U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,825.33
    +39.95 (+1.06%)
     
  • Dow Jones

    31,097.26
    +321.83 (+1.05%)
     
  • Nasdaq

    11,127.84
    +99.11 (+0.90%)
     
  • Russell 2000

    1,727.76
    +19.77 (+1.16%)
     
  • Petróleo

    108.46
    +2.70 (+2.55%)
     
  • Oro

    1,812.90
    +5.60 (+0.31%)
     
  • Plata

    19.77
    -0.51 (-2.50%)
     
  • dólar/euro

    1.0426
    -0.0057 (-0.54%)
     
  • Bono a 10 años

    2.8890
    -0.0830 (-2.79%)
     
  • dólar/libra

    1.2103
    -0.0072 (-0.59%)
     
  • yen/dólar

    135.1750
    -0.5530 (-0.41%)
     
  • BTC-USD

    19,197.66
    -428.85 (-2.19%)
     
  • CMC Crypto 200

    420.84
    +0.70 (+0.17%)
     
  • FTSE 100

    7,168.65
    -0.63 (-0.01%)
     
  • Nikkei 225

    25,935.62
    -457.42 (-1.73%)
     

Mitos y verdades sobre las fajas que moldean la cintura

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·7  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Algunos afirman que estas prendas parecidas a un corsé ayudan a adelgazar el abdomen. Esto es lo que dicen los expertos.

Los corsés han vuelto. En realidad, nunca se fueron.

Desde tiempos inmemoriales, a las mujeres se les han vendido productos para adelgazar la cintura y aplanar el vientre. En Estados Unidos, las varillas de ballena de los siglos XVIII y XIX dieron paso a las fajas ajustadas de los años cincuenta.

Ahora, la lucrativa industria de las prendas moldeadoras y las influentes famosas han lanzado ciertos productos para aplanar el vientre como algo más que estrategias para usar debajo de vestidos especiales. Las fajas reductoras —dispositivos de compresión que se llevan apretados alrededor de la cintura y que suelen abrocharse con cierres, velcro o una falange de ganchos— han sido calificadas como herramientas importantes para perder kilos y esculpir el vientre.

Algunas celebridades publican videos en los que se ven usando las bandas durante los entrenamientos o revelan sus progresos día a día. Otros las llevan de forma pasiva a lo largo del día, con la esperanza de persuadir a un vientre tambaleante para convertirse en una silueta de reloj de arena.

La connotación es que, si se utiliza con regularidad, la cintura se apretará y adelgazará, y mantendrá una configuración permanente de reloj de arena. Pero ¿los moldeadores de cintura pueden lograr eso? Esto es lo que dicen los expertos acerca de cuatro de las afirmaciones sobre ese producto.

Afirmación 1: Una cinturita permanente

La idea de emplear un moldeador de cintura para dar a tu cuerpo la forma que te gusta de manera irreversible es similar a la de usar un retenedor o un protector bucal para evitar que los dientes se muevan. Se piensa que si se aplasta la cintura con regularidad para darle una forma de reloj de arena, con el tiempo el cuerpo conservará inevitablemente esa forma.

Pero, a diferencia de los dientes, que se pueden mover y mantener porque son huesos, la grasa, los órganos y la carne alrededor de tu cintura no se entrenará para quedarse en una nueva posición, dijo Colleen Tewksbury, gerente del programa bariátrico en Penn Medicine y portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética.

Maria Lombardo, cirujana estética que se dedica a la cirugía de los senos y del cuerpo, dijo que las células de grasa no se pueden mover ni destruir.

“Cuando se pone algo alrededor de la cintura para ceñirla, la grasa se está distorsionando dentro de esa célula grasa, pero la célula grasa no se está rompiendo”, dijo. “No se desplaza a otro lugar. Simplemente se está aplastando”.

Afirmación 2: El sudor focalizado conduce a la pérdida de grasa

Muchos de las afirmaciones de mercadeo de los moldeadores de cintura sugieren que el sudor en la región del vientre puede romper las células de grasa allí más rápido. Pero al igual que la grasa no se puede redistribuir con la presión, tampoco se puede eliminar con el sudor, escribió en un correo electrónico Edward Laskowski, profesor y especialista en medicina deportiva de la Clínica Mayo de Rochester, en Minnesota.

De hecho, cualquier cambio de peso después del entrenamiento que puedas notar es probablemente el resultado de la pérdida de líquidos.

Hay algunos medicamentos que pueden ayudar a perder peso, pero únicamente la cirugía puede eliminar la grasa de una zona específica. La dieta y el ejercicio suelen ser más accesibles, e incluso en ese caso, todo se encoge lentamente de golpe, sin importar lo que lleves puesto.

No existe la “tonificación focalizada”, dice Fatima Cody Stanford, médica-científico especialista en medicina de la obesidad del Hospital General de Massachusetts. “Sé que, como humanos, queremos sentir que tenemos el control, pero la realidad es que simplemente no lo tenemos”.

Afirmación 3: Restricción calórica por constricción

Un estómago restringido significa menos espacio para la comida, lo que ayuda a suprimir el apetito y a comer porciones más pequeñas.

Hipotéticamente, llevar algo apretado alrededor del abdomen podría hacer que te sintieras llena más rápido, limitando así tu consumo de calorías, dijo Amy E. Rothberg, profesora de medicina y directora del Programa de Control de Peso de la Universidad de Michigan. Sin embargo, como los moldeadores de cintura pueden ser muy incómodos, no es probable que los lleves durante el tiempo suficiente para marcar la diferencia en la cantidad que comes, dijo.

Por ejemplo, en un pequeño estudio realizado en Suecia y publicado en 2010, los investigadores pretendían investigar si el uso de corsés después de la pérdida de peso en pacientes obesos podría ayudarles a mantener lo que adelgazaron.

Pero los investigadores nunca pudieron sacar conclusiones firmes sobre ese tema porque los corsés eran tan incómodos que menos de una cuarta parte de los participantes los usaron con regularidad.

“No hay pruebas científicas y los datos son muy limitados, si es que hay alguno, de que los corsés contribuyan realmente a la pérdida de peso”, dijo Rothberg.

Afirmación 4: Un centro más fuerte

Al realizar un entrenamiento del tronco, se piensa que una presión intensa en la cintura puede ayudar a fortalecer los músculos más rápidamente.

Según los expertos, esto puede ser cierto para algunas personas, sobre todo para las que tienen los músculos abdominales debilitados, a menudo después de una intervención quirúrgica importante, como una cesárea, una histerectomía o una operación intestinal. Un moldeador de cintura puede ser útil para apoyarlos en las primeras etapas de curación y reconstrucción de esa zona. Un pequeño estudio de 2012 descubrió que después de que los pacientes con dolor lumbar crónico usaron un corsé durante seis meses, su dolor mejoró y algunos músculos se fortalecieron.

Después de que estos pacientes construyan su fuerza, dijo Stanford, serán capaces de apoyarse “en su propia musculatura”.

Pero si no hay ningún traumatismo grave en los músculos centrales, los expertos advierten que un moldeador de cintura podría debilitar los mismos músculos abdominales que la gente está tratando de fortalecer. Esto se debe a que puede actuar como una muleta, al obligar a la gente a confiar en el moldeador de la cintura, en lugar de su núcleo, para apoyar su tronco.

Y como el músculo quema más calorías que la grasa, el moldeador de cintura podría ralentizar la pérdida de peso a largo plazo, dijo Lombardo

¿Hay riesgos a largo plazo?

La mayoría de los médicos están de acuerdo en que habría que usar un moldeador de cintura demasiado apretado, durante demasiado tiempo, para dañar los órganos internos. Y a corto plazo, cualquier molestia que sientas probablemente te hará aflojarlo.

Si ignoras las molestias y sigues con la faja puesta, es probable que consumir muy pocas calorías sea insostenible, o incluso podría ser perjudicial. Las dietas restrictivas pueden ralentizar el metabolismo y provocar un aumento de peso en el futuro, o pueden causar desórdenes alimenticios y debilidad.

Y la propia constricción podría causar problemas gastrointestinales, como hinchazón o estreñimiento. “Esta compresión también puede contribuir al reflujo ácido al interferir con el flujo digestivo normal”, escribió Laskowski.

Un moldeador de cintura también puede perjudicar el movimiento natural del diafragma, lo que, a su vez, puede afectar a la respiración. Esto es especialmente cierto si se usa mientras se hace ejercicio. En raras ocasiones, dijo Lombardo, la gente puede desmayarse.

“Tener un buen flujo de aire, como está diseñado, es algo bueno”, dijo.

La conclusión

Los moldeadores de cintura forman parte del mundo cada vez más amplio de productos no probados y a menudo ineficaces que se les venden a las mujeres frustradas por su peso.

“Por eso tenemos una industria de pérdida de peso que mueve miles de millones de dólares: queremos la salida fácil”, dice Lombardo.

Eso no quiere decir que alisar los bultos y protuberancias bajo un atuendo para salir de noche no valga la pena. La confianza es importante, y si las prendas moldeadoras te hacen sentir mejor, adelante, úsalas. Pero para obtener resultados sostenibles a largo plazo, es mucho mejor seguir una dieta sana, incorporar el entrenamiento de fuerza a tu rutina de ejercicios y, sobre todo, ser amable contigo misma.

“No hay nada mejor que los fundamentos de una alimentación sana, la actividad física y el entrenamiento de fuerza, incluido el ejercicio de los músculos centrales”, escribió Laskowski. “El mejor ‘refuerzo’ que puedes darle a tu sección media es que tus músculos centrales trabajen juntos, y el mejor ‘corsé’ es tu ‘corsé’ muscular”.

Amelia Nierenberg escribe el boletín de educación Education Briefing y reporta regularmente sobre las escuelas para la sección National. @AJNierenberg

© 2022 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.