recorrer hasta las elecciones y la política argentina es tan volátil como su economía. En nuevas acusaciones que se asemejan a las hechas por Trump y Bolsonaro, Milei dice que debería haber obtenido cinco puntos porcentuales más en las elecciones primarias si no fuera porque los trucos sucios de sus rivales distorsionaron los resultados.

También existe el riesgo de que, a medida que los argentinos conozcan mejor a Milei, estarán menos entusiasmados por votar por un outsider que promete un cambio radical. Pero, por ahora, tiene la misión de usar su nueva popularidad para predicar el evangelio de la economía de libre mercado.

Justo después de la victoria en las primarias, Milei no tardó en redoblar la estrategia ―que tan bien le ha funcionado hasta ahora― de dar extensas entrevistas en varios programas de radio y televisión, las que se viralizan en las redes sociales. Recibe tantas solicitudes, que apagó su teléfono durante las horas que pasó en la oficina de Bloomberg.

“Está sonando todo el tiempo”, dijo. “Es muy irritante”.

Traducido por Paulina Steffens.

Nota Original:Milei Promises Argentina Can Be Saved With Libertarian Economics

--Con la colaboración de Manuela Tobias, Scott Squires, Patrick Gillespie, Walter Brandimarte, Jonathan Gilbert y Julia Leite.

©2023 Bloomberg L.P.