U.S. Markets close in 2 hrs 28 mins

No tomarse suficientes vacaciones puede acortar la esperanza de vida según un estudio

Tomarse unas largas vacaciones es necesario, saludable y, además, afecta a la esperanza de vida para bien. Así lo ha determinado un estudio realizado en Finlandia según el cuál los participantes que disfrutaron de menos de tres semanas de asueto al año tuvieron un 37% más de riesgo de morir que quienes sí lo hicieron.

Un estudio asegura que unas vacaciones largas pueden contribuir a aumentar tu esperanza de vida reduciendo el riesgo de padecer problemas cardiovasculares. (Foto: REUTERS/Costas Baltas)

El estudio, que ha sido presentado en el marco del Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología celebrado esta semana en Múnich, tiene un largo recorrido y es fruto de la pregunta que quedó abierta tras la realización de otro. En el origen, lo que Timo Strandberg, profesor de la Universidad de Helsinki, buscaba era realizar un estudio sobre la salud cardiovascular de los directivos finlandeses. Para ellos, reclutó a 1.222 hombres en los setenta con una media de edad de 47 años. Si no hay mujeres, como ha explicado en El Mundo, es porque entonces las directivas escaseaban en su país.

Seleccionados los participantes, se dividió a estos en dos grupos: el de intervención y el de control. Todos ellos contaban con algún factor de riesgo como fumar, obesidad, colesterol alto, problemas de tensión… Lo que se hizo fue dar recomendaciones de vida saludable a los primeros y, llegado el caso, recetarles fármacos para controlar sus problemas médicos relacionados. A los del grupo de control no se les hizo este seguimiento ni se les dieron recomendaciones.

Cinco años después, se analizaron los resultados. La conclusión estaba clara: los integrantes del grupo de intervención habían reducido en un 46% el riesgo cardiovascular. Entonces llegó 1989, se volvieron a comparar datos y se descubrió que 15 años después de comenzar el estudio había más bajas por fallecimiento en el primero grupo, el que había reducido los riesgos, que el segundo. La gran pregunta es cómo era posible.

Ahí fue donde surgió el segundo estudio, el que ha sido presentado ahora y que será publicado por The Journal of Nutrition, Health&Aging. La respuesta estuvo en las vacaciones que unos y otros habían disfrutado. A esta conclusión se llegó después de ampliar la muestra, adentrarse en los datos de defunciones de Finlandia y buscar datos referentes a otras variables como las horas de trabajo, de sueño y, claro, las vacaciones.

Hecho esto, la relación entre vacaciones cortas y fallecidos en el grupo de intervención quedó clara. El dato, quienes se tomaron tres semanas o menos entre 1974 y 2004 tenían un 37% de posibilidades más de morir. Para el resto, su esperanza de vida era de un año más, aproximadamente. Otro dato interesante que aporta este estudio es que quienes habían tenido menos vacaciones en sus cuarenta y cincuenta tenían una salud peor de mayores.

La conclusión del doctor Strandberg, recogida por Newsweek, es que “si conoce a alguien que no toma vacaciones y trabaja muchas horas, puede correr el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular”. Eso y que el estrés que produce no tomarse el tiempo descanso y desconexión suficiente puede contrarrestar los efectos positivos de una vida saludable y la medicina.

Lo que no se establece es si es mejor cogérselas todas de golpe o de manera fraccionada. Parece que eso es más a gusto del trabajador, si prefiere todas del tirón o repartidas en pequeñas píldoras a lo largo de todo el año.