Anuncios
U.S. markets close in 5 hours 39 minutes
  • S&P 500

    5,607.09
    +18.82 (+0.34%)
     
  • Dow Jones

    41,327.23
    +129.15 (+0.31%)
     
  • Nasdaq

    18,050.13
    +53.21 (+0.30%)
     
  • Russell 2000

    2,260.20
    +20.53 (+0.92%)
     
  • Petróleo

    82.57
    -0.28 (-0.34%)
     
  • Oro

    2,466.20
    +6.30 (+0.26%)
     
  • Plata

    30.51
    +0.14 (+0.45%)
     
  • dólar/euro

    1.0909
    -0.0032 (-0.29%)
     
  • Bono a 10 años

    4.1750
    +0.0290 (+0.70%)
     
  • dólar/libra

    1.2971
    -0.0038 (-0.30%)
     
  • yen/dólar

    156.7590
    +0.5820 (+0.37%)
     
  • Bitcoin USD

    64,361.49
    -608.45 (-0.94%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,343.39
    +13.88 (+1.04%)
     
  • FTSE 100

    8,237.02
    +49.56 (+0.61%)
     
  • Nikkei 225

    40,126.35
    -971.34 (-2.36%)
     

Por qué Novak Djokovic y otras importantes estrellas del tenis llaman "hogar" a Mónaco

Puede que Novak Djokovic sea el deportista serbio más famoso del planeta, pero es el pequeño principado de Mónaco el que él presenta como su hogar. De hecho, cinco de los diez mejores jugadores de la ATP tienen Mónaco como residencia principal, y es fácil entender por qué.

Situado en la Riviera Francesa, este microestado de 500 acres disfruta de más de 300 días de sol al año, está a un corto vuelo de varias capitales europeas y tiene acceso a las mejores instalaciones de entrenamiento, incluida la famosa Academia de Tenis Mouratoglou, que está a menos de una hora en coche.

Pero hay otra ventaja para los deportistas estrella y los ultrarricos. Mónaco es un paraíso fiscal, sin impuestos sobre la renta de las personas físicas, las plusvalías o las inversiones. Para los tenistas que más ganan -como Djokovic, número 1 en la lista de Forbes de los tenistas mejor pagados del mundo, con unos ingresos estimados de 38,4 millones de dólares en los últimos 12 meses-, el ahorro podría ser millonario.

Novak Djokovic
Novak Djokovic

Además del 23 veces campeón de Grand Slam, Mónaco es la residencia principal del ruso Daniil Medvedev (número 3 del mundo), el danés Holger Rune (número 5), el italiano Janik Sinner (número 6) y el griego Stefanos Tsitsipas (número 7). "Vengo de Dinamarca", dice Rune a Forbes, "y es un gran país, pero no hay muchos tenistas. Así que para mí, las instalaciones y los jugadores que hay aquí [en Mónaco] para practicar son realmente importantes, porque en Dinamarca no puedo tener este tipo de experiencia."

PUBLICIDAD

El principado también es el hogar de algunos de los mejores pilotos de Fórmula 1, como Max Verstappen, Lando Norris y Charles Leclerc, y no es solo porque quieran practicar para el famoso Gran Premio de Mónaco. Muchos multimillonarios, tanto dentro como fuera del mundo del deporte, también viven allí, como el propietario del Everton F.C. Farhad Moshiri (con un patrimonio neto estimado de 3.100 millones de dólares), el heredero belga del azúcar Eric Wittouck (8.000 millones de dólares) y el magnate israelí del sector inmobiliario y naviero Eyal Ofer (19.400 millones de dólares).

MONACO-PEOPLE-TENNIS-BORG
MONACO-PEOPLE-TENNIS-BORG

Por supuesto, Djokovic no fue el primer deportista en disfrutar de estos beneficios económicos. El legendario tenista sueco Björn Borg, ganador de cinco títulos consecutivos de Wimbledon y otros seis majors en el Abierto de Francia, pasó más de una década como residente en Montecarlo, desde finales de los años setenta. Tras su retirada del deporte a los 26 años, Borg tuvo problemas financieros con su negocio de moda, se mudó de nuevo a Estocolmo y evitó declararse en quiebra personal después de que el gobierno sueco le reclamara 40.000 dólares en concepto de impuestos atrasados.

"Es un secreto a voces", afirma Andreas Bosse, consultor jurídico internacional afincado en Mónaco. "Vienen aquí por el buen tiempo, pero todo el mundo sabe que Mónaco tiene importantes ventajas fiscales".

La residencia tampoco es especialmente difícil de obtener. Los requisitos consisten en alquilar o comprar un apartamento, estrenar y financiar una cuenta bancaria con al menos 500.000 euros y suscribir un contrato de servicios públicos, como la electricidad. Los posibles solicitantes también deben tener antecedentes penales limpios y participar en una entrevista con un policía de la Oficina de Seguridad de Mónaco. Los ciudadanos europeos y suizos pueden solicitar directamente la residencia en Mónaco, y Bosse calcula que el proceso dura unos dos meses. Los estadounidenses, en cambio, tienen que solicitar primero un visado de larga duración en Francia.

No es el único inconveniente para los ciudadanos estadounidenses. Los estadounidenses se enfrentan a un impuesto de expatriación dondequiera que residan en el mundo. "Si no tienen impuestos [en Mónaco], seguirán tributando por sus ingresos mundiales como si vivieran en Manhattan", afirma Jerry August, copresidente del grupo de fiscalidad internacional y planificación patrimonial de Fox Rothschild.

Mónaco
Mónaco

En cierto modo, los franceses tampoco tienen suerte en la sede del famoso Casino de Monte-Carlo. En virtud de un antiguo acuerdo, los franceses que viven en Mónaco siguen sujetos al impuesto sobre la renta de su país. En total, Mónaco ha firmado 35 acuerdos, 33 de ellos en vigor, sobre intercambio de información fiscal con países de todo el mundo, incluidos Estados Unidos y Francia.

Bosse señala, sin embargo, que en algunos casos las ventajas fiscales de Mónaco "no son tan grandes como la gente podría suponer". Los deportistas que compiten en todo el mundo siguen estando sujetos al pago de impuestos en las jurisdicciones en las que compiten. Si, por ejemplo, Djokovic gana su 24º major en el Abierto de Estados Unidos de 2023, donde los campeones individuales ganarán 3 millones de dólares en premios, no deberá nada al gobierno monegasco. Pero Hacienda no será tan indulgente.

Del mismo modo, la fiscalidad puede aplicarse a los ingresos por patrocinio y redes sociales. Ciertos países pueden argumentar que las apariciones, publicaciones digitales y ventas en línea dentro de sus fronteras crean hechos imponibles, y que la cantidad proporcional de los ingresos de un atleta obtenidos en esas situaciones entra dentro de su legislación. Sin embargo, a diferencia del dinero de los premios, es más difícil de definir.

"Un principio fundamental de la fiscalidad tanto estadounidense como internacional", explica August, "es que una jurisdicción tiene derecho a gravarte siempre por tu trabajo si tu trabajo se realiza en ese país". Y esa es una raqueta con la que ningún tenista quiere meterse.

 

Nota realizada por Forbes US