U.S. Markets open in 47 mins

Minas urbanas: los metales (algunos preciosos) que se esconden en tu casa

Jaime Quirós – Vivimos rodeados de aparatos electrónicos. Televisores, ordenadores, tablets y por supuesto nuestros inseparables smartphones son parte de nuestro día a día. Pero ¿dónde terminan estos aparatos cuando ya quedan obsoletos o dejan de funcionar?

El año pasado, según  un informe de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (IUT), los denominados residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) alcanzaron un nuevo récord a nivel mundial, superando los 46 millones de toneladas. Dicho de otro modo, el equivalente a 4.500 veces los materiales que componen la torre Eiffel de París, en chatarra. Y lamentablemente, se estima que sólo un 20% de estos residuos se recicla.

[También de interés: “La basura nuclear española rebosa y nadie mueve un dedo”]

La basura electrónica es un problema al que muchos países tienen que hacer frente. (AP Photo/Lim Huey Teng)

Las cifras crecen cada año y España no se queda atrás: es el quinto país europeo que más basura electrónica o e-waste produce. Se estima que cada español produce un promedio de 20 kilos de este tipo de residuos anualmente y va en aumento. Por si no fuera suficientemente alarmante, el 60% de esta chatarra del millón de toneladas que se produce en nuestro país terminan en paradero desconocido.

Sin embargo, no todo está perdido. Ante esta necesidad de reciclaje, nacen las “minas urbanas”. Sirven para la reutilización de estos aparatos electrónicos y suponen una de las alternativas más convenientes para el medio ambiente. Y por si alguien pensase que suponen un gasto al ciudadano, resulta que son una generosa ganancia económica de unos 55 millones de euros al año.

Lo que puedes encontrar en tu casa

En los móviles, electrodomésticos, ordenadores y otros productos electrónicos se pueden encontrar metales preciosos como aluminio, platino, paladio, cobre, plata y oro. Por ejemplo, un tubo de rayos catódicos de un televisor contiene alrededor de 450 gramos de cobre y 227 gramos de aluminio. Lo más sorprendente es que en su composición también incluye 5,6 gramos de oro, según una investigación publicada en la revista Environmental Science & Technology.

Investigadores chinos y australianos llegaron a la conclusión de que el coste de la minería urbana puede llegar a ser 13 veces menos cara que la minería tradicional. Estos investigadores tienen en cuenta todos los procesos, desde la recepción de residuos, la mano de obra hasta el uso de maquinarias especializadas. Llega a ser un negocio redondo.

Cuestión de incentivos

El gobierno es un actor clave en esta innovación. Puede ofrecer subsidios a empresarios que se animen a apostar por la minería electrónica o puede ofrecer incentivos a empresas para la implementación de planes de reciclaje internos de estos residuos. Incluso puede fomentar el consumo eficiente y la reutilización por parte de los consumidores con medidas eficaces.

Los diferentes estudios e incentivos para el reciclaje demuestran que volver a reutilizar la basura tecnológica es posible y rentable. Muchos emprendedores están apostando por la minería urbana. Con un poco de conciencia de parte de los usuarios y una buena gestión de los residuos por parte del gobierno y compañías podemos hacer frente a la acumulación de la e-waste. Entre todos podemos acabar con esta amenaza para el medio ambiente y la salud pública.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias